agosto 09, 2016


Mi amigo el dragon: Sinopsis, elenco, ficha: Pete's Dragon 2016

LEE en EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO el artículo ORIGINAL CINE

http://elbazardelespectaculocine.blogspot.com

SINOPSIS

Durante años, un viejo tallador de madera, el Sr. Meacham (Robert Redford), ha cautivado a los niños de la apacible ciudad de Millhaven con sus relatos del feroz dragón que vive en lo profundo de los bosques del Noroeste del Pacífico.

Para Grace (Bryce Dallas Howard), su hija, quien trabaja como guarda forestal en esos mismos bosques, sus historias no son más que fábulas… hasta que conoce a Pete (Oakes Fegley).

Pete es un misterioso niño de 10 años, que no parece tener familia ni hogar y asegura vivir en el bosque con un enorme dragón verde llamado Elliot. Por las descripciones de Pete, Elliot parece muy similar al legendario dragón de los relatos del Sr. Meacham.

A medida que Grace comienza lentamente a ganarse la confianza de Pete haciéndole ver que existe un mundo fuera del bosque, la presencia de Pete hace a Grace replantearse su propia vida, incluida su relación con Jack (Wes Bentley), el dueño del aserradero local. Jack quiere apoyar los esfuerzos de Grace por estudiar y proteger los bosques que los rodean, pero al mismo tiempo necesita enfocarse en que su compañía siga siendo rentable, y eso comienza a abrir una brecha entre ambos. PD_03943.JPG

Cuando la idílica vida en el bosque de Pete y Elliot se ve amenazada, Grace, con la ayuda de Natalie (Oona Laurence), la hija de 11 años de Jack, parte a descubrir la verdad acerca de este dragón y determinar de dónde proviene Pete… y cuál es su verdadero hogar.

MI AMIGO EL DRAGÓN , la nueva versión de la entrañable película familiar de Disney, está dirigida por David Lowery a partir de un guión de Lowery y Toby Halbrooks, está basada en un guión de Malcolm Marmorstein y fue producida por Jim Whitaker, p.g.a.; Barrie M. Osborne es el productor ejecutivo.

~ EL ORIGEN~

En 1977, Walt Disney Studios estrenó el musical de acción real animado MI AMIGO EL DRAGÓN: la encantadora historia de un niño y la amistad que mantiene con un dragón verde animado, que fue protagonizado por Mickey Rooney, Helen Reddy, Red Buttons y Shelley Winters.

Hacía tiempo que Disney deseaba ofrecer la historia MI AMIGO EL DRAGÓN a toda una generación nueva de cinéfilos. Para ello, convocó al productor Jim Whitaker (Horas contadas, Friday Night Lights), cuya compañía productora tiene su sede en el estudio, para que encabezara el proyecto. "Muchas personas crecieron con la película original; para nosotros el concepto de esa película fue el puntapié inicial", refiere Whitaker. "Sabíamos que esta historia tan simple sobre un niño y su dragón continuaba teniendo potencial para convertirse en una película muy especial".

Whitaker y el estudio comenzaron a buscar posibles guionistas que pudieran dar un enfoque nuevo a la historia, para lo cual posaron su mirada en el guionista y director David Lowery, cuyo poderoso cortometraje Pioneer, presentado en el Festival de Cine de Sundance de 2011, le valió galardones por sus habilidades como narrador. Cuando el largometraje de Lowery Ain't Them Bodies Saints -un intenso drama ambientado en la ciudad de Texas en la década de 1970, protagonizado por Casey Affleck, Ben Foster y Rooney Mara- se estrenó en Sundance en 2013 y fue recibido con entusiasmo por parte del público y la crítica, comenzaron a considerarlo también como un posible director.

Lowery podría no parecer la opción más obvia para escribir y dirigir una nueva versión de la entrañable película de Disney, sin embargo, entre su primer largometraje y MI AMIGO EL DRAGÓN hay numerosas similitudes. Ambas historias nos hablan de un sentido de pertenencia y, en el caso de Pete, un sentido de familia. Whitaker agrega: "Además, hay una candidez en ambas películas y el asombro de ver las cosas a través de los ojos de un niño, y sabíamos que David sería capaz de dar un nuevo enfoque, simple pero puro, a la historia".

