Cine en el portal

La cancion de Paris: Sinopsis, elenco, ficha, critica: Faubourg 36

La cancion de Paris: Sinopsis, elenco, ficha, critica: Faubourg 36

De CHRISTOPHE BARRATIER, el celebrado director de LOS CORISTAS llega ahora LA CANCIÓN DE PARÍS, un poderoso y emotivo fresco épico de un modo de vida parisina ya desaparecido, con toda su humanidad, sus melodías, sus pintorescos personajes, sus eventos triviales, sus esperanzas y, como telón de fondo de todo ello, los signos premonitorios de un trágico y caótico conflicto mundial sin precedentes.

Es la primavera de 1936. La acción tiene lugar en un vecindario de clase obrera del norte de París, un barrio que alguna vez tuvo un nombre pero que ahora todo el mundo conoce como el "faubourg". Desde la cima de la colina, puede verse de un lado el Paris clásico, y del otro los extensos suburbios de la ciudad. Y allí, una pequeña plaza, algunas tiendas, viejos edificios, calles adoquinadas y la fachada descascarada del music-hall del barrio, el Chansonia.En este barrio proletario, el triunfo del Frente Popular en las elecciones es celebrado con gran entusiasmo, y la esperanza de un futuro mejor, aunque también la euforia provoca el surgimiento de ciertos extremismos. Entre las promesas del nuevo gobierno, se destaca la famosa ley de vacaciones pagas, la cual permitirá que muchos trabajadores puedan ver el mar por primera vez. A comienzos de Mayo, tres vecinos del faubourg, trabajadores de varieté los tres, y grandes amigos, no parecen compartir las encendidas esperanzas de los demás. El Chansonia, el music-hall donde trabajaban, hace cuatro meses que ha cerrado sus puertas, dejándolos sin empleo.

Pigoil (GÉRARD JUGNOT), es un utilero con treinta años de trabajo en el Chansonia. En su condición de flamante desocupado, puede perder la custodia de su hijo de doce años, Jojo (MAXENCE PERRIN), lo cual también le impediría cumplir su viejo sueño de llevarlo a conocer el mar.Milou (CLOVIS CORNILLAC), es un electricista impetuoso y mujeriego, símbolo de la "aristocracia proletaria", vocero de toda clase de demandas, quien está decidido a cambiar el mundo.Jacky (KAD MERAD), es el ex - "hombre sándwich" en el Chansonia; después de cargar su cartelera con los nombres de las grandes luminarias del salón durante tantos años, Jacky sueña con que algun día el rey del music-hall será él. Convencido de que tiene un enorme talento para las imitaciones, constantemente está a la pesca de contrataciones que nunca consigue…

Apoyados por los vecinos, quienes viven al compás de la radio de Monsieur TSF (PIERRE RICHARD), los tres amigos deciden hacerse cargo de su destino: van a tratar de torcerle la mano a la adversidad ocupando las instalaciones del Chansonia para producir y estrenar allí mismo el exitoso, gran musical que los hará famosos y les permitirá comprar el lugar. Cada uno de ellos tiene motivaciones diferentes, pero todos comparten un mismo objetivo: encontrarle un nuevo sentido a sus vidas.Pero, además de su falta de experiencia, tendrán que lidiar con el antagonismo del "padrino" del barrio, Galapiat (BERNARD-PIERRE DONNADIEU), y conciliar sus ambiciones con el inesperado arribo de una misteriosa y atractiva joven cantante, Douce (NORA ARNEZEDER).

CRÍTICA

La canción de París es una película imperdible para todos aquellos que gustan de las historias de época, donde se entremezcla el amor por el arte, la política, los sueños y la música.

Los temas y cuadros musicales son muy buenos, al igual que el vestuario, la ambientación y las actuaciones, con personajes cuyas historias de vida son muy emotivas.

Realmente para disfrutarla, aunque la historia no es tan fuerte ni llega tanto al alma, como para que quede grabada en nuestras mentes de por vida.

