marzo 14, 2009

Agente internacional: Sinopsis, Ficha, Critica, Data, Trailer: The International

The International

(Aka Dinero en la sombra)

INFORMACION SOBRE LA PRODUCCION

En el apasionante thriller Agente Internacional, Louis Salinger (Clive Owen), agente de la Interpol, y Eleanor Whitman (Naomi Watts), Abogada Asistente del Distrito de Manhattan, desean depositar a los bancos más poderosos del mundo en manos de la justicia. Luego de arrojar luz sobre innumerables actividades ilegales, a cuál más reprensible, Salinger y Whitman siguen las huellas del dinero implicado, lo que los obliga a visitar Berlín, Milán, Nueva York y Estambul. Inmersos en esta insegura persecución internacional, su incansable tenacidad ha puesto sus vidas en riesgo, ya que sus enemigos no tienen empacho en implementar los recursos más escabrosos - incluyendo el asesinato - a fin de continuar financiando el terrorismo y la guerra. Dirigida por Tom Tykwer (Run Lola Run) y basada en un guión de Eric Warren Singer, Agente Internacional fue filmada en locación tanto en Alemania como en muchos otros sitios de Europa.

Columbia Pictures presenta, en asociación con Relativity Media, una producción de Atlas Entertainment, una película de Tom Tykwer: Agente Internacional. Estelarizada por Clive Owen, Naomi Watts, Armin Mueller-Stahl, Brían F. O'Byrne. Dirigida por Tom Tykwer. Producida por Charles Roven, Richard Suckle y Lloyd Phillips. Escrita por Eric Warren Singer. La Dirección de Fotografía es de Frank Griebe. El Diseñador de Producción es Uli Hanisch. La Edición es de Mathilde Bonnefoy. La Diseñadora de Vestuario es Ngila Dickson. La Música es de Tom Tykwer, Johnny Klimek y Reinhold Heil.

"Agente Internacional es acerca de dos personas que intentan vencer ciertas fuerzas ingentes y monstruosas", dice el productor Charles Roven. "Todos somos títeres de las grandes corporaciones y nuestros deseos se encuentran manipulados o amenazados por los planes que éstas han ideado para nosotros. Pero la cinta muestra que nosotros podemos hacer una diferencia, independientemente de que tan insignificantes nos sintamos".

En la cinta, Louis Salinger (Clive Owen), agente de la Interpol, y Eleanor Whitman (Naomi Watts), Abogada Asistente del Distrito de Manhattan, son impelidos por su sentido de la justicia a fin de aplacar al enemigo más poderoso de todos: un banco internacional cuyos tentáculos políticos y financieros han logrado adentrarse en las casas de gobierno del mundo. Aunque la misión que se ha impuesto parece imposible, el dúo hará todo lo posible para acabar con el banco, que, por su lado, ha dado pruebas de que no tendrá empacho en utilizar todos los recursos a su alcance, incluso el asesinato, a fin de hacer avanzar sus propios intereses.

Si el argumento parece plagiado de las primeras planas actuales, dice el director Tom Tykwer, esto se debe a que los titulares han demostrado que los bancos controlan todos los aspectos de nuestras vidas. "El desastre en el que nos encontramos ahora comenzó cuando los bancos se aprovecharon de los individuos y les incentivaron a vivir una vida allende sus propios medios de subsistencia", dice. "Las decisiones de los bancos han tenidos consecuencias de largo alcance - nuestras casas están en riesgo, nuestros trabajos también, al igual que la calidad de vida en general. Las empresas globales han desarrollado un imperio compuesto por los ejecutivos de las corporaciones más importantes - y ninguno de ellos suele ser elegido por la población, huelga decirlo. Estas personas ejercen una influencia incalculable sobre la política, la economía, nuestras vidas cotidianas… sobre todas las cosas". A pesar de que Agente Internacional es una ficción que con toda seguridad contribuirá a nutrir el género del suspenso, Tykwer asegura que el asunto medular continúa siendo el mismo. "El corazón de la trama implica a dos humanos comunes y corrientes - gente como uno - que libran una batalla con una bestia de sangre fría aparentemente invencible. Creo que todos podemos identificarnos con la esencia de su lucha", dice.

Esta necesidad de explorar el heroísmo del individuo cuando se ve contrariado por fuerzas sobrecogedoras y probabilidades nada favorables ha llegado a convertirse en el sello de Tykwer. "Salinger no está luchando sólo para desenmascarar los crímenes del banco. En realidad, su lucha es ideológica", explica el director. "Los ejecutivos jalan los hilos del mundo como si éste fuese un negocio y no un lugar en el que los humanos viven y se vinculan profundamente. Antes que nada, son pragmáticos, y Salinger detesta esta cosmovisión con todo su ser".

La primera vez que leyó el guión, Tykwer se sintió interesado sobre todo por una escena clave: Louis Salinger, el héroe de la historia, tropieza con el asesino del banco en una calle de Manhattan y, así, una pista poco prometedora propicia un giro trascendental en el caso. La silenciosa tensión de dicha escena, mientras Salinger y sus colegas persiguen al asesino, crece hasta un clímax al llegar al Museo Guggenheim. "Esa escena dejó una huella indeleble y me pareció enseguida que podría constituir un momento cinematográfico inigualable", rememora Twyker. "Tomando en cuenta que los sucesos del Museo Guggenheim se despliegan inmediatamente después, comencé a pensar que esto podría convertirse en una película realmente interesante. Las últimas cuarenta páginas del guión me convencieron totalmente".

"Creo que Tom es un auténtico visionario", comenta Owen refiriéndose al director. "Su estilo es fantástico, y una cierta sensibilidad humana permea toda su obra. Perfume, Run Lola Run, Heaven, son cintas estilísticamente muy interesantes, modernistas y diversas, con personajes muy sólidos. Pero, además, su comprensión de la compasión y de la condición humana constituye uno de los rasgos más importantes de su trabajo".

"Tom poseía una visión bien definida", dice Roven. "Sin embargo, también es un excelente colaborador. Conoce muy bien la esencia de cada uno de los personajes y de los puestos ocupados por la gente del equipo; un equipo que, por si fuera poco, le ha acompañado a lo largo de su carrera como director. Es uno de los mejores en el plano no sólo de la preparación de una película, sino asimismo de su ejecución. Y siempre extrae lo mejor de cada actor - no sólo filma los guiones; en realidad los realza, escena tras escena".

"Su emoción es contagiosa, y así fue desde la primera junta que celebramos el mismo día en que le conocí, hace varios años", dice el productor Richard Suckle. "Su energía es tremenda y sencillamente adora su trabajo. Es un cineasta con el que vale la pena embarcarse en el largo viaje requerido para realizar una buena cinta".

A pesar de ser una obre de ficción, Agente Internacional es una película inspirada por dramáticos sucesos de la vida real, específicamente todo lo relacionado con la caída del Banco de Crédito y Comercio Internacional. Fundado en Karachi, Pakistán en los 70's por Agha Hasan Abedi, el bacno internacional se transformó rápidamente en una de las operaciones de lavado de dinero más penetrantes y omnipresentes de la historia. Además de sus servicios financieros, el banco solía operar un eficiente negocio marginal consistente en el tráfico de armas y en el financiamiento de armadas compuestas por mercenarios, sistemas de inteligencia y apoyo terrorista. Los legisladores del Reino Unido y de Estados Unidos lograron desenmascarar estos manejos turbios en 1991, el año en que el banco sufrió su colapso definitivo.

Eric Warren Singer, autor del guión, comenta que el escándalo original constituyó "el negocio criminal de orden corporativo más importante de todos los tiempos. A lo largo de los últimos años, y hasta el culmen alcanzado mediante la crisis financiera actual, hemos podido atestiguar una escalada sin precedentes en el campo del corporativismo más codicioso. Sin embargo, lo más fascinante del BCCI es el hecho que todo esto ocurrió por motivos que trascendían la mera codicia; éste banco era la institución utilizada por todos los que operan en las latitudes más grises y oscuras de este mundo - las organizaciones de inteligencia, los narcotraficantes, el crimen organizado y los tiranos del tercer mundo que no hacían otra cosa que saquear a sus propias naciones. Este banco solía proporcionar una amplia gama de servicios a sus clientes: podía transferir tu dinero a cualquier parte del mundo sin dejar huellas o incluso podía arreglar el asesinato de algún enemigo. Si eso era lo que buscabas, el BCCI era el banco para ti. Y fueron capaces de operar en la impunidad por la sencilla razón de que, además de las organizaciones terroristas y criminales, los gobiernos del mundo - incluyendo nuestro propio gobierno - necesitaban y echaban mano de estos servicios. Y aunque el Banco fue clausurado en los 90's, muchos otros bancos se encuentran inmersos en esta clase de actividades - lavado de dinero, fomento de conflictos a fin de obtener ganancias de las deudas que éstos originan. El banco de nuestra cinta es como una versión moderna del BCCI y tal y como ocurre con sus contrapartes en el mundo real, es mucho más sofisticado y por ende destructivo que su antepasado. Los BCCI de la actualidad han aprendido algo de los errores cometidos en el pasado y han creado organizaciones con estructuras tan complicadas y bizantinas que resulta prácticamente imposible rastrear y darles caza a causa de sus actividades ilegales".

A pesar de que el BCCI constituyó una fuente de inspiración, Singer comenta que mediante un tratamiento más contemporáneo, la cinta ha podido llamar la atención de las audiencias modernas, sobre todo ahora que ciertos matices relativos a este tipo de escándalos afloran constantemente en los noticiarios. "Aunque esta película encuentra sus raíces en ciertos eventos del pasado, a todos nos pareció importante que asimismo fuera relevante para el presente - y, desgraciadamente, me parece que nadie puede poner en cuestión los impresionantes paralelismos. En su momento, el BCCI constituyó la estafa estilo Ponzi más grande de toda la historia, pero ahora estos hechos han sido eclipsados por el escándalo Madoff. EL BCCI fue uno de los primeros bancos internacionales que decidieron poner en práctica un sistema de préstamos predatorio y agresivo", dice, "y, ahora, el sistema financiero mundial experimenta su peor crisis desde la Gran Depresión a causa de la nada escrupulosa manipulación de las deudas. El mismo mecanismo utilizado por las compañías de préstamo hipotecario y las tarjetas de crédito para endeudar a los individuos del primer mundo suele ser utilizado para esclavizar a naciones enteras en el tercer mundo".

Además, dice Tykwer, la licencia poética permitió que los realizadores crearan un thriller único. "No quisimos que nuestro thriller quedara sepultado por una gran masa de datos y elementos relacionados con los sucesos reales", explica el director. Por su parte, Singer añade que, "Desde el principio nos propusimos dotar a esta cinta con el motor de un thriller típicamente setentero. Quisimos hallar el balance entre una cinta lo suficientemente densa como para hacer las veces de evidencia y un thriller clásico, paranoide, veloz, tenso y muy visceral".