De niño, Lowery era fanático de los clásicos de Disney (PINOCHO fue la primera película que vio en cine), ya que apelaban a su pasión por la aventura. Pero Disney quería que la nueva MI AMIGO EL DRAGÓN no tuviera otra asociación con la película original más que el título y la premisa básica. Buscaba a alguien que pudiera crear una historia totalmente original con personajes nuevos.

A Lowery y su socio Toby Halbrooks siempre los atrajeron los proyectos que suponen una cierta ingenuidad e inocencia, y estaban muy entusiasmados por las posibilidades que ofrecía este proyecto. MI AMIGO EL DRAGÓN resultó ajustarse perfectamente a su sensibilidad como escritores. "Me encantó la idea de hacer una película que apela a la imaginación y posee una cuota de fantasía", cuenta Lowery. "Además, no había ninguna necesidad de pensar siquiera en reinventar la rueda cuando esa rueda funcionaba tan bien".

"Todo proceso de desarrollo de una película requiere realizar una serie de borradores pero, francamente, desde el primer borrador -en rigor, desde las primeras veinte páginas- supimos que la película estaba allí", señala Whitaker. "David estaba detrás de un estilo que él llama 'realismo mágico', y fue algo que logramos porque David permitió que la magia se colara en el guión de formas inesperadas".

Muchas de las películas clásicas de Disney como DUMBO y BAMBI plantean cuestiones importantes para los niños y los ayudan a prepararse con las herramientas necesarias y una guía para lidiar con esas cuestiones en sus propias vidas. "Nuestra historia plantea una pregunta fundamental: a dónde pertenece cada uno", declara Lowery.

Una vez finalizado el guión, Lowery se abocó a la dirección, y lo que imaginó fue una película clásica que capturara lo que significa ser un niño. "Cuando tienes 10 años, todo lo que haces parece una aventura épica", señala. "No necesitas ir montado sobre el lomo de un dragón… el simple hecho de trepar a un árbol es algo apasionante para un niño". PD_08420_R_HorC.jpg

~ LA ELECCIÓN DEL REPARTO ~

La experiencia de Bryce Dallas Howard con MI AMIGO EL DRAGÓN fue casi tan mágica como la película misma. La actriz, entre cuyos créditos se incluyen: La aldea, HISTORIAS CRUZADAS y la exitosa película del verano pasado Jurassic World (Mundo Jurásico), entre otros, recuerda la película original de MI AMIGO EL DRAGÓN como una parte fundamental de su infancia.

"Cuando era chica, era una de mis películas favoritas", cuenta Howard. "Uno de mis primeros recuerdos viendo una película es mirando MI AMIGO EL DRAGÓN. Esa película tiene algo especial… no sé qué es, pero de inmediato conmueve a la niña que tengo en mi interior".

De manera que cuando el productor Jim Whitaker, a quien Howard conoce desde hace mucho tiempo y considera un muy buen amigo, la llamó para hablar de la película, parecía demasiado bueno para ser cierto. Whitaker quería que se reuniera con el director David Lowery ya que había pensado en ella para dar vida a Grace, la guarda forestal -hija del Sr. Meacham- que al principio es bastante escéptica respecto de la afirmación de Pete, de que su amigo Elliot es un dragón.

Howard ya conocía el trabajo de Lowery; para ella Ain't Them Bodies Saints: "es una película fantástica, llena de matices, impresionista y sofisticada"; y estaba fascinada de saber que él estaba vinculado al proyecto. "El sólo pensar lo que alguien como David podía aportar a una historia como ésta, enriquecía todo mucho más", señala.

Howard quedó más entusiasmada aún, tras reunirse con Lowery y enterarse de que esta película no sería una readaptación sino que complementaría la película original. "Me encantó el tono del guión, y David no buscaba volver sobre los recuerdos que la gente guardaba de la primera película, sino que quería crear una película que pudiera mantenerse a la par de la original", señala.

Howard continúa: "Es una película familiar inteligente, pero también una aventura apasionante, y creo que el público está deseoso de ver películas familiares que sean inteligentes y emocionalmente cautivantes. Las mejores películas de Disney son catárticas y presentan personajes que comienzan sin tener nada y acaban recibiendo más de lo que hubieran esperado. Además, brindan a los niños la oportunidad de procesar sentimientos difíciles, y esta película también logra eso".

"David comprendió que la película tenía todos estos temas sofisticados que la atravesaban pero también tenía una trama que, en esencia, no era todo risas, música y diversión", refiere Howard. "Pero de esa clase de realismo y de esa verdadera pérdida que ha experimentado Pete puede llegar el consuelo, así como un viaje y una aventura que sí están cargados de diversión y belleza, amistad y familia".