Cintia Alviti


¿Y vos que opinás de La canción de París? (survey)

Christophe Barratier lo sabía: todo el mundo iba a estar expectante. Cuatro años después de haber conocido el éxito con LOS CORISTAS, ¿cómo iba a ocurrírsele hacer otra película con música, con canciones, y con Gérard Jugnot? Pero aquí está LA CANCIÒN DE PARIS, porque Christophe Barratier asume el desafío, reincide y, contra todos los pronósticos, (incluso el nuestro, de mala fe), lo ha hecho muy bien, y aún mejor. Esta vez, nos cuenta la hermosa y gran historia del Faubourg 36 en la París de los años 30. Entre la comedia musical y la comedia dramática, describe una París no del todo real, no del todo imaginaria. No hay más remedio que remitirse a Moulin Rouge de Baz Luhrman pero, en lugar de optar por una cámara giratoria, aquí la cámara está bien firme sobre sus pies. Por eso, lo primero que llama nuestra atención es la belleza visual, sobrecogedora desde el primer plano-secuencia, que no deja de recordarnos la entrada de Henry Hill al Copacabana en BUENOS MUCHACHOS del maestro Scorsese.

Barratier pasa del travelling a largos planos compuestos, del plano muy largo sobre el barrio a planos muy cortos sobre el rostro, todo con una fluidez sorprendente. Bellos planos, entonces, iluminados por Tom Stern, el fotógrafo de Clint Eastwood. Sobran las palabras. Un valiosísimo elenco ha superado nuestras expectativas (otra vez nuestra mala fe): los actores son irreprochables. Y, entre ellos, Kad, Clovis y Gérard le ponen alma a la canción y salen airosos de ella. Citar todos los buenos papeles secundarios de La Canción de París, sería demasiado largo, pero señalemos que Pierre Richard está simple y absolutamente excelente. El elemento musical, una vez más, fluye sin fisuras, porque Barratier se inmiscuye en el universo del music hall poniendo a cargo a Reindhardt Wagner y Frank Thomas, dos autores extravagantes que firman las canciones y los aires de acordeón.

Además, tome nota: la única figura femenina, Nora Arnezeder es una actriz a seguir muy de cerca. La Canción de París es un reencuentro con los buenos sentimientos, con la relación padre-hijo, con las virtudes de la amistad y la redención por la música; un cuento humanista cargado de una energía visual y de una cuota de euforia tan vitales que sería una lástima perderlas.

Mathilde Grosjean - Comme au Cinema

Entrevista con Frank Thomas y Reinhardt Wagner

Son sus canciones las que motivaron a Christophe Barratier para hacer La Canción de París, ¿qué es lo que los incitó a escribir y componer canciones con el espíritu de esa época?

Frank Thomas - Como siempre, las cosas nacen un poco por azar. Resulta que 1936 es el año de mi nacimiento. No sé bien por qué, yo había escrito muchas letras sobre esa época, donde aparecía un acordeonista. Pero no tenía ningún objetivo preciso. A menudo me sucede que escribo letras sin saber por qué o para qué. Y luego, un día, entre 1992 y 1993, un amigo me presenta a Reinhardt Wagner, a quien yo ya conocía de nombre, por haberlo buscado en los créditos de películas. Él me propuso hacer canciones juntos. Le di una de mis letras, y no de las más simples, ¡para probarlo! Algunos días después, tocó para mí la música que había escrito ¡Era formidable! Enseguida me di cuenta de que él no es solamente un excelente melodista, sino también en verdadero compositor.

Reinhardt Wagner - Es necesario decir que su texto era muy fuerte! Yo descubrí en Frank un autor formidable. Digo autor, y no libretista. Frank no se contenta con escribir una canción sobre tal o cual tema, es capaz de apropiarse de una idea y de superarla. Es un poeta que crea su propio universo. Tiene el poder de encontrar la frase que cae justo, de dejarse envolver por las palabras. Luego de esa primera canción, me envío otras letras, y yo compuse nuevasmúsicas. Continuamos así durante un tiempo, así hasta que un día me di cuenta de que todas las canciones que tuvieran que ver con el acordeón podían formar un todo. Le dije que podíamos hacer una suerte de historia del acordeón, o algo así, para la televisión,. Después, Roland Topor, que era uno de nuestros amigos, no sugirió la idea de hacer una película, un musical. Frank encontró enseguida el título: Faubourg 36.