Para el equipo de producción, resultó evidente desde el principio que Agente Internacional constituiría una filmación internacional. El rodaje, de hecho, fue realizado en cuatro países y en dos continentes. El productor Lloyd Phillips, veterano que ha colaborado en cintas de la talla de Beyond Borders y Twelve Monkeys, asegura que, "El proceso de filmación, tal y como ha ocurrido con muchas otras cosas, se ha vuelto más global. Los Estudios realizan filmaciones en Rusia si su intención consiste en mostrar algo de ese país, en China, en la India. Me encanta hacer películas en distintas partes del mundo porque, así, los equipos de producción no hacen sino mejorar y mejorar. La cantidad de países visitados durante el rodaje de Agente Internacional nos compelió a elaborar un plan detallado, pero los resultados han sido altamente satisfactorios".

EL PROCESO DE SELECCIÓN DEL ELENCO

Tom Tykwer y los productores tenían a Clive Owen en mente para el papel de Salinger desde el principio, pero lo que convenció al director fue el aclamado desempeño del actor en Children of Men. "Luego de ver ese cinta supe que habíamos encontrado a nuestro hombre", dice Tykwer. "Clive es apuesto y sin embargo su actitud es la de un viejo lobo de mar. Al personaje de Children of Men le infundió una soledad y una aspereza, pero asimismo una sensibilidad, que yo anhelaba ver en Salinger".

"El contraste entre los valores de Salinger y el proceder de la red criminal a la que se opone tenía que ser fuerte, visible y definido", dice Tykwer. ""Salinger intenta apegarse a la ley, pero la ley parece ser un arma inútil o incluso un impedimento en la consecución de la justicia. A veces, sus tácticas exceden su autoridad, pero al final del día él sabe muy bien que es un representante de la ley, operando en el filo entre su conciencia y los límites de la profesión. Esta lucha le inyecta realismo y complejidad a su personaje".

Owen conoció a Tykwer durante la fase de desarrollo de la película. Tomaron café y cayeron en la cuenta de que su visión del personaje era similar, pero que, además, podían convertirse en colegas compatibles. "Clive es una persona sumamente concisa y reconcentrada, pero esto no le resta sentido del humor. Gracias a ese encuentro pude hacerme una idea de cómo sería la producción. Y, claro, todo salió a las mil maravillas. Con él puedes mantener tu concentración, y sin embargo divertirte y disfrutar del trabajo - un placer muy extraño, en efecto".

"Salinger es un personaje principal muy poco convencional", dice Owen. "No es muy hábil; no se ajusta al estereotipo del policía atractivo y seguro de sí mismo que rastrea los asuntos bancarios. Es volátil, apasionado, comprometido, incluso obsesivo e impetuoso. Tan sólo un agente de la Interpol que intenta que el resto del mundo cobre conciencia de lo que el banco está haciendo".

Idénticamente resuelta, aunque más balanceada en lo que respecta a su abordaje investigativo, Eleanor Whitman se dedica a cuidar la integridad de Salinger, lo que a veces supone recordarle los límites de su oficio. Ella es quien conduce la investigación y, en realidad, es una mujer sumamente poderosa y resistente. "Ella es el balance de la cinta", comenta el director. "A pesar de la tirantez existente entre Salinger y Whitman, la energía y poder emocional de ésta lo calma y le otorga claridad".

Salinger y Whitman comparten el mismo sistema de valores. Ambos escogieron una profesión legal a fin de efectuar cambios positivos y saludables en la sociedad. Sin embargo, si Salinger está dispuesto a cruzar la tenue línea divisoria entre lo legal y lo ilegal, Whitman se ha comprometido a demostrarle que los chicos buenos se apegan siempre a las reglas".

"No es una mujer frígida con un título y una carrera, sino una persona real que debe hacer frente tanto a su trabajo como a su caótica vida familiar", dice Watts. "Mi personaje es una mujer íntegra que jamás pierde el control. Tiene que operar así por la sencilla razón de que suele desenvolverse en un mundo masculino".

A pesar de que su papel le pareció como envuelto en un halo de misterio, Naomi Watts no se mostró dispuesta a trabajar enseguida, pues ella acababa de dar a luz a una criatura. El director tuvo que echar mano de toda clase de poderes persuasivos a fin de atraerla.

"Tuve que hacer labor de convencimiento", admite Tykwer. "Y no es que ella no quisiera participar, pero su bebé estaba a punto de nacer y nosotros estábamos a punto de comenzar el rodaje. Tuve que hacer mi mejor esfuerzo porque ella es perfecta para el personaje".

Los realizadores se las arreglaron para que las escenas de Watts fueran filmadas hacia el final del itinerario. De esta manera, la actriz podría pasar un tiempo en casa, encargándose de la crianza. Tras sumarse al equipo en Berlín, dos meses después de comenzada la fotografía principal, Watts se vio en la necesidad de hacer malabares para equilibrar las exigencias de la maternidad con las rigurosas demandas de una filmación. Watts constituyó así un auténtico ejemplo de una mujer al filo de una vida desgarrada por su carrera y la vida familiar, y de esta manera permitió al director profundizar en los rasgos de Whitman, el personaje.

La química entre Owen y Watts fue palpable desde el comienzo. "No me sorprendió lo más mínimo, pero, sí, efectivamente, eran perfectos el uno para el otro. Son un pareja muy energética", dice Tykwer. "Como un sueño hecho realidad: Clive y Naomi, a quienes considero dos de los actores más interesantes de su generación, trabajan juntos por primera vez y comparten, además, una necesidad de involucrarse a fondo en el desarrollo de la historia y la metodología de sus respectivos personajes. Una auténtica bendición".

"Clive es brillante", dice Watts. "Para empezar, es muy guapo, pero nunca antes había trabajado con alguien tan poco vanidoso. No suele enojarse ni complicarse la existencia. Al contrario, trabajar a su lado puede ser de lo más divertido".

Watts asegura que aceptó la invitación no sólo debido a la oportunidad de trabajar con Owen y Tykwer, sino porque el proyecto en sí constituía una auténtica fuente de satisfacción. "Es una historia inteligente y veloz que requiere de un sinnúmero de locaciones y culturas y echa mano de unos valores de producción sencillamente maravillosos", explica. "Pero lo que más me gusta es que la cinta es muy actual, como si fuese una reflexión acerca de nuestra época".

Jonas Skarssen (interpretado por el actor danés Ulrich Thomsen) está a la cabeza del banco al que Salinger y Whitman le siguen la pista tan obsesivamente. Skarssern ha logrado hacerse de una posición envidiable y desde ahí operar una vasta organización bancaria junto a unos pocos asociados. Insensibles ante la inmoralidad de sus propias acciones, esta élite conformada por unos cuantos magos de las finanzas mueve dinero, gente y gobiernos a su antojo, como si se tratase de meras piezas de ajedrez, y lo hace desde la moderna sala de juntas del IBBC, su propia institución.

"Ellos no son las enigmáticas superestrellas ni los súper jefes de las eras precedentes", dice Tykwer. "Su apariencia es impecable, pero en realidad son gente relativamente normal. Son como los vecinos ricos y educados con los que uno podría cruzarse cualquier día".

Sin embargo, también son astutos y peligrosos estrategas, tranquilamente distanciados de las repercusiones de sus actos y movimientos bancarios.

"Desde su punto de vista, él no ha creado el sistema, sino que el sistema lo ha creado a él e incluso le necesita", declara el productor Richard Suckle. "En su opinión, la guerra y el dinero son un negocio, nada más que eso; y si él no lo hace, alguien más lo hará".

Para Skarssen, todo esto es un juego - el dinero genera deudas y las deudas originan influencias. "Skarssen no desea dominar el mundo", explica el director. "Sólo quiere extender su influencia a fin de comprobar qué tanto puede abarcar".

Wilhelm Wexler pertenece a una generación más antigua y es la persona más solitaria de todos los miembros que conforman el equipo de confidentes. Antiguamente un agente Stazi proveniente de la Alemania Oriental, Wexler es un hombre mucho más complicado y misterioso que sus colegas.

"Es un asesino implacable, un organizador de homicidios y, francamente, un verdadero monstruo", dice Tykwer. "Sin embargo, al mismo tiempo, es uno de los personajes más fascinantes de la cinta porque también puede ser muy simpático".

El actor Amin Mueller-Stahl ha logrado cubrir a su personaje con un manto de misterio. "Me parece que el secreto, y uno de los aspectos más importantes de toda película, es no revelar de un tirón todo lo que hay que saber acerca de un personaje", sugiere esta estrella, nominada al Oscar por su trabajo en la cinta Shine. "Hay un monstruo en el fondo, y jamás resulta sencillo saber si una persona es buena o mala".

Las raíces de su personaje son bien conocidas por este actor, quien vivió en Berlín Oriental durante años. Hombre del Renacimiento que la gente conoce principalmente por sus films, Mueller-Stahl fue alguna vez pianista profesional y de cuando en cuando también escribe, pinta, dirige y dibuja.

Al director le pareció que Mueller-Stahl era una figura clave por la gravidez que logra conferir a sus personajes. En este caso, su interpretación hace de Wexler una persona automáticamente confiable y legítima. Tal y como ocurrió con Skarsser, el director no quiso convertir a Wexler en un villano caricaturesco y unidimensional, sino en una persona real y fácilmente ubicable en nuestro mundo actual.

"Esta cinta es acerca de nuestra época. Gira en torno a las armas, el poder y el dinero", dice Mueller-Stahl. "Quizá no podamos mejorar las cosas mediante el cine, pero cuando menos debemos intentarlo".

Brian F. O'Byrne redondea el elenco interpretando al misterioso asesino. Este personaje, que en el guión es llamado simple y llanamente El Consultor, trabaja solo y carece de nombre propio. En el plano físico es un tipo muy poco llamativo. Sin embargo, O'Byrne logró balancear el anonimato inherente con ciertos rasgos absolutamente indelebles.

"No se sabe gran cosa acerca de su vida", explica O'Byrne. "Nadie sabe dónde vive, así que, en cierto sentido, él vive en una especie de limbo. Es como una sombra- y un francotirador experto".

"Queríamos que este tipo fuese invisible: que pudiera fundirse completamente con el entorno", dice Tykwer. "Que fuera una persona imposible de detectar, y sin embargo capaz de dejar una poderosa y amenazante huella. Nos preguntamos quién es, pero jamás lo sabremos a ciencia cierta. Jamás podremos encontrar la clave de su enigmática personalidad. Y así permanecerá a lo largo de la cinta".

ACERCA DE LA PRODUCCION

A fin de poder narrar la historia de Agente Internacional, los realizadores se vieron en la necesidad de formar un equipo auténticamente internacional, con experiencia alrededor del mundo. El equipo de productores, por ejemplo, está conformado por Charles Roven, Richard Suckle y Lloyd Phillips. Éste último es un experto en locaciones, logística y tomas complejas. Su trabajo fue invaluable cuando Suckle y Roven decidieron llevar al equipo Estambul, Berlín, Francia, Milán y Nueva York.

Además, Tom Tykwer ha trabajado con el mismo núcleo creativo durante años, y Agente Internacional no fue la excepción. A este grupo de colaboradores pertenece el fotógrafo Frank Griebe, quien se ha encargado de la cinematografía de todas y cada una de las cintas de Tykwer; el diseñador de producción Uli Hanisch y la editora Mathilde Bonnefoy. La galardonada diseñadora Ngila Dickson, residente de Nueva Zelanda, constituye la nueva adición en este cuarteto europeo.