Howard mantuvo numerosas conversaciones con Lowery acerca de cómo dar mayor profundidad a su personaje, y juntos comprendieron que mientras Pete está atravesando un viaje de aprendizaje, Grace también emprende un viaje propio: un viaje por redescubrir a la niña que fue en su infancia y reconectarse con esa etapa de su vida. "Pete está buscando un hogar pero no sabe dónde está exactamente; a Grace, su amistad con Pete la ayuda a reconectarse con su padre y a comenzar a imaginarse a sí misma con una familia propia", declara, "lo cual me pareció un contrapeso realmente hermoso".

Para el papel crucial de Pete, el niño que es hallado en el bosque y que fue separado de sus padres seis años atrás, los realizadores deseaban hallar a un joven actor con habilidades tan naturales que pudiera bajar la guardia y ser sencillamente un niño. La directora de casting Debra Zane (007: Operación Skyfall, Los juegos del hambre, Belleza americana) encabezó una búsqueda por todo el mundo y entrevistó a miles y miles de niños, hasta que finalmente dio con el joven de Pensilvania de 12 años de edad: Oakes Fegley.

El joven actor ya tenía varios créditos en su haber, incluidos papeles recurrentes en series de televisión como Boardwalk Empire y Person of Interest y en el largometraje Hasta que la muerte los juntó, pero eso no fue lo que sedujo a Lowery.

"Creo realmente que hay un momento, un lugar y un tipo de película en la que uno busca un niño que pueda interpretar a Shakespeare o lograr la interpretación que le pidas", señala el director. "Pero la clase de películas que a mí me gusta hacer se enfoca más en dejar que los niños sean niños, así que yo buscaba niños sin pretensiones que no buscaran alardear o intentar impresionarme, sino que pudieran ser sencillamente ellos mismos".

Zane estaba enloquecida con Fegley, pero Lowery no estaba seguro de hacerse ilusiones. Sin embargo, a pesar de estar indeciso, vio sus videos y accedió a encontrarse con el joven actor en persona. Lowery viajó a Nueva York y desde el momento en que Fegley entró en la sala, supo que habían encontrado a su Pete. "Sencillamente tenía ese algo", señala Lowery. "No sé cómo describirlo, pero había algo muy genuino en él".

Pete siempre ha dado por hecho que él sabe cómo funciona el mundo. Los recuerdos que conserva están ligados a un roto y maltrecho libro infantil: Elliot Gets Lost (Elliot se pierde), que relee una y otra vez. Pero cuando se entera de que el mundo en realidad es mucho más grande y complejo de lo que él creía, comienza a cuestionarse su lugar en el mundo. Es un personaje que atrajo a Fegley de inmediato.

"Pete es un niño muy curioso y, al igual que a mí, le gusta hacer muchas preguntas. Y si bien no tiene la inteligencia de un chico común de 10 años de edad, es inteligente en otras cuestiones", explica Fegley. "Sabe cómo sobrevivir en el bosque pero no tiene ni idea cómo hacerlo en el mundo civilizado".

Y agrega: "Pete sólo confía en Elliot, y Elliot, de alguna manera, sabe a dónde pertenece Pete. Al principio, cree que su lugar es junto a Elliot, pero cuando ve lo amorosos que pueden ser ciertos seres humanos, como Grace, comienza a sentirse confundido. Sin embargo, no quiere abandonar a Elliot, porque para él es como un hermano y un padre al mismo tiempo".

El coguionista Toby Halbrooks señala: "Grace encarna la familia y la figura materna, y Pete ve en ella esa ternura e inteligencia, de manera que si alguien puede llegar a convencer a Pete de abandonar el bosque y elegir tener una familia humana propia, es ella".

Al igual que con el personaje de Pete, Lowery buscaba a alguien que pudiera dotar de gran naturalidad y verosimilitud al personaje de Natalie, lo cual hallaron en la joven de catorce años: Oona Laurence. Si bien la joven actriz ha sido reconocida con un premio Tony® por su trabajo en el musical Matilda the Musical y ha trabajado junto con Jake Gyllenhaal y Rachel McAdams en el largometraje Revancha, es una niña que continúa actuando como tal, incluso cuando las cámaras no están rodando.

