septiembre 22, 2015


Sicario: Sinopsis, elenco, ficha, critica: Dirigida por Denis Villeneuve

LEE en EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO el artículo ORIGINAL CINE

http://elbazardelespectaculocine.blogspot.com

SINOPSIS

En la zona fronteriza sin ley que se extiende entre Estados Unidos y Mexico, Kate Macer (Emily Blunt), una idealista agente del FBI, es reclutada por Matt Graver (Josh Brolin), un oficial de las fuerzas de élite gubernamentales, para ayudar en la creciente guerra contra las drogas.

Liderados por Alejandro (Benicio Del Toro), un enigmático consultor con un oscuro pasado, el equipo se embarca en un viaje clandestino que obligará a Kate a cuestionarse todo aquello en lo que cree si quiere sobrevivir.

El director Denis Villeneuve pone en contexto: "Sicario echa un vistazo sin concesiones a las operaciones encubiertas y cárteles mexicanos, pero también es la historia de Estados Unido, acerca del idealismo y realismo que chocan cuando trata de arreglar los problemas de otros países".

S_D038_09911_R2.jpg

Con dirección de Denis Villeneuve (Prisoners), protagonizada por Emily Blunt, Benicio Del Toro y Josh Brolin, SICARIO cuenta con guión de Taylor Sheridan; y en su equipo técnico destacan talentos como el director de fotografía once veces nominado al Óscar, Roger Deakins, el montajista Joe Walker y el compositor nominado al Óscar, Jóhann Jóhannsson.

CRÍTICA

Aunque abundan las películas sobre la lucha contra el narcotráfico, Sicario es un muy buen producto ya que brinda otro punto de vista sobre el tema, y por lo tanto el atractivo es superior, saliendo de la mediocridad.

El elenco completo realiza un muy buen trabajo, pero Emily Blunt se los come a todos, ya que su rico personaje le ofrece la oportunidad de lucirse al máximo, y además es lo que lo hace diferente a este film, pues sino sería uno de tantos sobre la droga y la frontera.

Un interesante thriller de acción con muy buen ritmo y suspenso que se nota que no se escribió a las apuradas ni de taquito, incluyendo su bien pensado desenlace.

Cintia Alviti

¿Y vos que opinás de Sicario?


En este artículo podés leer porque mis críticas no contienen calificación, sinopsis o detalles técnicos

Construyendo la historia

La línea quebradiza que traza la frontera entre Estados Unidos y México está presente en algunas de las preguntas más apremiantes de nuestros tiempos: drogas, terror, inmigración ilegal, corrupción y una escalada de crímenes trágicos que ha dejado a la gente de ambos lados atemorizada y en constante alerta. Sicario retrata la travesía de una operación de inteligencia que lleva las reglas al límite para enfrentar a aquellos que no tienen ley.

Al guionista Taylor Sheridan, un texano que creció cuando aún era común viajar al sur de la frontera, sintió que profundizar en esta realidad tenía un atractivo personal. Sheridan es mejor conocido como actor, especialmente por su papel como el sub-comisario David Hale en Sons of Anarchy. Gracias a su corazón inquisitivo de escritor, sintió que tenía que volver a sus raíces para explorar las zonas que se han vuelto prohibidas en la última década y vio que la cultura de cruzar fronteras de su juventud había desaparecido.

"Me di cuenta de que aquel México ya no existe, ese México al que uno podía ir en automóvil ya no está, pues se ha vuelto un lugar sin ley", comenta Sheridan y prosigue: "Al mismo tiempo noté que no había visto películas sobre cómo ha cambiado la vida al norte de México, cómo está dominada por drogas y corrupción, cómo los cárteles se han ido militarizando y la maquinaria del gobierno norteamericano ha tratado estos problemas que se están derramando a través de la frontera"

Mientras observaba, Sheridan iba comprendiendo cómo la sed por las exorbitantes ganancias ha triunfado sobre la decencia humana, creando una atmósfera de olla a presión que desemboca en desenlaces impactantes. El tráfico de drogas devino en un cáncer, un negocio tan grande que, a pesar de que por momentos ha desacelerado su flujo, nunca ha estado cerca de ser erradicado por completo.

Al seguir investigando cómo se llegó a esta situación, Sheridan se dio cuenta que era como intentar quebrar un nido de avispas. Estaba entrando a un mundo de programas altamente reservados de la CIA, espías encubiertos, tratos secretos de la DEA, cárteles que asesinan a los periodistas que investigan sus operaciones, y "casas de la muerte", es decir, residencias donde no viven familias y son utilizadas por los narcos para emparedar a sus enemigos. No era una investigación normal para una película.

S_D040_10409.jpg

Sheridan comenzó husmeando en pueblos polvorientos y quemados por el sol en el desierto de Chihuahua, un paisaje salpicado de cactus. Al principio, sólo obtuvo un silencio absoluto como respuesta. "Fui por toda la frontera... No puedes entrevistar a miembros de los cárteles ni a trabajadores del gobierno; la única forma de entrar era ganándome la confianza de los más afectados, es decir, los migrantes que por necesidad cruzan esta frontera y habitan la tierra de nadie que se encuentra entre el sur de Arizona, Nuevo México y norte de México", comenta Sheridan, "ellos eran mis recursos".