La película fue filmada principalmente en Berlín y alrededores. De manera deliberada, las locaciones incluyen la arquitectura más moderna de la capital, y muy poco del costado más crispado de su personalidad. Las tomas del Guggenheim fueron realizadas sobre un escenario muy próximo a los Estudios Babelsberg. En este escenario se construyó, gracias al esfuerzo sobrehumano de todos los implicados, una réplica del museo neoyorquino, diseñado por Frank Lloyd Wright. La semana de exteriores en Estambul marcó el inicio del itinerario preparado para el final de la cinta; un día en Lyon sirvió para ubicar a Louis Salinger en la oficina central de Interpol; tres semanas de exteriores en Milán situaron a Salinger y Whitman en esa misma ciudad, justo a mitad de camino en su investigación. La última semana de filmación tuvo lugar en Nueva York, y los realizadores decidieron aprovechar este tiempo para exhibir el aspecto más sórdido y conflictivo de la ciudad, creando de este modo un contraste perfecto con las tomas realizadas en Berlín.

La arquitectura constituye uno de los rasgos prominentes de Agente Internacional, y de esta forma, dos mundos distintos, uno nuevo y uno viejo, han podido ser representados. Los dominios del banco, en Berlín, son un paisaje ultramoderno en el que las estructuras de cristal y concreto simbolizan la contradicción entre la transparencia y la impenetrabilidad del mundo financiero. Por otra parte, Milán supone un puente entre el viejo y el nuevo mundo gracias a su combinación de arquitecturas clásicas y modernas, mientras que Nueva York se hace eco de una atmósfera más anticuada y sin embargo perfectamente palpable. Para el final, Estambul representa también un contraste entre la tradición y la modernidad, tanto en el plano físico como en el moral.

Conforme Salinger va dando caza a su presa, los fondos se transforman y pasan de un modernismo muy estilizado a un clasicismo anticuado.

"Con Frank Griebe y Uli Hanisch logramos desarrollar un concepto de colores que otorga ciertos rasgos distintivos a cada una de las ciudades sin dejar de combinarlas a fin de dar con la apariencia de un mundo unificado", dice Tykwer.

Los realizadores compartieron una creencia medular: que el género del suspenso es uno de los favoritos del público y que, por ende, la autenticidad tendría que ser la exigencia más grande. "Nos pareció importante filmar en todas estas locaciones a fin de hacer de este film algo legítimo, no de manera ostentosa, sino orgánicamente", comenta el productor Suckle.

A fin de estar a la altura de semejante exigencia, las locaciones de estas ciudades fueron escogidas tanto por ajustarse al estilo visual de la película como por su compatibilidad con el ambiente del mundo real. Los realizadores decidieron que, por ejemplo, no disfrazarían una calle de Nueva York para que pareciera una de Berlín, así que, en términos generales, la cinta fue filmada en locaciones auténticas, ubicadas en todas estas ciudades.

ESTAMBUL

Las cámaras comenzaron a rodar en Estambul, Turquía. El clímax de la historia se desarrolla en esta mística ciudad, entre las impactantes siluetas de los minaretes y los domos de las mezquitas. Pisándole los talones a su némesis, el paso frenético de Salinger lo lleva del patio de mármol de la Mezquita de Suleymaniye a esa maravilla subterránea que es la cisterna bizantina; del tráfico imposible que nuestro héroe debe sortear en el centro de la ciudad a la relatica calma de las azoteas que conforman el mercado bajo techo más grande de Turquía, sin olvidar el gentío por el que Salinger debe serpentear en el famoso Gran Bazar.

"De manera muy interesante, nosotros comenzamos la filmación justo por el final", explica Tykwer. "Esta forma de dar inicio al rodaje fue algo realmente asombroso. Fue una labor muy intensa porque debíamos completar demasiadas cosas en una sola semana, pero las locaciones son de lo más espectacular que yo haya podido experimentar a lo largo de mi carrera. Me encantó, y ya no quería partir. Sin embargo, logramos cubrir muchos puntos importantes. Fue de lo más interesante poder comenzar la filmación con la secuencia final- eso nos ayudó a encontrar el tono justo".

"A lo largo del tiempo he trabajado en 25-30 cintas, pero ésta es la primera vez que comienzo un rodaje por el final", añade el productor Charles Roven. "Fue todo un reto para los actores, pero, sobre todo, para el director, porque éste tenía que espolear a todo mundo a fin de crear una atmósfera que, en circunstancias normales, tendría que generarse paulatinamente, a través del desarrollo de los papeles".

Pero valió la pena y para cuando los realizadores, el elenco y el resto del equipo se trasladaron a Berlín a fin de proseguir con el voluminoso trabajo, Agente Internacional había hallado ya su propio tono, su ritmo y energía.

"Nos sentimos muy felices con lo que pudimos ver en Estambul. La ciudad es, en realidad, una mezcla única", rememora el diseñador Uli Hanisch. "Se encuentra en los linderos de Asia y Europa. Es vieja y está un poco arruinada, pero bulle y vive y es muy, muy activa".

Hanisch y Tykwer han sido colaboradores durante años y comparten un entendimiento creativo, así como una gran facilidad en lo concerniente al desarrollo de la apariencia de una película.

"Tom te da espacio, libertad e independencia para crear lo que deseas, pero a la vez se muestra siempre muy tajante en lo tocante a sus propias opiniones y a lo que desea ver en la película", dice Hanisch. "Es un juego de balances, y asimismo es una especie de vaivén. El proceso lo comenzamos con una conversación y, en este caso, la discusión giró en torno a cómo implicar e insertar los elementos arquitectónicos de carácter moderno y contemporáneo en el guión".

Al final idearon un excelente hilo conductor de carácter visual.

"Todo esto es completamente moderno, casi virtual, y está basado más que nada en el lado siniestro de la historia, así como en los elementos viejos y un tanto arruinados que hemos utilizado para representar el bien", explica Hanisch. "Esta idea nos ayudó mucho al principio para desarrollar una línea visual que pudiera atravesar y unir todos los lugares que el argumento nos impele a visitar".

Temáticamente, Estambul también se ajustaba perfectamente al enfoque empresarial y comercial del guión. "Esta es una ciudad operada por negociantes; todo mundo tiene algo que vender. Hay tiendas y vendedores por todos lados y le mejor de todo fue poder realizar la persecución final sobre el techo del Gran Bazar - uno de los bazares más grandes de toda la historia. ¡Y qué estimulante resultó todo esto en términos visuales!"

El Gran Bazar es como una ciudad dentro de otra ciudad. Masivo y laberíntico, alguna vez fue el mercado bajo techo más grande de todo el mundo e incluso en la actualidad continúa siendo el más importante de Turquía. Abarrota más de cincuenta y ocho calles con unas 4 mil tiendas, y recibe entre 250,000 y 400,000 visitantes por día. Los tapetes, los objetos de cerámica, de cobre y latón, las pipas, la joyería y las especias constituyen sólo un minúsculo ejemplo de todo lo que uno puede adquirir mediante un regateo. O bien podemos tomarnos un té de menta en alguno de estos puestos. Tykwer filmó a Clive Owen corriendo a través y alrededor de estos compartimientos, pistola en mano, entre los clientes habituales y sin necesidad de echar mano de extras. Huelga decir que esta gente se sintió desconcertada con las tácticas de guerrilla cinematográfica implementadas durante la escena.

"La estructura de este lugar no es tradicional; no se parece a la de un palacio, un edificio o una iglesia", dice Hanisch. "El Grab Bazar es un laberinto sumamente confuso - una gran masa de corredores, expansiva y completamente caótica. Y, de cuando en cuando, sus azoteas ostentan pasadizos extraños e insensatos. Cuando lo vimos por primera vez, nos pareció ideal e insuperable para nuestras secuencias de persecución: sobre todo los sinuosos parajes de las azoteas, ubicados entre dos bellísimas mezquitas".

Asimismo resultó irresistible filmar debajo de la ciudad, en una cisterna Bizantina construida en el siglo VI.

"Vimos la cisterna e inmediatamente pensamos, '¿De qué manera podríamos implementarla en la película? Era una locación irresistible. En realidad es una atracción turística, pero en la cinta la transformamos en una caverna secreta que conecta con la mezquita en la que dos personajes sostienen un encuentro privado como si se tratase de un reino oculto y encantado. Es una locura esto de hacer como si la cisterna se encontrase debajo de la mezquita, pero no pudimos resistir la tentación".

Yerebatan Saray Sarnici, la más importante de las numerosas reservas antiguas que aún se encuentran debajo de la ciudad, suele ser llamada la Basílica de la Cisterna, o el Palacio Hundido, a causa de su tamaño: 2.4 acres y 336 columnas de mármol. Junto a Hagia Sofía, ubicada en el lado asiático de Estambul (es decir, Anatolia), este sitio ha logrado atraer a miles de turistas anualmente desde que fuera restaurada en los 80's.

"Fue la locación que más nos interesó asegurar, y probablemente la más dificultosa", comenta el productor Lloyd Phillips. "Otros habían filmado cintas ahí en el pasado, pero de noche, y nosotros la requeríamos de día. Pero esa zona sólo había sido cerrada en horas hábiles en una ocasión anterior, y durante media hora, para una visita presidencial".

La mezquita de Suleymaniye (El Magnífico) fue la elegida para la cinta. Construida para un sultán en el siglo XVI por un famoso arquitecto del periodo Otomano, el templo es el más grande de Estambul, ostenta cuatro minaretes y se encuentra en la cima de una colina desde la que puede verse tanto la ensenada del Bósforo como El Cuerno Dorado, esto es, su bahía natural. (Además, otra de las mezquitas más famosas de la ciudad, la Mezquita Azul, puede ser apreciada durante la persecución final, que tiene lugar sobre las azoteas de Estambul.)

"Yo pensé que los permisos para filmar en la Mezquita de Suleymaniye constituirían el trámite más difícil, pero las autoridades religiosas nos brindaron un apoyo maravilloso", dice Phillips. "Ellos desean que Turquía y Estambul figuren en la conciencia de todo el mundo, y a decir verdad, nuestro guión no tenía nada de objetable, así que nos permitieron hacer todo aquello que en cierto momento consideramos imposible.

"Estambul se convirtió en un final maravilloso para nuestra historia. Esto se debe a que es una de las ciudades más fascinantes del mundo, pero asimismo una de las más caóticas, pero justamente este mismo caos le brinda algo visceral y muy excitante que, en mi opinión, hemos logrado capturar. Fue una manera excelente de dar inicio a nuestro itinerario. Fue muy intenso, y puedo decirte que estoy dispuesto a regresar a ese lugar a filmar en cualquier momento".

"Estambul es uno de los sitios menos explotados en el plano cinematográfico, lo cual es raro, sobre todo tomando en cuenta su diversidad y belleza", dice Tykwer. "En ocasiones puede también ser un lugar muy confuso a causa de su gran mezcla de estilos. Estoy enamorado de esa ciudad. Podría filmar una película entera ahí, incluso varias películas. Me hace feliz que este lugar nos haya abierto las puertas a fin de filmar nuestro final".

TheINt5.jpgBERLIN

Cuando el público conozca a Louis Salinger, éste se encontrará recortado contra un trasfondo conformado por la novedosa estación de trenes de Berlín. De hecho, la Berlin Hauptbanhof debuta en la pantalla grande con Agente Internacional. Tykwer deseaba una estructura icónica para abrir el film, y con ello la arquitectura quedó firmemente establecida como el subtexto de la historia.