"En ningún momento teníamos la sensación de que Oona estaba actuando", señala Whitaker. "Era completamente natural y profesional al mismo tiempo; tanto ella como Oakes siempre venían preparados al set y cuando era el momento de trabajar, se abocaban a la tarea que tenían por delante".

Cuando Pete conoce a Natalie en el bosque, siente que es alguien en quien puede confiar. "Pete siente que es amable y eso permite que se hagan amigos y vivan numerosas aventuras juntos", cuenta Fegley.

Laurence agrega: "Natalie no tiene tantos amigos como la mayoría de los niños, así que cuando conoce a Pete y se hacen amigos, se entusiasma. Ella es diferente al resto de las niñas, prefiere los juegos de varones y es un poquito solitaria, como Pete; y además, al igual que Pete, también comprende a Elliot".

Como resultado de su asociación con el Sundance Instititute y el Festival de Cine en sus dos primeras películas, Lowery había estado trabajando con su fundador, Robert Redford, para desarrollar varios proyectos cinematográficos, y le mencionó el papel del Sr. Meacham.

"El dragón es un animal simbólico que aparece en la mitología, y la mitología jugó un papel esencial en mi niñez, así que soy un gran defensor de su importancia", declara Redford. "Yo me crié en un ambiente de clase trabajadora donde no había muchas opciones de entretenimiento, de manera que de algún modo debías ingeniártelas. Y la mitología abría para mí un mundo mucho más extraordinario, de personajes y animales increíbles, que para mí era muy atractivo".

Los ciudadanos de Millhaven siempre han visto al Sr. Meacham como el excéntrico forastero que se la pasa hablando del dragón que vio una vez en el bosque; pero el Sr. Meacham no está loco. Redford explica: "Es la única persona que asegura haber visto al dragón… nadie le cree, pero todos lo quieren y forma parte de su comunidad. Vive aislado, pero no porque sea un bandido, sino porque cree en la magia. Me pareció un personaje fascinante para una película".

Redford continúa: "Yo soy escritor y creo en la ficción, así que solía narrar historias a mis hijos. Creo que es algo que no tiene precio. De hecho, creo que 'había una vez' es una de las frases más maravillosas que puedes imaginar. Cuando eres chico y escuchas las palabras 'había una vez', sientes la maravilla: 'ah, aquí se avecina algo'".

La leyenda de la pantalla grande, que ha protagonizado clásicos como Butch Cassidy and the Sundance Kid, Nuestros años felices, El golpe y Todos los hombres del presidente, ha sido muy selectivo en los últimos años con los papeles que escoge, de modo que Lowery y Halbrooks adaptaron el papel para ajustarlo a las fortalezas de Redford como actor, lo que lo alentó a involucrarse en el rol.

"Creo que es una historia muy humana e interesante", señala Redford. "Es la historia íntima de un padre, una hija y un niño que ha sobrevivido a un accidente y se ha ido a vivir al bosque, y está llena de magia, pero en esencia, es una historia humana profundamente emotiva".

Lowery, quien atribuye a Redford el haberle ayudado a desarrollar sus talentos como cineasta, señala: "Trabajar con él y tenerlo en una película es un gran honor, y algo que siempre valoré seriamente. Es extremadamente relajado, genial y entusiasta, y jamás mostró la más mínima pretensión. Estaba allí listo para arremangarse y hacer lo que le pidiera".

Wes Bentley (American Horror Story: Hotel, Los juegos del hambre) fue seleccionado para dar vida a Jack, el dueño del aserradero local que mantiene una relación con Grace. La idea de una guardabosques que sale con alguien que destruye los mismos bosques donde ella trabaja y la dicotomía que esto creaba, atrajo al actor, ya que planteaba una cuestión que, de hecho, es un problema real en el mundo de hoy.

"Creo que hay un término medio entre industria y medio ambiente, y la película alude a una época en la cual la conciencia ambiental comenzaba a cobrar relevancia", señala Bentley.

El neozelandés Karl Urban (las películas de Star Trek, El señor de los anillos) se unió al reparto para dar vida a Gavin, el hermano de Jack que también trabaja en el aserradero, y es tanto el villano como fuente de distensión cómica en la película. El objetivo de Gavin es hacer dinero y eso significa extraer toda la madera posible. No tiene malas intenciones, pero acaba siempre haciendo las cosas de la manera equivocada, así que cuando ve a Elliot con sus propios ojos, cree haber encontrado la solución a sus problemas.