Frank Thomas - Tuvimos la idea de hacer una crónica de un barrio de París en 1936. Me dispuse a escribir una decena de páginas. Nos encontramos con Christophe, que trabajaba con Jackes Perrin. En aquel momento, él se ocupaba solamente de la producción, todavía no de la dirección

Reinhardt Wagner - Se interpretaron y cantaron las canciones para él, y le gustaron. Nos dijo: "podríamos hacer una película". Frank y Jean-Michelle Derenne comenzaron a escribir un guión, y se pudieron a buscar a alguien para dirigirlo. Algunos estaban interesados, pero tenían otros proyectos que hacer antes. Otros no confiaban en absoluto en una película musical. El proceso duró años. El tiempo pasaba y no podíamos encontrar alguien que tomara el proyecto en sus manos. Había devenido en la Arlesienne. Nuestros amigos se reían de nosotros: "Y la famosa película ¿dónde está?!"

Frank Thomas - Un tiempo después, Christophe hizo un cortometraje, Les Tombales con Lambert Wilson. Luego, Los Coristas, con el éxito que ya sabemos. Cuando buscaba un tema para su segunda película, La Canción de París emergió a la superficie. Hablamos de ella. Me pareció una muy buena idea que él fuera "nuestro" realizador. Porque, además, es músico, ese universo le iba bien… Su deseo y el éxito de Los Coristas aceleraron la puesta en marcha del proyecto. Mantuvo el punto de partida, pero reinventó completamente la historia.

¿Cuántas canciones escribieron y compusieron para La Canción de París?

Frank Thomas- Al final, debí escribir entre 40 y 50 canciones. Muchas, por supuesto, no se conservaron. Pero sobre la decena de canciones que están hoy en la película, hay al menos cinco o seis que formaron parte de las canciones que habíamos escrito originalmente, al inicio del proyecto, como por ejemplo "Le môme Jojo". Las otras, esperemos que sirvan para alguna otra cosa un día!

Reinhardt Wagner - Al principio, cuando presentamos el proyecto, creo que él tenía algo así como veinticinco en vista, y mantuvo, efectivamente, cinco o seis, Por las necesidades del guión y de ciertos personajes, Christophe nos pidió que las escribamos de nuevo, como por ejemplo "¿Es rubia Raymonde?" que canta Kad en su número de imitación, o las pequeñas canciones de las audiciones…Una de las principales novedades es "Partir hacia el mar" que no existía en la versión original. Christophe me dijo un poco antes del rodaje que le hacía falta una canción para el final que evocara el Frente Popular, las primeras indemnizaciones por despido, que hablara de la gente que partía hacia el mar…Me fui a mi casa y en el taxi escribí dos líneas alrededor de la palabra partir . Después, llamé a Frank para decirle que había que escribir una canción sobre los muchachos que parten hacia el mar, y que comenzara con la palabra Partir. Yo sé cómo trabajo, no necesito mucha información. Él vino a mi casa y enseguida la continuó: "Partir, partir, hacia el mar que no se ve, hacia el aire fresco que hay por allá…"

¿Cómo llevan su hábito de trabajar juntos?

Frank Thomas - No hay un regla. Yo le doy un texto y él encuentra una melodía que le va bien. A veces es a la inversa. Él me entrega una melodía, y yo le encuentro las palabras. Luego la retrabajamos juntos. Somos muy complementarios.