"Esta cinta aborda el papel que la arquitectura desempeña en nuestras vidas, así como la influencia que ejerce en nuestros procesos emocionales", explica el director. "La arquitectura moderna y cara ha modificado el paisaje de una gran cantidad de ciudades. El estilo moderno puede ser fascinante, pero parece impelido por un deseo de exudar claridad con sus líneas, a pesar de que sus intenciones son difíciles de descifrar. Yo anhelaba investigar esta contradicción porque es como un símbolo de la sociedad actual y, sobre todo, de la industria bancaria que buscábamos retratar en la cinta".

Inaugurada en 2006, tras ocho largos años de construcción, esta estación es una de las más grandes de Europa y se encuentra muy cerca de donde solía estar el Muro de Berlín, que solía dividir la capital. Estructura única e impresionante con un gigantesco techo de cristal, ha sido posicionada muy cerca de los edificios parlamentarios del Reichstag y la Cancillería. Durante su inauguración, la Canciller Alemana Angela Merkel dijo que la transparencia de la nueva estación central constituía el símbolo de un país moderno, con sus puertas abiertas al mundo.

La transparencia suele también ser enarbolada por el mundo financiero y corporativo actual. Sin embargo, la película nos revela que esto es más bien falso.

"Lo que subyace a estas compañías es muy diferente de la fachada tan abierta y nítida que suelen ostentar", señala el director. "Y creo que la arquitectura moderna es muy similar. Muchas veces implementa el cristal a fin de mostrar su penetrabilidad, pero también utiliza mucho concreto - un material muy sólido detrás del cual resulta fácil esconderse. La estación central, por ejemplo, es transparente, pero al entrar uno no puede evitar la sorpresa: hay muchos niveles y escaleras eléctricas. Así, este edificio es misterioso y complicado, aunque desde fuera no lo parece".

Los edificios gubernamentales de Berlín, tan próximos geográficamente a esta estación, montados casi a orillas del Río Spree, también hacen su debut cinematográfico. A la sombra del Reichstag, estos edificios parlamentarios están hechos básicamente de cristal y acero.

"Me pareció un espacio perfecto para Salinger", explica Tykwer. "Pareciera que nuestro héroe se encuentra atrapado en un ambiente como de la novela 'Un Mundo Feliz", y como además filmamos de noche, todo irradia una aura inquietante. Sin embargo, simultáneamente, esta zona posee una vastedad que invita al escape. La sensación de inseguridad que transmite se ajusta perfectamente a lo que nuestro film intenta ilustrar - hay visibilidad, pero no puedes saber de antemano si lo que se te aproxima es amistoso o peligroso".

Berlín se convirtió asimismo en la ciudad anfitriona del set más grande de la producción. En una bodega de trenes abandonada, el equipo de diseño construyó dos sets enormes a fin de realizar las tomas en el interior del Museo Guggenheim.

Era obvio que no sería posible filmar una explosiva lucha entre pistoleros en el museo real por el daño que todo este trabajo podría causar. Además, la rotación de sus exhibiciones es constante y esto hubiese complicado mucho las cosas para una escena de por sí bastante dificultosa. Así que la consigna fue encontrar un espacio que, por sus dimensiones, permitiera recrear la rotunda del museo. Todo un reto. En Alemania no existen escenarios así de ingentes, así que la bodega se convirtió en la única y harto improbable opción. Tras varias semanas de buscar a lo largo y ancho de la ciudad, el diseñador de producción midió por capricho las ruinas que podían verse desde la ventana de su oficina. Milagrosamente, las dimensiones eran perfcetas.

Los miembros del consejo de administración del teatro son fanáticos del trabajo de Tom Tykwer, así que no objetaron nada para que el director intentara duplicar el museo e incluso proporcionaron algunos dibujos guardados en sus bóvedas de seguridad así como un programa de software que incluía numerosos bocetos. Bettina Lessing tradujo estos documentos un año antes de la construcción del set, convirtiéndose así en la supervisora arquitectónica del Guggenheim espurio.

La construcción del set para los interiores del museo supuso un trabajo agotador que demoró dieciséis semanas. Tanto los detallados planos como los bosquejos originales de la obra maestra de Frank Lloyd Wright fueron analizados minuciosamente por el departamento de arte, capitaneado por Uli Hanisch y la directorqa Sarah Horton.

"Antes de siquiera poder comenzar a construir, tuvimos que arreglar el techo, asfaltar el suelo para deshacernos de la arena acumulada a lo largo de los años, sellar todos los orificios, reemplazar los cristales rotos y transformar el espacio en un escenario provisional", rememora Hanisch.

A causa de la extrema altura del Guggenheim, la secuencia tendría que ser filmada en dos partes. "Tuvimos que cortarla por la mitad y filmar primero de los niveles tres y medio al séptimo, luego desmontar todo esto y construir el vestíbulo y las rampas segunda y tercera", dice Tykwer. "Filmamos las veinticuatro horas del día durante cuatro semanas para concluir la mitad primera. Luego demoramos dos semanas y media con la segunda parte de la secuencia. Así que filmamos a lo largo de seis semanas a fin de terminar una secuencia que no dura más de quince minutos".

La reconstrucción del Museo no presentó desperfecto alguno y todos aquellos que pudieron visitar el set se sintieron maravillados. Sarah Horton y el manager de construcciones Dierk Grahlow elaboraron unos cuantos andamios realmente complicados a base de un sistema de suspensión que permitía nivelar las rampas mediante unas gigantescas anclas de concreto operadas por cables y ubicadas alrededor del perímetro.

"Es uno de los edificios modernos más sorprendentes del mundo entero, así que el recrearlo es sumamente difícil sobre todo por sus terrazas colgantes en forma de espiral", explica Hanisch. "Todos nosotros adoramos y respetamos mucho esta construcción, así que no cambiamos un solo detalle, aunque sí simplificamos su construcción prescindiendo de los alerones de la rotonda. En realidad no los necesitábamos. La construcción del Guggenheim tardó dieciséis años en consumarse; nosotros no debíamos exceder las dieciséis semanas".

"De pronto pensamos que la cinta debía llevar otro nombre, quizás 'The Guggenheim'o algo por el estilo, a causa de la cantidad de energía, la concentración y la planeación que la secuencia requirió tanto por el lado del museo real como por el lado de nuestro set", comenta Tykwer en broma. "No existe un solo ángulo normal en todo el edificio, así que cada esquina y cada redondez tuvo que ser creada a mano. Esto constituyó una fuente inagotable de problemas técnicos durante el rodaje".

La búsqueda de los objetos de arte que debían adornar el set constituye una historia aparte. Gracias a la intercesión del curador del Hamburger Banhof, Tykwer pudo conocer a un videasta local.

"La energía de nuestra cinta estriba en su contemporaneidad temática y visionaria, y el video artístico ha logrado convertirse en los últimos años en la forma de arte más importante de todas", dice el director.

El artista Julian Rosenfeldt no lo pensó dos veces para sumarse al equipo de producción dirigido por Tykwer. Su imaginería en video fue extraída de su considerable cuerpo de trabajo a fin de ser proyectada en las paredes del museo.

"En realidad se trata de una retrospectiva visual de mi trabajo, además de algunas cosas reales en las rampas y algo que desarrollé en exclusiva para el centro del set", explica el artista. "A esta pantalla de quince tableros la he llamado 'La Apertura', refiriéndome a la apertura de una exhibición".

Además de la réplica del museo, el equipo realizó algunas tomas en un museo verdadero: nos referimos a la Galería Nacional de Berlín. Inesperadamente, la administración del museo permitió que los realizadores utilizaran una de sus salas, a pesar de que ésta se encontraba atiborrada de valiosísimas obras de arte. Ni siquiera se negaron a mover algunas pinturas a fin de que los personajes Wexler y el Consultor pudieran celebrar su encuentro clandestino frente a la pintura "The Crying at the Cross", de Arnold Böcklin. Este pintor simbolista del siglo XIX es asimismo el creador de otra obra maestra que aparece en la misma escena, "Island of the Dead". El equipo debía trabajar con un máximo de treinta personas dentro de la sala, a fin de no perturbar la temperatura ambiente. De lo contrario, las pinturas podrían dañarse irreparablemente.

WOLFSBURGO/ EL AUTOSTADT

Wolfsburgo, ciudad relativamente joven ubicada al oeste de Berlín, fue planeada por los nazis para los trabajadores de las fábricas de Volkswagen. En 2000, con la apertura del centro de atracciones y de ventas conocido como Autostadt, y tras la inauguración del Centro de Ciencias Phaeno en 2005, este tranquilo pueblecillo comenzó a ser visitado por millones de turistas y amantes de la arquitectura.

Estos monumentos arquitectónicos sirvieron como ambiente para las oficinas principales tanto de Calvini como del IBBC. El equipo de filmación pasó un par de días en Wolfsburgo haciendo tomas de los exteriores. Sin embargo, Lloyd Phillips pasó meses planeando la mejor manera de implementar este par de días.

El diseñador de producción Hanisch visitó Wolfsburgo durante la preproducción tan sólo para descubrir que estos dos sitios ostentaban una arquitectura moderna realmente extraordinaria.

"El Autostadt es un lugar tan fuera de lo común. Su manera de jugar con toda esa ambientación virtual y moderna es fascinante", explica Hanisch. "El gigantesco interior del edificio KonzernWelt es tan maravilloso como su fachada, pero en combinación con el parque de atracciones que se encuentra justo detrás - bueno, la zona adquiere tonos sobrenaturales. Elegimos esta locación porque se ajustaba perfectamente a la imagen y sensación que deseábamos irradiar a través del IBBC".

El parque de atracciones Autostadt es propiedad del Volkswagen Group. Ahí, los clientes recogen sus nuevas adquisiciones y se pasean por los siete pabellones individuales construidos por los fabricantes. Ligadas por un túnel subterráneo controlado por computadora a un centro de distribución, las Torres de Automóviles del sitio son unas esferas de cristal realmente impresionantes. Miden 157 pies y contienen 400 carros recién salidos de la línea de ensamblaje.

Este lugar nunca antes había abierto sus puertas a un equipo de filmación. Sin embargo, el Presidente de Autostadt, Dr. Otto Wachs, permitió que Tykwer filmara dentro del edificio, y así, sus magníficos páneles, los más grandes del mundo, pudieron ser incluidos en algunas escenas.

"En la película jugueteamos con la idea de una megacorporación traslúcida", dice Hanisch. "Un banco como el IBBC es poco transparente a causa de sus actividades criminales encubiertas, pero su fachada lo presenta como si fuese un negocio amable, internacional y de mente abierta. Los cristales pueden ser transparentes o pueden ser una superficie reflejante, y esta noción constituye la médula temática y visual de nuestra cinta".

Junto a la central de trenes de Wolfsburgo, y más allá del Canal de Mittelland, podremos encontrar uno de los sobrenaturales diseños del arquitecto conceptual Zaha Hadid: el Centro de Ciencias Phaeno. Este museo es el museo interactivo de ciencias más grande de Alemania y cuenta con exhibiciones sumamente modernas y una decoración muy atractiva, hecha bajo encargo por diversos artistas. El innovador edificio de Hadid fue concebido como "un paisaje de aventuras y un recinto futurista muy apto para realizar un viaje de descubrimiento". Estructura de concreto realmente asombrosa, el galardonado e inusual diseño ha sido descrito como "una pieza hipnótica de arquitectura - la clase de edificio que puede transformar completamente nuestra idea del futuro". El museo sirve como locación para las oficinas centrales de la familia Calvini.