"Gavin vive a la sombra de su hermano mayor y cree que capturar a Elliot será su tabla de salvación y pasaporte a la fama", cuenta Urban, "Pero, sinceramente, no sabe qué hacer con un dragón". PD_10539.JPG

~ EL RODAJE ~

Una vez seleccionado el reparto, los realizadores se dispusieron a reunir el equipo creativo, que incluyó a un increíble grupo de artistas de la talla de: Bojan Bazelli, ASC, como director de fotografía; Jade Healy como diseñadora de producción; Amanda Neale como diseñadora de vestuario; Lisa Zeno Churgin, ACE, como editora; Daniel Hart como compositor; y Eric Saindon como supervisor de efectos visuales.

MI AMIGO EL DRAGÓN es una película tanto visual como narrativamente atemporal. Tal como se lo había propuesto su guionista y director David Lowery, en la película no hay un sólo indicio que marque el momento exacto en el que tiene lugar. "Me doy cuenta de que las películas a las que vuelvo y que más adoro son aquellas que siento que no tienen fecha… películas que perduran porque no quedan arraigadas a una época determinada", señala. "De manera que ambientar esta historia en el pasado sin hacer mucho foco en el momento preciso, hace que todo logre una unidad, que no posee una fecha específica pero que parece como si hubiera sido ayer".

En la ciudad ficticia de Millhaven, no hay teléfonos celulares, ni internet ni computadoras. Los automóviles, la ropa, los muebles y hasta la comida son de una época de nuestro pasado, pero son todas cosas que tienen larga vida útil en términos de identificación y disponibilidad.

Esto permitió a Lowery introducir al personaje de Elliot en la película sin tener que depender de la estructura narrativa tradicional. "Te permite adoptar una actitud de: 'Muy bien, este es un mundo en el que existe un dragón que vive en el bosque', y uno lo acepta -o es más fácil de aceptar- porque no hay elementos visuales que hagan al espectador preguntarse: '¿pero por qué nadie saca el teléfono y toma una fotografía?'", señala Lowery.

Si bien MI AMIGO EL DRAGÓN está ambientada en una ciudad del Noroeste del Pacífico de los Estados Unidos, los realizadores decidieron rodar en Nueva Zelanda, ya que para ellos tenía una atmósfera más mágica. Emplazada frente a las costas de Australia en el océano Pacífico Sur, Nueva Zelanda está conformada por dos islas: la isla Norte y la isla Sur.

Nueva Zelanda posee una variada topografía, una gran variedad de climas y un gran número de experimentados equipos de filmación. Además, es la sede de Weta Digital, la compañía de efectos visuales galardonada con un premio de la Academia®, que fue la encargada de dar vida a Elliot.

Para el productor ejecutivo Barrie M. Osborne, quien rodó allí las tres películas de la saga El señor de los anillos y obtuvo un premio Oscar® por la tercera entrega, El señor de los anillos: El retorno del rey, Nueva Zelanda era la locación perfecta. "Entre la fuerza de trabajo y la gente con la que trabajé, y la capacidad organizativa e infraestructura de Nueva Zelanda, tenía todo lo que necesitábamos", señala.

A Lowery le gusta que las cosas sean reales, y como su película ya contaría con un enorme dragón generado por computadora, quería que todo lo demás fuera lo más real posible. "La película tiene lugar en un mundo muy realista, pero la realzamos un poquito para capturar la magia desde la perspectiva de un niño", cuenta Lowery. "Queríamos que los árboles fueran un poquito más altos, el sol un poquito más brillante y que el viento tuviera esa cualidad casi mágica, y eso es algo que en Nueva Zelanda encuentras con tan sólo cruzar la puerta".

La mayor parte de la historia tiene lugar en los bosques, y los árboles en Nueva Zelanda son muy similares a los de la región del Noroeste del Pacífico. Tras la Segunda Guerra Mundial, varios aserraderos de los Estados Unidos cerraron sus puertas y se instalaron en Nueva Zelanda, lo que hizo que se plantaran miles de abetos de Douglas de Oregón y secuoyas de California. La Isla Norte en la actualidad posee más de 80.000 hectáreas de bosques de pinos que permitieron al equipo de producción recrear numerosos paisajes diferentes.

En enero de 2015 comenzó la fotografía principal de MI AMIGO EL DRAGÓN en la ciudad de Wellington y sus alrededores, en la Isla Norte. En Ngongotaha, justo al norte del bosque de secuoyas de Rotorua, una antigua casita en el medio de un barrio residencial, hizo del hogar del Sr. Meacham.