Reinhardt Wagner - Es un verdadero placer trabajar con él. Por ejemplo, a él no le molesta nunca cuando yo le digo que una canción me parece demasiado larga o, al contrario, que le faltan unos segundos. Yo se lo digo, y enseguida él encuentra una solución! Y no necesita un diccionario de métrica ! A diferencia de muchos otros, él no escribe en estrofas. Escribe el asunto de la canción en dos páginas, como si fuera un cuento, con imágenes muy fuertes, como por ejemplo "Enterrada bajo el baile": " Hay quien sueña con tener en Père Lachaise, Una lápida de mármol, con letras de oro, Y dos ángeles que se dicen sandeces", o "un puñado de aserrín será las estrellas de la Osa Mayor, mientras la orquesta nos inspira para el romance" orchestre turbine à faire de la romance"…Un texto así, es forzosamente inspirador. La música me viene cómoda y fácilmente, a veces tengo la impresión de que ella ya está incluida en el texto y que solo hay que extraerla. Puede ser una visión un poco poética, pero yo lo veo verdaderamente de ese modo. Quizás es a la inversa, yo inicialmente le canto algo: La, lalala, la, y la frase le viene a la mente. Por ejemplo para "Átate a mí", yo había encontrado la melodía en el subterráneo. La anoté en una partitura que siempre llevo conmigo. Llamé a Frank, se la canté por teléfono. Ahí, él me dice "Átate a mi barba, a papá"…directamente! Compusimos en conjunto por teléfono, y la terminamos al día siguiente. Es verdad que nos completamos. Si hubiera que buscar una diferencia, sería que yo soy, puede ser, un poco más cartesiano que él. En la música siempre hay un poco de matemática…

¿Convocaron a un casting para encontrar a Douce?

Frank Thomas - Estrictamente como espectador, tuve que presenciar la audición de una cuarentena de muchachas cantando dos canciones, "Átate a mí" y "Inmersa en el baile". Fue en el Elisée Montmartre. Yo no intervenía en la discusión pero escuchaba. Había muchas comediantes y cantantes muy talentosas. Hasta que un día encontramos a Nora, que canta bien, que sabe hacer comedia y que es muy fotogénica.

Reinhardt Wagner - ¡Yo creo que vieron como 2000! Con treinta o cuarenta, ya me parecía que estaba bien! Descubrí que hacer un casting es divertido y trágico a la vez. La primera cualidad de Nora, es estar en el personaje. Ella es Douce (dulce). Tiene la misma edad, es ingenua. Además, ella verdaderamente debuta, como Couce cuando llega a París. La primera vez que vimos a Nora, tenía 17 años, y uno siempre piensa que no se puede hacer gran cosa con apenas 17 años. Sin embargo, ella cantaba muy bien y también actuaba muy bien. Era la ideal, aunque tuvo que trabajar mucho. Pero era muy voluntariosa, al igual que el resto del elenco, Kad, Gérard, Clovis….También han hecho trabajar mucho a Maxence Perrin, el hijo de Jacques, Jojo. En la película, él toca el acordeón de verdad; tuvo que aprender. Además, otros dos amigos nos acompañaron en el proyecto: Eric Bouvelle, quien tuvo a su cargo todos los pasajes virtuosos de acordeón, y François Morel, que hacía conmigo un espectáculo que Christophe vino a ver.

Reinhardt, usted compuso además la música original de la película ¿Las canciones le sirvieron como punto de partida?

Por supuesto. Son dos cosas muy diferentes, que en Francia se confunden a menudo. La prueba de ello son los premios César, donde no existe, como en los Oscars, un premio a la mejor canción y otro a la mejor música. A partir de las canciones compuse la música adicional. Me he divertido mucho con los diferentes temas. Es, de hecho, lo que Christophe quería -ya lo había hecho con Los Coristas- y es interesante. Así, he podido incluir el tema antes de introducir la canción. Es una manera de preparar la percepción de los espectadores de manera inconsciente. Me sirvo de la canción para jugar con el mismo tipo de emoción, de impresión, de sentimiento… la música es un trabajo extremadamente diferente al de la canción. No es que sea más difícil, pero sí más laborioso, más largo. Para una canción, cuando se tienen las primeras notas, se ha ganado. Para una película, hace falta encontrar el tema principal. Es un poco más complicado. Al mismo tiempo, cuando se lo ha encontrado y funciona, una gran parte de la creación está hecha. Entonces, hay un enorme trabajo de desarrollo, de adaptación y de orquestación…Para la orquestación específicamente, trabajé con Hubert Bougis, que es formidable. Yo le entrego los bocetos, la música escrita, y es él quien la reinterpreta a través de los arreglos. Hemos grabado las canciones al principio, antes de la filmación, para que los actores se sientieran más libres en el momento de rodar las escenas. Luego, la música fue grabada en Praga por sesenta músicos de la CNSO. El hecho de que Christophe sea músico, y que ame tanto la música, enriquece considerablemente el diálogo. En última instancia, el proyecto se realizó en el momento en que debía realizarse, con excelentes personas!