MILAN

A finales de noviembre y con el próximo invierno casi encima, el equipo de producción se despidió de Berlín y se trasladó a una de las ciudades más grandes de Italia. El equipo rentó habitaciones en el Hotel Le Méridien Gallia de la Piazza Duca D'Aosta y se instaló ahí durante tres semanas. Inaugurado en 1932, la fachada del Gallia constituye un espléndido ejemplo del estilo art nouveau. Su vestíbulo principal, sus techos y su entrada trasera se convirtieron en algunas locaciones clave de la película.

La investigación de Whitman y Salinger los lleva a Milán, en donde buscarán ciertas huellas incriminatorias que, según creen, serán provistas por un empresario italiano con un pie en la política.

Junto al hotel, y dominando el mismo zócalo, se encuentra la imponente estación central de trenes de la ciudad, la Stazione Centrale di Milano. Durante el régimen de Mussolini, el diseño original de la estación se tornó aún más grandilocuente cuando el dictador quiso que representara la fuerza de su gobierno fascista. Inaugurada en 1931, la estación rompió algunos récords a causa de sus dimensiones: más de 650 pies de ancho por 236 de altura. Sin estilo definido, esta construcción es una dinámica mezcla de diversas corrientes arquitectónicas, entre ellas Liberty y el Art Déco.

Sin embargo, el edificio Pirelli, ubicado asimismo en la Piazza Duca D'Aosta, es justamente la construcción que compite por la atención de los turistas. Diseñado por Gio Ponti en 1950, este elegante y estilizado rascacielos es la estructura más alta de Milán, con 417 pies de altura. Actualmente alberga las oficinas de la Región de Lombardía y se yuxtapone a la arquitectura clásica circundante, contribuyendo así al hilo temático de carácter visual de la película.

"Milán funciona como una zona de transición entre Berlín y Nueva York porque nuestras locaciones han logrado representar tanto lo antiguo como lo más reciente y moderno", explica Tykwer.

La llegada a Milán del equipo de producción fue todo un evento. Poco acostumbrada a este tipo de presencia, la gente de la ciudad le dio la bienvenida al elenco y al equipo e incluso proporcionó un muy necesario apoyo logístico.

Tras obtener el permiso de la Alcaldesa de Milán, Letizia Moratti, la protesta por motivos políticos que tiene lugar en la cinta, que contó con la participación de 800 extras, fue realizada en la Piazza con múltiples cámaras y un helicóptero. El Gobernador de la Región de Lombardía, Roberto Formigoni, permitió que algunas tomas fueran realizadas al interior del piso 31 del Edificio Pirelli. Este trabajo sirvió para representar la base de operaciones políticas de Umberto Calvini, interpretado por el actor italiano Luca Barbereschi.

A pesar de que nunca antes había visto estas locaciones, las descripciones incluidas por el escritor Eric Singer en su guión eran punto menos que perfectas.

"Como si Singer hubiese pasado un considerable lapso de tiempo en Milán. Su detallismo me pareció increíble y tremendamente preciso", comenta el productor Suckle. "Su investigación fue tan meticulosa. Y tuvimos mucha suerte, porque prácticamente todo lo que escribió sirvió para la filmación. Estas locaciones fueron elegidas por el mismo Eric no sólo por su proximidad geográfica, sino asimismo por su férreo vínculo en el plano narrativo".

NUEVA YORK

El elenco y el equipo de producción contaron con sólo una semana para realizar todo lo que las escenas neoyorquinas les exigían, así que a una velocidad realmente impresionante todo mundo se puso a completar el sobrecogedor itinerario de exteriores.

"Nueva York fue lo contrario de Berlín. Yo conocía bien la ciudad, pero sólo a través del cine", reconoce Tykwer. "A diferencia de Berlín, mi intención consistió en mostrar la ciudad bajo un reflector nostálgico y reminiscente de una cultura que comienza a desvanecerse en otras partes del mundo".

Una de las principales metas durante esta fase del rodaje consistió en capturar fotográficamente al Guggenheim real, por dentro y por fuera. Y con un solo día de trabajo para cada aspecto.

Atrayendo a un gran número de mirones y paparazzi un domingo por la tarde, Clive Owen, en el papel de Salinger, entró al museo y salió más tarde todo ensangrentado. De esta forma logró completar las escenas introductorias y finales de la secuencia. El exterior del museo estuvo oculto durante todo este tiempo tras un andamiaje colocado ahí para su larga restauración. Sin embargo, esta estructura fue removida mediante efectos visuales en posproducción.

"El año pasado marcó el aniversario número cincuenta del Museo. La administración ha gastado millones de dólares en su restauración", comenta Phillips. "Al personal del Guggenheim le encantó la idea de que una película versara sobre la destrucción del museo".

Contando con un solo día para capturar todos los planos abiertos requeridos para la consumación de las escenas filmadas en el set de Berlín, los miembros del elenco y el equipo pasaron 16 horas dentro del museo. Tykwer y su grupo de trabajadores realizaron un trabajo realmente deslumbrante, y nada envidiable: tuvieron que operar una grúa gigante para emplazarla en el vestíbulo del Guggenheim, además de organizar los movimientos de cientos de extras y desplazarse de una rampa a otra.

El viaje a Nueva York también los llevó a Brooklyn a fin de establecer la residencia de Whitman; a Central Park, donde la cámara sigue a un Salinger bañado en sangre; y a las calles de Manhattan, en donde el héroe descubre al Consultor y lo sigue hasta el Guggenheim.

"La secuencia neoyorquina fue inspirada por The French Connection", dice Tykwer. "Esa película me impactó, y Eric, Richard, Chuck y un servidor la tomamos desde el principio como un punto de referencia para el desarrollo de Agente Internacional.


ACERCA DEL ELENCOTheINt3.jpg

CLIVE OWEN (Louis salinger), actor nominado para un Premio de la Academia y ganador de un Globo de Oro, ha tomado la pantalla grande por asalto y en el proceso se ha hecho sumamente famoso en el Reino Unido, Estados Unidos y el resto del mundo. Gracias a su cautivador desempeño como figura principal en Croupier, del director Mike Hodges, la crítica lo ha comparado con Bogart, Mitchum y Connery. En 2005 probó que era toda una estrella de la pantalla cuando recibió un Globo de Oro y fue nominado para un Premio de la Academia por su trabajo en Closer, de Mike Nichols. Esta cinta contó asimismo con las participaciones estelares de Julia Roberts, Jude Law y Natalie Portman.

El actor británico dio inicio a su carrera participando en numerosas cintas televisivas tanto en Estados Unidos como en Inglaterra. En 1991 estelarizó su primer éxito, la serie británica para televisión "Chancer". Más tarde se puso a prueba frente a las audiencias norteamericanas coestelarizando junto con Catherine Zeta-Jones la adaptación para telefilm de "The Return of the Native" (CBS), de Jack Gold. De manea más reciente interpretó al Detective Ross Tanner en la película para televisión "Second Sight" (BBC), transmitida asimismo en "Mystery!", de la cadena PBS. El resto de los créditos televisivos del actor incluye "Lorna Doone", de Andrew Grieve; "An Evening with Gary Lineker", de Andy Wilson; "The Echo", dirigida por Diarmuid Lawrence; y "Split Second", de David Blair.

Sus largometrajes para sala de cine más antiguos subrayan su versatilidad histriónica. Debutó en la pantalla grande en 1988 con Vroom, dirigida por Beeban Kidron. En esta película, Owen restaura un carro norteamericano a fin de salir disparado por la carretera con la coestrella David Thewlis. En 1991 desempeñó el papel de un hermano incestuoso en Close My Eyes, de Stephen Poliakoff. Más tarde, en 1997, continuó interpretando personajes complejos: interpretó, por ejemplo, a un homosexual irrefrenable que vive en la corrupta Alemania pre-bélica y que encuentra el amor al interior de un campo nazi de concentración en Bent, de Sean Mathias. En 2001 y 2002, respectivamente, estelarizó la poco convencional Greenfingers, comedia británica dirigida por Joel Hershman, así como Gosford Park, de Robert Altman.

Sus siguientes películas no hicieron sino realzar su brillante y diverso currículum. Apareció en Beyond Borders, un drama bélico y romántico estelarizado por Angelina Jolie; en I'll Sllep When I'm Dead, un thriller de Mike Hodges; en el drama bélico King Arthur; y en Sin City, coestelarizada por Bruce Willis, Benicio del Toro, Rosario Dawson y Jessica Alba.

Durante el otoño de 2005, Owen fue visto en Derailed, coprotagonizada por Jennifer Aniston, y más tarde estelarizó Inside Man, de Spike Lee y con la participación de Denzel Washington y Jodie Foster. En 2006. Owen protagonizó Children of Men, de Alfonso Cuaron. En esta cinta también trabajaron Julianne Moore y Michael Caine. La cinta y la actuación de Owen fueron aclamadas por la crítica. En Shoot 'Em Up, de Michael Davis, nuestro actor compartió escena con Paul Giamatti e interpretó a un hombre que debe salvar a un bebé recién nacido de una pandilla de pistoleros. Luego participó en una cinta histórica, Elizabeth: The Golden Age. En dicha producción, Owen encarnó a Sir Walter Raleigh, el objeto amoroso de Cate Blanchett, quien volvió a desempeñarse como Elizabeth.

Inmediatamente después, el actor estelarizó Duplicity, dirigida por Tony Gilroy y coprotagonizada por Julia Roberts. Recientemente concluyó su trabajo en The Boys Are Back in Town, filmada en Australia.

Owen es también un aclamado actor de teatro. Su trabajo escénico incluye el papel de Romeo en el Young Vic Theatre, así como papeles estelares tanto en "Design for Living", dirigida por Sean Mathias (y original de Noel Coward), como en "Closer" (original de Patrick Marber), presentada en 1997 en el Royal National Theatre. A lo largo del otoño de 2001 estelarizó "A Day in the Death of Joe Egg", escrita por Peter Nichols y dirigida por Lawrence Boswell.

Owen interpretó al Conductor de la serie de cortometrajes para internet conocida como "The Hire", producida por BMW. Estos cortos fueron dirigidos por John Frankenheimer, Ang Lee, Wong Karwai, Guy Ritchie y Alejandro González Iñárritu.

NAOMI WATTS (Eleanor Whitman) es una actriz consumada que no cesa de ser objeto de excelentes reseñas y premios a causa de sus numerosas interpretaciones. En 2004 fue nominada para un Premio de la Academia a la Mejor Actriz por su trabajo en 21 Grams, del director Alejandro González Iñarritu.

Su actuación en 21 Grams, en la que comparte pantalla con Sean Penn y Benicio del Toro, le permitió recibir algunos premios a la Mejor Actriz otorgados por The Los Angeles Film Critics Association, Southeastern Film Critics Association, The Washington Area Film Critics y The San Diego Film Critic, así como algunas nominaciones a la Mejor Actriz emitidas por los SAG Awards, los BAFTA, la Broadcast Film Critics y La Golden Satellites. Durante el estreno de la cinta, en el Festival Internacional de Venecia Edición 2003, Watts recibió el Premio de la Audiencia a la Mejor Actriz.