Casualmente -y afortunadamente-, la casa pertenecía a un leñador retirado que también resultó ser tallador de madera y que había adornado su casa con hojas de cuchillas, que el departamento de arte dejó en su lugar como parte de la decoración del set.

Los exteriores de la casa de Jack y Natalie se rodaron en Birchville, en la ciudad de Upper Hutt situada al norte de Wellington. Las habitaciones interiores de la casa se construyeron en los estudios Stone St., también en Wellington, y se las diseñó para que dieran la idea de que la casa había sido legada de generación en generación. "Mi idea al decorar el interior de la casa fue que se hubiera construido con madera del aserradero y que hubiera pertenecido a los abuelos de Jack, de manera que todo lo que había allí llevara años en la familia", explica Healy. "Los miembros del equipo de producción entraban al set y exclamaban: 'Ah, mi abuela tenía esto' o 'mis padres tenían aquello', así que definitivamente era una mezcla de estilos y épocas".

Una de las locaciones, las Cataratas McLaren en la Isla Norte, estaba tan alejada que fue necesario utilizar helicópteros para llevar los equipos de cámaras al set. Los miembros del reparto y el equipo de producción, en tanto, debieron caminar más de 350 metros a través de rocas enormes para llegar al campamento base; pero, si bien era complicado llegar, el lugar era de una belleza increíble, y uno al que Lowery no podía imaginar no usar.

Para crear el hogar de Pete y Elliot en el medio del bosque, el equipo de producción utilizó varias locaciones diferentes. Algunas escenas se rodaron en el bosque de secuoyas de Rotorua; otras, cerca del famoso mirador del Monte Victoria en Wellington, un hermoso bosque repleto de gigantescos pinos añosos; y también en las afueras de la ciudad de Tokoroa, en el bosque Kinleith. Además, en los Stone St. Studios se construyó un set del bosque, que incluía la casa en el árbol donde viven Pete y Elliot, dentro de una gran pantalla verde.

Healy explica: "Una vez que definimos el lugar, debimos medirlo y hacer un modelo en 3D antes de poder comenzar a construir un set a escala en los estudios de grabación. Construimos la casa del árbol en tres grandes piezas para luego transportarlas al bosque e instalarlas allí, de manera que supuso un verdadero reto técnico".

"Queríamos crear una casa en el árbol que hiciera a todo niño soñar con tener una en el patio trasero de su casa", señala Healy. "A veces, uno ve estos sets fantásticos, pero tan irreales que es imposible que un niño pueda imaginarse tener eso en la vida real; pero David quería que el árbol fuera muy natural, de manera que fuera algo que Pete podría haber construido".

Las partes más altas de la copa del árbol fueron finalmente creadas por Weta Digital, ya que hubiera sido logísticamente imposible construir algo tan grande.

El pequeño pueblo de Tapanui ubicado en la región de Otago en la Isla Sur, que la diseñadora de producción Jade Healy (Ain't Them Bodies Saints) descubrió por casualidad, se transformó en el pueblo de Millhaven de la ficción, y a 8 kilómetros de distancia, el aserradero Blue Mountain -que actualmente ya no está en funcionamiento- se convirtió en el aserradero de Jack y Gavin.

"Usamos el aserradero como si fueran los sets exteriores de un estudio de filmación", cuenta Osborne. "Tenía todo lo que necesitábamos en un solo lugar. Debimos decorar un poco el set, pero la locación nos permitió rodar allí todas las grandes secuencias de acción".

El director de fotografía Bojan Bazelli (EL LLANERO SOLITARIO, The Ring), rodó con cámaras Alexa durante la fotografía principal para capturar los majestuosos árboles que pueblan Nueva Zelanda. "Esa luz tan particular de los bosques de secuoyas brindó a las escenas una majestuosidad que no hubiéramos podido lograr en ninguna otra parte", señala.

La fotografía principal de MI AMIGO EL DRAGÓN concluyó en abril de 2015, y según cuenta Lowery, algo especial ocurrió durante ese tiempo. Y explica: "Al editar la película, observamos las escenas de Pete corriendo a través de los bosques, y descubrimos que tenían una atmósfera muy especial. Era casi surrealista, y al mismo tiempo increíblemente mágica y hermosa".