Si tuvieran que elegir una escena o un momento de toda esta aventura ¿cuál sería?

Frank Thomas - La filmación en Praga, la escena nocturna, bajo el cielo negro en ese decorado increíble….había tanta gente en el set. Y los actores, que recomenzaron veinte veces la escena…por eso, cada vez era mágica!

Reinhardt Wagner - El rodaje de mis propias escenas, porque Christophe me pidió que interpretara a Blise, el pianista que acompaña a Nora, que canta y que está en la orquesta dirigida por Pierre Richard. Era muy divertido e impresionante; veía a Christophe, a su equipo técnico y sus actores trabajando. Y me sorprendía, tanto como la enorme cantidad de salchichas del catering de rodaje; ¡Gérard Jugnot es quien más ha comido, y se escondía! Pero creo que el momento que más recordaré es cuando firmamos el contrato, cuando Christophe decidió hacer La Canción de París ¡Esperamos tanto tiempo para hacer esta película!

LA CANCION DE PARIS - Título original: FAUBOURG 36 - Año: 2008 - Duración: 120 minutos

Una coproduccion Franco - Alemana - Checa GALATEE FILMS - PATHE PRODUCTION - CONSTANTIN FILM - FRANCE 2 CINEMA - FRANCE 3 CINEMA - LOGLINE STUDIOS - NOVO ARTURO FILMS - BLUE SCREEN PRODUCTIONS Con la participación de CANAL+ y de TPS STAR En asociación con BANQUE POPULAIRE IMAGES 8 Con el apoyo de EURIMAGES, del CENTRE NATIONAL DE LA CINEMATOGRAPHIE, de la PROCIREPy del programa MEDIA de la Uniòn Europea

Dirección y Guión Christophe BARRATIER

Adaptación y diálogos Christophe BARRATIER - Julien RAPPENEAU

A partir de una idea original de Frank THOMAS - Jean-Michel DERENNE - Reinhardt WAGNER

Música original Reinhardt WAGNER - Letras de las canciones Frank THOMAS

Fotografía Tom STERN - Escenografía Jean RABASSE

Vestuario Carine SARFATI - Sonido Daniel SOBRINO - Roman DYMNY - Vincent GOUJON

Primer asistente del directorValérie OTHNIN-GIRARD

Script Françoise THOUVENOT - Coreografía Corinne DEVAUX

Montaje Yves DESCHAMPS - Director de Producción François HAMEL

Producida por Jacques PERRIN - Nicolas MAUVERNAY

Co-Productor delegado Romain LE GRAND

Productores Delegados Christophe BARRATIER - Martin MOSZKOWICZ - Christian BENOIST

Pigoil Gérard JUGNOT

Milou Clovis CORNILLAC

Jacky Kad MERAD

Douce Nora ARNEZEDER

Monsieur TSF Pierre RICHARD

Galapiat Bernard-Pierre DONNADIEU

Jojo Maxence PERRIN

Célestin François MOREL

Viviane Elisabeth VITALI

Lebeaupin Christophe KOUROTCHKINE

Grevoul Eric NAGGAR

Comisario Tortil Eric PRAT

Mondain Julien COURBEY

Triquet Philippe DU JANERAND

Inspector Marc CITTI

Dubrulle Christian BOUILLETTE

Crouzet Thierry NENEZ

Clément Frédéric PAPALIA

Inspector de Servicios Sociales Stéphane DEBAC

Dorfeuil Jean LESCOT

Borchard Daniel BENOIN

Jeannot Wilfred BENAICHE

Blaise Reinhardt WAGNER