Watts y Viggo Mortensen estelarizaron recientemente la cinta de drama y suspenso Eastern Promises, de David Cronenberg. Watts es la protagonista principal de Funny Games, dirigida por Michael Haneke.

Watts ha participado en una impresionante lista de cintas desde que debutara en la controvertida Mullholland Drive, de David Lynch. Por esta cinta recibió una cierta cantidad de premios y reconocimientos emitidos por algunas organizaciones de críticos, incluyendo The National Board of Review y The National Society of Film Critics. Además de interpretar a Ann Darrow en la más reciente versión de King Kong, dirigida por Peter Jackson, sus créditos cinematográficos incluyen películas como We Don't Live Here Anymore, que ella misma produjo y estelarizó; The Assassination of Richard Nixon, en la que comparte pantalla con Sean Penn y Don Cheadle; I Luv Huckabees, dirigida por David O'Russell y estelarizada por Jude Law y Dustin Hoffman; Stay, del director Marc Forster y con las actuaciones de Ewan McGregor y Ryan Gosling; The Ring, dirigida por Gore Verbinski, así como su secuela, The Ring 2; Le Divorce, en la que colabora con kate Hudson, Glenn Close y Stockard Channing; The Painted Veil, dirigida por John Curran y coestelarizada por Edward Norton. Esta película está basada en la novela de W. Somerset Maugham.

Nacida en Inglaterra, Watts se mudó a Australia a los catorce años y enseguida comenzó a estudiar actuación. Desempeñó su primer papel importante en Flirting, de John Duigan. También estelarizó y produjo el corto Ellie Parker, que compitió durante la edición 2001 del Festival Sundance. En 2005, una versión larga de este corto fue estrenada en Sundance.

Entre sus numeroso premios y reconocimientos, Watts recibió un Montecito Award otorgado por la organización del Festival de Cine de Santa Bárbara gracias a su trabajo en King Kong. También fue reconocida durante el Festival de Cine de Palm Springs , Edición 2003, gracias a su actuación en 21 Grams; y en 2002 fue nombrada la Estrella Femenina del Futuro durante la celebración del Festival ShoWest y recibió un Breakthrough Acting Award durante la celebración del Festival de Hollywood. Ambos reconocimientos se debieron al trabajo realizado en Mullholland Drive.

Watts reside actualmente en Los Ángeles y Nueva York.

Por su desempeño en Shine, del director Scott Hicks, ARMIN MUELLER-STAHL (Wilhelm Wexler) fue nominado para un Premio de la Academia así como para un Premio otorgado por The Screen Actors Guild al elenco de la cinta.

Mueller-Stahl nació en Tilsit, en Prusia del Este, pero creció en Berlín Oriental. Es actor, músico, escritor, pintor y director. Tras terminar sus estudios debutó teatralmente en 1952, desempeñándose sobre todo en algunas puestas en escena de obras clásicas en el Volksbühne, de Berlín. Luego comenzó a trabajar en cine y televisión, debutando en la pantalla grande con Heimliche Ehen, de Gustav von Wangenheim.

El actor protagonizó varios films dirigidos por Frank Beyer, entre ellos Jacob the Liar (1975), Five Cartridges y Royal Children; y fue aclamado por la crítica gracias a su desempeño tanto en The Third, de Egon Günther, como en The Flight, de Roland Gräf.

Tras mudarse a Berlín Occidental en 1979, Mueller-Stahl trabajó para el director Werner Fassbinder en Lola y Veronika Voss. Asimismo participó en Der Westen Leuchtet, de Niklaus Schilling; y ganó un Premio al Mejor Actor durante la edición 1985 del Festival de Cine de Montreal a causa de su actuación en Angry Harvest, de Agnieszka Holland.

Otros créditos cinematográficos incluyen L'Homme Blessé, de Patrice Chéreau; Colonel Redl, dirigida por István Szabo; Music Box, de Costa-Gavras; Avalon, del director Barry Levinson; Utz, de George Sluizer, por la que llamado el Mejor Actor durante la celebración del Festival Internacional de Cine en Berlín Edición 1992; Night on Earth, de Jim Jarmusch; Kafka, dirigida por Steven Soderbergh; The X-Files, de Rob Bowman; Jakob the Liar, de Peter Kassovitz (versión 1999); The Third Miracle, de Agnieszka Holland; y Conversation with the Beast, que él mismo dirigió y coescribió y en la que interpreta a Adolf Hitler. En Agente Internacional, el actor trabaja de nuevo con Naomi Watts, al estrella de Eastern Promises. Mueller-Stahl podrá ser visto próximamente en Angels & Demons.

El Señor Mueller-Stahl ha publicado Drehtage (1991), una especie de libro autobiográfico; Verodneter Sonnatag (1983); Unterwegs nach House (1996); In Gedanken an Marie Louise (1998); el cuento Hannah (2004); la novela Venice (2005), que contienen algunos bocetos y algunos extractos de su diarios; Kettenkarussell (2006); Armin Mueller-Stahl Portraits: Painting and Drawing (2006), y muchas otras obras que contienen sus pinturas, litografías y bocetos.

Durante la edición 2007 de la entrega de los Premios Lola, el equivalente alemán del Oscar, recibió un Premio-Reconocimiento a su Obra.

BRÍAN F. O'BYRNE (El Consultor), actor irlandés ganador de un Premio Tony, recientemente protagonizó la aclamada serie de televisión "Brotherhood" (Showtime), que hace no mucho tiempo llegó a su final. O'Byrne será visto dentro de poco en Brooklyn's Finest, dirigida por Antoine Fuqua y estrenada durante la celebración de la edición más reciente del Festival Sundance. O'Byrne desempeñó un papel secundario en la cinta The Tree of Life, en la que ha vuelto a colaborar con el director Terrence Malick. Próximamente, O'Bryen compartirá pantalla con Joseph Fiennes en el programa piloto para "Flash Forward" (ABC), escrito y dirigido por David S. Goyer.

El año pasado, O'Byrne estelarizó en Broadway la sobrecogedora trilogía "The Coast of Utopia", de Tom stoppard y dirigida por Jack O'Brien. La obra cuenta, además, con las participaciones de Ethan Haeke y Billy Crudup. O'Byrne interpretó a la figura principal, Alexander Herzen, un pensador pro-Occidental y escritor conocido como "el padre del socialismo ruso". O'Byrne fue nominado por quinta vez para un Tony gracias a este trabajo (en la categoría de Mejor Actor en una Obra).

En 2007, O'Byrne fue visto en Before the Devil Knows You're Dead, dirigida por Sydney Lumet y estelarizada por Ethan Hawke. Este cinta le hizo acreedor a numerosos reconocimientos emitidos por The Broadcats Film Critics (los famosos Critics Choice Awards), la Boston Society of Film Critics, The New York Online Film Critics. Además, el elenco recibió un Premio Gotham al Mejor Ensamble. Asimismo, O'Byrne participó en No Reservations, cinta de Warner Brothers dirigida por Scott Hicks. En esta producción, el actor interpreta al vecino y pretendiente de Catherine Zeta-Jones. Poco antes, aterrorizó a las audiencias participando en la adaptación cinematográfica de Bug, dirigida por William Friedkin y lanzada por Lion's Gate. Aquí participan también Ashley Judd y Harry Connick, Jr.. Otros créditos cinematográficos recientes incluyen The New World, dirigida por Terrence Malick y protagonizada por Colin Farrell; Million Dollar Baby, de Clint Eastwood; dos cintas de Barry Levinson: Bandits y An Everlasting Piece; y The Grey Zone, de Blake Nelson, entre otras. Algunas de sus participaciones en televisión incluyen la producción de The Hallmark Hall of Fame de "Blackwater Lightship"; "Oz" (HBO); y "Law & Order: SVU". En 2007, O'Byrne desempeñó el papel principal en el docudrama "Alexander Hamilton", producción que formó parte de la galardonada serie American Experience, de PBS.

O'Bryen ha sido nominado en varias ocasiones para un Tony gracias a su participación en "The Lonesome West", "The Beauty Queen of Leenane" y "Doubt", y ganó un Tony por su encarnación de un pedófilo homicida en "Frozen", estrenada en 2004. Antes de "Utopia", coestelarizó junto con Oliver Platt la obra "Shining City", presentada en Broadway y dirigida por Robert Falls para The Manhattan Theatre Club. O'Bryen fue nominado para un Premio DramaDesk por cuarta vez consecutiva a causa de "Utopia", y es también el depositario de un Drama Desk y un Outer Critics Circle Award por su desempeño en "Doubt", así como de un Obie y un Premio Lucille Lortel por "Frozen". O'Byrne atribuye su éxito a su entrenamiento en el Centro Samuel Beckett del Trinity College.


ACERCA DE LOS REALIZADORES

TOM TYKWER (Director/Compositor) nació en Wuppertal en 1965 y filmó una película por primera vez a los once años de edad, utilizando una cámara de Súper -8. A partir de 1980 trabajó en numerosos cines de arte como proyeccionista. En 1988 se convirtió en el programador de las famosas salas berlinesas de cine Movimento, realizó algunos análisis de guión y filmó los perfiles televisivos de algunos directores renombrados. Esto le permitió mantenerse con vida. Por esas fechas conoció al camarógrafo Frank Griebe, quien ha trabajado en prácticamente todos los proyectos cinematográficos de Tykwer.

Tras un par de cortometrajes, Because (1990) y Epilogue (1992), Tykwer filmó Deadly Maria en 1993, su primer largometraje. La cinta debutó ese mismo año en el Hot Fil Festival y más tarde fue presentada en más de sesenta festivales alrededor del mundo. Los actores participantes fueron Nina Petri, Sepp Bierbichler y Joachim Król, además de otros que a lo largo del tiempo han participado recurrentemente en los proyectos de Tykwer.

Tykwer, Stefan Arndt, Wolfgang Becker y Dany Levy fundaron la compañía X Filme Creative Pool en 1994. Arndt, uno de los productores involucrados en la creación de Deadly Maria, se convertiría eventualmente en un importante miembro del equipo de producción de Tykwer. La otra integrante a tomar en cuenta en esta sociedad es Maria Köpf.

Tykwer escribió el guión de Life is All You Get junto con Wolfgang Becker. Corría el año de 1995. Hacia 1996 dirigió su segundo largometraje Winter Sleepers, lanzado un año más tarde. Uno de los contactos más importantes establecidos a lo largo de la producción fue con el diseñador e ingeniero de sonido Matthias Lampert, quien desde entonces se ha encargado del audio de todas las cintas de Tykwer.

En 1998, Tykwer filmó Run Lola Run, la película que le brindó a X Filme su primer éxito internacional. A pesar de, o quizá precisamente por su muy original estructura narrativa, la cinta se convirtió en el film alemán más popular de ese año. A lo largo del tiempo ha ganado más de treinta premios alrededor del mundo.

Su cuarta cinta, The Princess and The Warrior (2000), en la que Tykwer pudo trabajar una vez más con Franka Potente - la actriz que interpretara a Lola años antes - supuso el exitoso debut de X Verleigh AG, la nueva compañía distribuidora de Tykwer. Esta cinta supuso asimismo la primera vez que el director pudo trabajar con la editora Mathilde Bonnefoy y con el diseñador Uli Hanisch, el comienzo de una fructífera y creativa relación que ha perdurado hasta la actualidad.