~ CREANDO A ELLIOT ~

La existencia de animales míticos conocidos como dragones data del año 4000 a.C. Las historias con dragones han aparecido a lo largo de la historia en cuentos de hadas, mitos y folclore, y la mayoría de las culturas poseen sus propias creencias sobre la simbología de estos animales.

Como los dragones son frecuentemente retratados como animales salvajes, con escamas y similares a lagartos, y rara vez se los muestra como criaturas amigables o heroicas, el aspecto y personalidad de Elliot fueron el centro de innumerables reuniones entre los realizadores y Weta Digital que se prolongaron durante casi todo un año.

Si bien Elliot es un personaje completamente animado por computadora, es un personaje esencial en la historia, y alguien a quien Pete -y esperemos que el público- llega a querer muchísimo. La presencia de Elliot le permite a Pete descubrir qué es lo que necesita, mientras que Elliot con su instinto comprende qué es lo que falta en la vida de Pete y que él pertenece a otro lugar.

Un objetivo clave desde el primer día fue transmitir la idea de una posible amistad entre un niño y un animal, y mostrar lo especial que puede llegar a ser ese vínculo. Pero el guionista y director David Lowery quería que los espectadores al principio no estuvieran seguros de Elliot y sus intenciones.

Bryce Dallas Howard comenta: "Elliot no es un dragón común. Es juguetón e inocente y un extraordinario mejor amigo; todo lo que desea es tener una familia. Es sencillamente enorme, su sola presencia es amenazadora y posee la habilidad de ser feroz y tirar fuego por la nariz y volar, pero también es cálido, tierno, cariñoso y protector".

Para el supervisor de efectos visuales de Weta Digital nominado a un premio Oscar®, Eric Saindon (la saga El Hobbit y la trilogía El señor de los anillos), Elliot presentaba un verdadero desafío. Tal como explica: "Es fácil hacer que un dragón se vea aterrador y caricaturesco, pero nosotros no queríamos ninguna de esas dos cosas para Elliot. Queríamos que tuviera una gran personalidad de manera que todos salieran del cine cautivados por él".

"Elliot posee una personalidad única en comparación con los demás dragones que hemos visto anteriormente en cine", agrega el productor Jim Whitaker. "A veces parece potencialmente peligroso, pero otras veces es sencillamente adorable".

En lugar de darle un aspecto escamoso y similar al de un reptil, Lowery quería hacer algo radicalmente diferente así que pidió a Weta que diseñara un dragón totalmente nuevo. "David quería que se asemejara más a un mamífero, pero a uno que fuera realmente gigantesco", señala Saindon.

Saindon y el equipo de Weta comenzaron su proceso creativo estudiando numerosas especies de animales para analizar sus movimientos. "Basamos nuestra animación, en parte, en animales como perros, gatos, leones y monos", cuenta, "Pero en ciertos aspectos, sentimos el deber de honrar la versión animada de Elliot de la película de 1977".

"En la película original, Elliot posee un aspecto bien definido, que incluye una enorme mandíbula", refiere Lowery, "Y había algo acerca de su diseño y sobre ese rasgo específico que me gustaba mucho. Por mí parte, también quería que fuese peludo… muy peludo".

Lowery continúa: "Es fantástico, exagerado, y no parece una criatura de este mundo. Pero a su vez, posee numerosas cualidades reconocibles que hacen que uno lo acepte como un personaje y un animal y una criatura mágica al mismo tiempo. Funciona en todos esos niveles, de manera que se buscó más bien simplificar su diseño a fin de que nada pudiera hacernos sentir que no pertenece al mundo de la película".

Para diseñar un dragón peludo, Weta debió crear digitalmente cada pelo del cuerpo de Elliot en forma individual. "Eso fue uno de los mayores escollos que debimos sortear en esta película, al menos desde el punto de vista de la tecnología", señala Saindon. "Los demás personajes con pelaje que creamos en el pasado tenían cerca de un millón de pelos, pero Elliot es un gigantesco y peludo dragón verde que posee cerca de 15 millones de pelos, lo que implica unas 15 veces más pelo que cualquier otro personaje que hayamos creado anteriormente".

Elliot acabó siendo un dragón de aproximadamente 7 metros de alto, que puede respirar fuego, volverse invisible y derretir nuestro corazón. "Elliot es un enorme dragón tempestuoso y juguetón, pero también posee un costado reservado y sensible que se manifiesta en la pantalla", refiere Lowery.

"Definitivamente no es el típico dragón", agrega Oakes Fegley. "Es verdaderamente muy peludo, como un peluche y además posee estos dos dientes enormes que lo vuelven amenazador".

Oona Laurence señala: "Es verde y adorable, pero también enorme y aterrador, de manera que tiene dos costados. Puede ser tierno como un cachorrito o enfurecerse y volverse aterrador cuando quiere proteger a Pete."

Durante el rodaje, trabajar con un animal animado por computadora presentó numerosos retos al reparto y al equipo de producción. Los realizadores debían asegurarse de que todo lo que se rodara durante la fotografía principal fuera a fusionarse naturalmente con el dragón generado por computadora (CG) que se añadiría en la etapa de posproducción. Para ello, en varias ocasiones se valieron de un enorme dragón inflable del tamaño de los modelos de Elliot presentados por Weta para dar una mejor dimensión de la escala y volumen de Elliot.

Asegurar el contacto visual entre los personajes humanos y el dragón supuso un desafío adicional, además de asegurar que las líneas de visión estuvieran en sintonía y fueran verosímiles, en especial en las escenas con Pete y Elliot, ya que esas escenas ayudan a dotar de contenido emocional a la historia. Para ello, el equipo de producción construyó una cabeza de dragón de alambre que podía controlarse como una marioneta.

~ VOLANDO A LAS SALAS DE CINE ~

Cuando la película de Disney MI AMIGO EL DRAGÓN llegue a las salas de cine en agosto de 2016, sin duda cautivará y emocionará al público, creando toda una nueva generación de fans de por vida.

Es una aventura épica, en la que el protagonista es un niño y cuenta con un increíble dragón verde. Como señaló Oona Laurence: "¿A qué niño podría no gustarle?"

Pero al mismo tiempo, es una historia que trata sobre el crecimiento personal, hallar nuestro lugar en el mundo y el poder de la amistad. "Elliot estaba muy solo antes de encontrar a Pete, y por eso lo acoge, cuida y protege", señala Oakes Fegley. "Para mí, es una historia maravillosa".

El guionista y director David Lowery apunta: "Nos esforzamos por mantenernos fieles a estos temas centrales a través de todo el rodaje, y lograr que cada escena diera cuenta de ellos en la mayor medida posible. Yo recuerdo la infancia como una gran aventura, y quería capturar eso en la pantalla de la manera más pequeña y más grandiosa".

~ NUEVA ZELANDA ~

Nueva Zelanda está emergiendo como uno de los líderes mundiales en turismo cinematográfico, uno de los mejores lugares del mundo donde se puede experimentar con un set cinematográfico en vivo. Los turistas pueden disfrutar de imponentes paisajes, no sólo como el marco escenográfico de una película, sino como lugares reales donde pueden sumergirse ellos mismos en locaciones cinematográficas.

La película de Disney MI AMIGO EL DRAGÓN, rodada en Nueva Zelanda, ofrece una gran oportunidad para mostrar el país a través del cine. La película se rodó en las dos islas principales de Nueva Zelanda, y muestra la diversidad de paisajes del país. El bosque de secuoyas de Rotorua es el hogar del dragón Elliot, mientras que, a una hora de vuelo al sur de Wellington, la capital de Nueva Zelanda, Weta Digital jugó un papel fundamental en dar vida al dragón.

En la Isla Sur, los hermosos lagos y alpes nevados de Queenstown fueron el escenario perfecto para sobrevolar el lugar a lomo de un dragón, mientras que la pequeña ciudad de Tapanui (900 habitantes) en la Isla Sur, se transformó en Millhaven, la ficticia ciudad maderera del Noroeste del Pacífico estadounidense.

El turismo cinematográfico es una forma más en la que Turismo de Nueva Zelanda puede contar la historia de nuestra gente y lugares, y donde los visitantes pueden crear sus propias historias inspiradoras.

NO SE PERMITE BAJO NINGÚN CONCEPTO

REPRODUCIR NINGÚN TEXTO DE EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO CINE

NI SIQUIERA MENCIONANDO LA FUENTE.

SI ESTE ARTÍCULO NO LO LEES en EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO CINE

http://elbazardelespectaculocine.blogspot.com

ESTÁ COPIADO SIN PERMISO ESCRITO Y SE PROCEDERA A INCIAR LAS ACCIONES LEGALES CORRESPONDIENTES



Publicar un comentario

Sería útil que aportaras tu opinión sobre la película para tener más puntos de vista. Gracias!

 
TOP