En 2002 Heaven vio la luz. Esta es la primer película en inglés del director y está basada en un guión escrito por el cineasta polaco Krzysztof Kieslowski. Coproducida por X Filme y Miramax, con Cate Blanchett y Giovanni Ribisi en los papeles protagónicos, la película fue la encargada de abrir el Festival Internacional de Cine de Berlín en 2002.

En agosto de 2002, Tykwer realizó un cortometraje, True, con Natalie Portman y Melchior Beslon. Este proyecto fue incluido en la compilación Paris, Je T'aime, conformada por varias historias de amor parisino dirigidas por una diversa selección de directores internacionales.

Tras cuatro años de intenso trabajo, Perfume, la cinta más elaborada de Tykwer, fue lanzada comercialmente el 14 de septiembre de 2006. Aunque la cinta fue objeto de controversia, esta versión cinematográfica de la novela de Patrick Süsskind, producida por Bernd Eichinger y estelarizada por Ben Wishaw, Dustin Hoffman, Alan Rickman y Rachel Hurd-Wood, se convirtió en el film más taquillero de toda la carrera de Tykwer. La película permaneció en las listas internacionales durante varias semanas, agotando entradas en Europa, Asia y Sudamérica.

En septiembre de 2008, Tykwer dirigió el corto Thge Inside of Things, que forma parte de un DVD compilatorio organizado por Alexander Kluges y basado en el libro El Capital, de Karl Marx.

En octubre, Tykwer dio inicio al rodaje del corto Feierlich Travels, su contribución al proyecto Germany 09, en el que más de doce realizadores germanos expresan su particular opinión sobre la actual situación política, cultural y social de Alemania.

En noviembre de 2008 Tykwer supervisó la filmación de una colaboración germano-kenyana de bajo presupuesto: Soul Boy, cinta filmada en el arrabal más grande África, Kibera (Nairobi). Tykwer y la directora Hawa Essuman, de extracción kenyana, realizaron este film basándose en guión coescrito por Tykwer y Billy Kahora, escritor originario de Nairobi.

Los proyectos producidos por Tykwer y X Filme incluyen cintas como Gigantic (1999, del director Sebastian Schipper), Soundless (2004, del director Mennan Yapo), A Friend of Mine (2006, de Sebastian Schipper) y The Heart is a Dark Forest (2007, de la directora Nicolette Krebitz).

CHARLES ROVEN (Productor) ha sido un exitoso productor durante casi tres décadas. Es cofundador de Atlas Entertainment, así como de ACE Media, su compañía afiliada. Roven ha logrado desarrollar una pericia única porque en realidad suele sentirse cómodo produciendo cintas muy comerciales sin perder de vista su misión, consistente en producir películas independientes y, por lo general, muy aclamadas por la crítica. Es un reputado innovador y colaborador creativo que se ha granjeado el respeto de la crítica internacional por un catálogo que ha logrado recaudar billones de dólares a lo largo del tiempo. En 2008, Charles Roven recibió un premio ShoWest al Productor del Año por sus prolíficas contribuciones a la industria cinematográfica, y lo mismo le ocurrió durante la premiación del Dubai Film Festival, pero esta vez en la categoría de Realizador del Año.

Roven produjo dos de las más importantes cintas de 2008: la aclamada The Dark Knight (Warner Bros.), dirigida por Christopher Nolan y estelarizada por Christian Bale, Michael Cane, Heath Ledger, Gary Oldman, aaron Eckhart, Maggie Gyllenhaal y Morgan Freeman. Esta película ha roto innumerables récords, logrando recaudar casi un billón de dólares a nivel mundial y haciéndose acreedora a ocho nominaciones para el Oscar, nueve nominaciones para el BAFTA, así como Globos de Oro, un SAG, un People's Choice, un Critics Choice y otros más por el estilo; y la taquillera comedia Get Smart, inspirada por el clásico programa de televisión, dirigida por Pete Segal y estelarizada por Steve Carrel, Anne Hathaway, Dwayne "The Rock" Johnson, Terence Stamp y Alan Arkin. Roven también produjo The Bank Job (Lionsgate), protagonizada por Jason Stathan y Saffron Burrows y dirigida por Roger Donaldson. Esta película se colocó en el número uno de las listas el mismo día de su estreno y a la fecha ha sido objeto de excelentes reseñas.

Recientemente, Roven dio inicio a la producción de Season of the Witch, que será lanzada por Relativity Media y contará con las actuaciones de Nicolas Cage y Ron Perlman, además de la dirección de Dominic Sena.

Sus distinguidos créditos incluyen Batman Begins, la precuela de The Dark Knight, dirigida por Christopher Nolan y estelarizada por figuras de la talla de Christian Bale, Micahel Caine, Katie Holmes, Liam Neeson, Morgan Freeman, Gary Oldman y Ken Watanabe. La precuela logró recaudar más de $370 millones de dólares alrededor del mundo. Roven también produjo el musical Idlewild (Universal/HBO), protagonizado por Andre Benjamin (Andre 3000) y Antwan Patton (Big Boi), así como Brothers Grimm, de Terry Gilliam y con las actuaciones de Matt Damon y Heath Ledger. Previamente, Roven había producido la exitosa Scooby Doo, que en su momento recaudó $275 mdd alrededor del mundo, así como la secuela: Scooby Doo 2: Monsters Unleashed.

Tras una exitosa carrera como representante artístico, Rogen se aventuró en los dominios de la producción cinematográfica. De esta manera trabajó en Final Analysis, en Twelve Monkeys (nominada al Oscar), Fallen, la cinta de romance fantástico City of Angels, que logró recaudar $200 mdd, y la aclamada Three Kings, una aclamada historia acerca del estado de cosas que siguió a la Guerra en el Golfo Pérsico.

RICHARD SUCKLE (Productor) asistió tanto a la Universidad de Chicago como a la de Nueva York. Durante su época de estudiante dio inicio a su carrera en el mundo del entretenimiento desempeñándose en Broadway como administrador de la compañía Gatchell & Neufeld. Así, trabajó tanto en "Aspectos of Love", original de Andrew Lloyd Weber, como en las ganadoras de un par de premios Tony, "Lettice & Lovage" y "City of Angels".

Suckle probó suerte tiempo más tarde en la industria disquera y se unió a la compañía de relaciones públicas Shore Fire Media, en donde pudo trabajar para artistas de la talla de los galardonados Wynton Marsalis, Bruce Springsteen y Hall & Oates. Tras su graduación, en 1991, este nativo de Filadelfia se mudó a Los Angeles a fin de sumarse a Roven/Cavallo Entertainment, que en 1993 se convirtió en Atlas Entertainment. A lo largo de sus once años en Atlas, Suckle participó en el desarrollo y producción de un sinnúmero de proyectos, incluyendo Twelve Monkeys, dirigida por Terry Gilliam, y Fallen, estelarizada por el galardonado (dos Premios de la Academia) Denzel Washington- en ésta última producción, Suckle fungió como productor asociado.

En 2002, Suckle y Charles Roven produjeron la taquillera Scooby Doo, así como su secuela Scooby-Doo 2: Monsters Unleashed (2004). Ambas cintas lograron recaudar más de $450 mdd alrededor del mundo. En esa misma época, Suckle fundó R&R Entertainment, que no es otra cosa que una sociedad con Raja Gosnell, director de Scooby-Doo. Juntos, Gosnell y Suckle crearon Yours, Mine and Ours (2005), estelarizada por Dennis Quaid y Rene Russo y dirigida por Gosnell. En 2006, Suckle financió independientemente la comedia sexual para adolescentes Extreme Movie starring Micahel Cera, que fue comprada al doble de su costo a The Weinstein Company. Ese mismo año, Suckle trabajó de nuevo con Atlas Entertainment, negociando así un contrato exclusivo de producción. Actualmente, Suckle y Roven se encuentran inmersos en el desarrollo de algunos proyectos, incluyendo ciertas colaboraciones con el aclamado cineasta Niki Caro (Whale Rider, North Country) y con el multigalardonado comediante inglés Ricky Gervais. Agente Internacional supone la tercera vez que Roven y Suckle producen algo junto.

LLOYD PHILLIPS (Productor) nació en Sudáfrica pero creció en Nueva Zelanda. Su tempranero trabajo como fotoperiodista le permitió entrar a la National Film School de Inglaterra, y su cinta debut, The Dollar Bottom, ganó el Oscar al Mejor Corto Dramático de Acción Real, además de convertirlo en el primer neozelandés galardonado con un Premio de la Academia.

A lo largo de los años, la carrera de Phillips lo ha llevado a algunas de las locaciones mundiales más espectaculares. Ahí a podido supervisar numerosas producciones, algunas realizadas en climas realmente extremos. Tras sumarse al equipo del director Martin Campbell, Phillips contribuyó a la creación de Vertical Limit, filmada en los Alpes Sureños de Nueva Zelanda. Más tarde volvió a asociarse con Campbell en Beyond Borders, estelarizada por Angelina Jolie y Clive Owen, y realizada en Canadá, Namibia y Tailandia, pero también para the Legend of Zorro, filmada en México y protagonizada por Antonio Banderas y Catherine Zeta-Jones. Phillips también produjo Racing Stripes en Sudáfrica y produjo como productor ejecutivo en Running Free, rodada en Sudáfrica y Namibia.

Phillips trabajó con el director Terry Gilliam en el thriller de ciencia-ficción, Twelve Monkeys, estelarizado por Bruce Willis, Madelaine Stowe y Brad Pitt. Trabajó con Alec Baldwin y Anthony Hopkins en The Edge, filmada en Alberta, Canadá, y en Savage Island (conocida también como Nate and Hayes), filmada en Fiji. Phillips produjo y coescribió esta cinta, estelarizada por Tommy Lee Jones, junto con John Hughes.

Otros créditos incluyen Warlords of the 21st Century así como el telefilm "The Magnificent One", la miniserie "Heart In the High Country" y la cinta Deception, protagonizada por Liam Neeson y Andie MacDowell. Phillips fungió asimismo como consejero de producción en Species, dirigida por Roger Donaldson.

Además de Agente Internacional, Phillips se encuentra inmerso en la preproducción de Joint Security America, escrita y a punto de ser dirigida por David Franzoni, así como en la creación de una cinta documental aún sin título acerca de los médicos y otros ayudantes humanitarios que suelen acudir a las zonas de desastre y de guerra. También fungió como productor ejecutivo de la siguiente cinta de Tarantino, Inglorious Bastards.

Phillips no sólo cuenta con una extensa carrera cinematográfica, sino que asimismo ha producido un par de musicales para Broadway: "The Three Penny Opera", con Sting, y "Jmaes Clavell's Shotgun: The Musical". Además, continúa siendo un ávido fotógrafo y le da por publicar un diario ilustrado de cada una de sus películas.

Phillips es Presidente/Productor de la compañía independiente Kava Productions y continúa desarrollando una gran lista de proyectos.

ERIC WARREN SINGER (Guionista) nació y creció en Los Ángeles, California. Asistió a la Universidad en Boston, en donde dirigió una cinta estelarizada por James Galdonfini. Esta cinta ganó algunos premios. Tras la graduación, Singer volvió a Los Ángeles, en donde se desempeñó como escritor principal de la serie animada "Aeon Flux", transmitido por MTV. Su primer guión fue dirigido por David Fichner y logró catapultar a Eric al mundo de la escritura de guiones para largometrajes. A partir de entonces comenzó a escribir guiones para Ron Howard y Gore Verbinski.

Agente Internacional es su primer cinta producida debidamente. Singer continúa viviendo y trabajando en Los Ángeles.

ALAN G. GLAZER (Productor Ejecutivo) se entrenó en el programa para representantes artísticos de la agencia William Morris. Más tarde se sumó al equipo de Roven y Cavallo/Atlas Entertainment. Eso fue en 1994. Hoy día, como Vicepresidente Ejecutivo de esta compañía, Glazer supervisa todas las actividades administrativas y empresariales de Atlas Entertainment.

Además, Glazer fungió como productor ejecutivo en The Bank Job, dirigida por Roger Donaldson y protagonizada por Jason Statham y Saffron Burrows. Asimismo coprodujo Get Smart. Sus créditos previos como productor ejecutivo incluyen LIVE!, escrita y dirigida por el galardonado documentalista Bill Guttentag y estelarizada por Eva Mendes; Scooby-Doo 2: Monsters Unleashed; Bulletproof Monk; y Scooby-Doo, que logró recaudar más de $275 mdd alrededor del mundo. Glazer se desempeñó como productor asociado en City of Angels, que contó con las actuaciones de Nicolas Cage y Meg Ryan, y produjo el especial "Making Angels" (HBO). Fue productor asociado en Three Kings, protagonizada por Geroge Clooney, Mark Wahlberg y Ice Cube, y fungió como productor ejecutivo del programa especial "On the Set of Three Kings" (HBO). Glazer se aventuró también en el mundo de los documentales con "Hamster Factor", un documental acerca de la filmación de la cinta Twelve Monkeys, y "Under the Bunker: On the Set of Three Kings".

RYAN KAVANAUGH (Productor Ejecutivo) BIOGRAFIA EN PREPARACIÓN

FRANK GRIEBE (Director de Fotografía) ha recibido numerosos premios y nominaciones por su trabajo como cinematógrafo, incluyendo, de manera reciente, un German Film Award in Gold y un European Film Award en la categoría de Mejor Cinematógrafo por su trabajo en Perfume.

Considerado uno de los mejores cinematógrafos de Alemania, Griebe recibió un German Film Prize en 1999 por su trabajo en Run Lola Run. Un año antes recibió el mismo premio por Winter Sleepers. Además de estas cintas de Tom Tykwer, Griebe filmó otras del mismo director: The Princess and the Warrior, por la que fue nominado para un premio durante la edición 2001 de los European Film Awards; Heaven, por la que recibió un premio otorgado por la Asociación de Críticos Alemanes y fue nominado para un German Camera y para un European Film Award; y True, un cortometraje para la compilación Paris Je T'aime. Sus numerosos créditos incluyen también Trains'n'Roses, por la que ganó un German Film Award; Gigantics, que marca el debut como director de Sebastian Schipper; Naked, de Doris Dörie; y Berlin Blues, de Leander Haussman. Recientemente fotografió Play Your Own Thing: A Story of Jazz in Europe, A Summer's Fairy Tale y el documental Ich Dich Auch.

Griebe dio inicio a su carrera fungiendo como aprendiz de procesador cinematográfico. Entre 1984 y 1986 se entrenó a fin de convertirse en un asistente de camarógrafo reconocido por el estado. Así pasó siete años trabajando con camarógrafos de la talla de Herbert Müller, Michael Teutsch, Jürgen Jürges y Erling-Thurmann Andersen, con quienes hizo de todo: programas de televisión, documentales, películas y comerciales. Ha sido honrado con varios premios, entre ellos un Kodak Prize (en 1993), un German Camera Prize (1994) y un Premio de los Estudiantes otorgado durante la edición 1995 del Mankai Brothers Camera Festival, celebrado en Bitola.

ULI HANISCH (Diseñador de Producción) es uno de los diseñadores de producción más importantes de Alemania. Recibió premios en otorgados por las asociaciones de cine de Bavaria, Alemania y Europa en general por su trabajo en Perfume, del director Tom Tykwer. En el pasado había colaborado con este mismo director en las cintas Heaven, The Princess and the Warrior y Wintersleepers. En 2001, Hanisch diseñó The Experiment, por la que recibió un German Film Prize al mejor diseño de producción. Recientemente diseñó el drama histórico Anonyma, del director Max Färberböck.

Hanisch nació en Nuremberg en 1967. Mientras estudiaba comunicación visual en Düsseldorf trabajó como diseñador gráfico para algunas agencias de publicidad. En 1987 dio inicio a una longeva colaboración con Christoph Schlingensief, el director de varias cintas experimentales, entre ellas The German Chainsaw Massacre, Terror 2000 y United Trash.

Sus numerosos créditos incluyen el diseño de 00-Schneider - Jagd auf Nihil Baxter, del excepcional comediante Helge Schneider, así como de Praxis Dr. Hasenbein, también de Schneider, y Das Wunder Von Bern, dirigida por Sönke Wortmann. En televisión, este hombre diseñó la trágica historia "Stauffenberg".

Fue el director artístico de cintas tan renombradas como Aimee & Jaguar y Schlaraffenland, pero asimismo trabajó en el departamento artístico de algunas de las películas europeas más famosas de los últimos tiempos: the Baby of Macon y Tykho Moon. En la actualidad, Hanisch imparte una clase de dirección artística y diseña un proyecto escénico con sus estudiantes en la International Film School (IFS), en Colonia.

NGILA DICKSON (Diseñadora de Vestuario) ganó un Premio de la Academia en 2004 por su desempeño en Lord of the Rings: The Return of the King, de Peter Jackson. Ese mismo año también fue nominada por los disfraces que creó para The Lasst Samurai, de Edward Zwick. Dickson había sido nominada previamente tanto para un Oscar como para un BAFTA al Mejor Diseño de Disfraces por su trabajo en The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring. Asimismo ganó un BAFTA por los disfraces que creó para the Lord of the Rings: The Two Towers y un Costume Designers Guild Award por The Lord of the Rings: The Return of the King, que asimismo propició su tercera nominación para un BAFTA.

De manera más reciente, Dickson diseñó el guardarropa de Fool's Gold, estelarizada por Matthew McConaughey y Kate Hudson; de Blood Diamond, protagonizada por Leonardo DiCaprio, Djimon Hounsou y Jennifer Connelly; y de The Illusionist, estelarizada por Edward norton, Paul Giamatti y Jessica Biel. Gracias al trabajo realizado en ésta última, Dickson fue nuevamente nominada para un premio del Costume designers Guild.

Originaria de Nueva Zelanda, Dickson trabajó por primera vez para Peter Jackson en Heavenly Creatures, la cinta de debut del director. Sus créditos más antiguos incluyen asimismo el proyecto para televisión "The Rainbow Warrior Conspiracy" (1989), acerca del hundimiento de este barco de la asociación ecologista Greenpeace, así como la versión cinematográfica de esta misma historia: The Rainbow Warrior. Dickson diseñó también el vestuario para la mundialmente famosa serie de televisión "Xena: Warrior Princess", y por ello fue premiada con un New Zealand Film and TV Award en la categoría de Mejor Contribución al Diseño de Una Producción.

MATHILDE BONNEFOY (Editora) ganó un German Film Award in Gold en 1991 por su trabajo de edición en Run Lola Run.En 2000 fue nominada por la American Cinema Editors (ACE) para un Eddy gracias a este mismo desempeño. Para el mismo director (Tom Tykwer), Bonnefoy editó True, corto incluido en el proyecto recopilatorio Paris Je T'aime, así como Heaven y The Princess and the Warrior. Estas dos últimas cintas fueron nominadas para un par de German Camera Awards.

Sus créditos cinematográficos incluyen asimismo otras grandes producciones, entre ellas el documental Los Invisibles, de Win Wenders; otro documental del mismo director llamado The Soul of a Man, que gira en torno al Blues y forma parte de una compilación temática que también incluye el trabajo de otros directores, entre ellos Charles Burnett, Spike Lee, Martin Scorsese y Clint Eastwood; y Twelve Miles to Trona, un cortometraje creado expresamente para la compilación 10 Minutes Older - The Trumpet, que también cuenta con segmentos creados por gente como Jim Jarmusch, Jean-Luc Godard, Bernardo Bertolucci, Spike Lee y Werner Herzog.

En el plano de la televisión, Bonnefoy dirigió el documental Into the Night with Robert Wilson and Amira Casar. Para la banda alemana de heavy metal RAMMSTEIN, esta mujer dirigió y editó un documental: The Making of RAMMSTEIN - Mein Teil, además del célebre Anaconda Im Netz.También dirigió y editó el documental Into the Night with Julie Delpy and Bela B.

El resto de sus créditos incluye las cintas Solstice, The Favor y el segmento Faubourg Saint-Denis para la compilación Paris Je T'aime. Hace poco tiempo, Bonnefoy escribió, dirigió y editó Insensitive, un corto transmitido por ARTE TV durante la primavera de 2008.

JOHNNY KLIMEK & REINHOLD HEIL (Compositores) han vuelto a colaborar con Tom Tykwer tras componer, junto con él, la banda sonora de sus películas Run Lola Run, Winter Sleepers y Perfume: Ths Story of a Murderer. Además, en 2003, el trío, bajo el nombre de Pale 3, compuso un tema para la banda sonora de The Matrix Revolutions.

Heil & Klimek han compuesto las bandas sonoras de One Missed Call; One Hour Photo, protagonizada por Robin Williams; la australiana Swimming Upstream, estelarizada por Geoffry Rush; y, de manera más reciente, Deck Dogs, película realizada en Australia. También compusieron la música de la histórica Sophie Scholl - The Final Days, que ganara un Oso de Plata y fuera nominada para un Premio de la Academia a la Mejor Cinta en Lengua Extranjera. Otros créditos incluyen George A. Romero's Land of the Dead; The Cave; Blood & Chocolate, de Katja Von Garnier; y Anamorphe, estelarizada por Willem Dafoe.

Este dúo musical ha compuesto muchísima música para televisión. Sus créditos en este rubro incluyen la exitosa serie "Without a Trace", del director Jerry Bruckheimer (para este programa también compusieron el tema principal), y "Deadwood", transmitida por HBO y nominada tanto para un Emmy como para un Globo de Oro, así como algunas cintas para televisión, entre ellas "Tangled", estelarizada por Rachel Leigh Cook y Jonathan Rhys Meyers; "Bang, Bang, You're Dead"; "Confessions of a Campus Rookie", de Ernest Dickerson; y, más recientemente, "Iron Jawed Angels" (HBO), protagonizada por Hilary Swank y nominada para un Globo de Oro.

Hace tiempo, cuando apenas comenzaban a trabajar juntos, Heil & Klimek fueron incluidos en la lista anual de "Los 20 Nuevos Talentos Más Creativos" de la revista Variety.





Loading...

1 comentarios :

Sería útil que aportaras tu opinión sobre la película para tener más puntos de vista. Gracias!


Free Page Rank Tool
script de usuarios en linea
 
TOP