Lentamente, empezó a emerger una historia desde uno de los costados de la lucha contra el narcotráfico que pocos han visto en Estados Unidos: la historia de una guerra contra las drogas que con frecuencia se vuelve una guerra por las drogas, que se da cuando los mandos que ostentan el poder pelean por el control de ese tráfico. Fue, necesariamente, una historia sobre la ambigüedad humana.

El guión de Sheridan pronto ganó elogios por su afortunada mezcla de thriller frenético y personajes mordaces propios de un drama sofisticado; sin embargo, al principio se topó con reticencias debido a los riesgos evidentes de hacer la película. Después conoció a Basil Iwanyk, el fundador de Thunder Road, coproductores de la película.

Iwanyk dice que el guión era demasiado poderoso como para ser ignorado, pues era tenso y oportuno, y su alcance emocional, hipnotizante. "Pensamos que era el thriller más intenso, emotivo y bello que habíamos leído en mucho tiempo", comenta Iwanyk.

"Las historias de crímenes generalmente se cuentan desde el punto de vista del héroe o del villano", menciona Sheridan. "Esta historia no podía ser así; esta es una historia en la que aunque creas que han atrapado al villano, te das cuenta de que el problema no se ha resuelto pues mañana habrá otro villano".

Los personajes

A Sheridan también le interesaba contar una historia personal; la historia de cómo una persona decente que busca justicia es atormentada por sus hallazgos en la frontera. Y así fue como creó este personaje improbable que lleva a los espectadores a verse reflejados en ese espejo que puede ser Ciudad Juárez: Kate Macer.

Kate Macer es una mujer poco femenina, dura e inflexible, para quien lo más importante es su trabajo y su país. Kate se refugia detrás de una coraza de soledad, pero conforme va cayendo al hoyo de la guerra contra las drogas, se halla cada vez más vulnerable. A pesar de su temple, nada la podía preparar para ese bajo mundo donde el bien y el mal están revueltos, los agentes norteamericanos operan con la misma mentalidad despiadada que los cárteles, y donde hacer lo correcto, lo humano, es lo que hará que los sicarios vengan por ti.

"Kate está tentada por este mundo", comenta Emily Blunt, quien rompe esquemas con su caracterización de un personaje femenino feroz cuya vida está en riesgo a cada segundo de la película. "Se da cuenta de que, aunque hace las cosas conforme a las reglas, no obtiene los resultados que espera, así que ahora quiere creer que puede hacer algo que realmente marque la diferencia; sin embargo, la simple idea de no seguir las reglas pone el mundo de Kate de cabeza y ya nada tiene sentido".

Kate tiene sentimientos encontrados con respecto a su nuevo colega de operaciones clandestinas, el enigmático colombiano Alejandro. Está aterrorizada por su pasado manchado de sangre, intrigada por sus momentos de compasión y heroísmo, pero sobre todo desconcertada por su habilidad para mutar de benévolo a despiadado en un segundo.

"Es una película sobre la toma de decisiones", dice Benicio del Toro, quien se aventura en uno de sus papeles más contradictorios, encarnando al vengativo pero compasivo asesino Alejandro. "Es difícil decir si alguno de los personajes en Sicario es bueno o malo. ¿El fin justifica los medios? ¿Qué pasa cuando llegas a una situación en la que quieres matar a un tipo y terminas matando a 20 inocentes? Mataste al tipo, ¿pero a qué precio?"

Del Toro dice que la complejidad lo atrapó. La pregunta que le pegó más fuerte era saber si Alejandro realmente puede vivir tranquilo con el peso de las cosas que ha hecho, o si está resignado a aceptar que el precio que debe pagar por ello es permanecer como un ermitaño para la sociedad.

"Alejandro solía ser un fiscal, pero por la guerra contra las drogas, su familia fue asesinada, y a raíz de esos trágicos eventos, se volvió una especie de asesino de jefes de cárteles. ¿Pero es un mal tipo? No lo sé", dice el actor, "yo no diría 'tomó malas decisiones para llegar donde está'; circunstancias controladas por otros seres humanos lo forzaron a ser quien es; se le ha dado el papel de asesino por cuenta del gobierno de Estados Unidos, así que se encuentra inmerso en este mundo oscuro y sangriento. Está dispuesto a hacerlo por sus propias razones, pero ¿podrá algún día regresar a la sociedad después de lo que ha hecho?"

Iwanyk agrega: "Benicio es uno de esos actores clásicos que te dice dame menos diálogos, quiero interpretar esto con mis ojos, quiero representar esto en cómo asiento con mi cabeza o en cómo volteo la mirada… Por momentos la representación de Alejandro es muy callada e interna, pero de repente puede ser muy poderosa y magnética; realmente él es el corazón y alma de esta película".

Josh Brolin, quien es conocido por representar personajes que viven al borde, se sintió intrigado por las interrogantes que la película sugiere, grandes dilemas como 'valores versus seguridad', o si luchar contra el crimen con comportamientos ilegales oscurece el corazón más allá de lo reparable. Brolin afirma: "Esta película es un misterio humano que resuelves y armas tú mismo; es un rompecabezas emotivo y lleno de suspenso". S_D045_11529_R.jpg

Él justo había terminado de filmar la película Everest -en la cual da vida a Beck Weather, sobreviviente de una expedición al monte Everest, cuando recibió el guión de Sicario, que lo cautivó inmediatamente. A Brolin le intrigó el personaje de Matt, un pragmático solucionador de problemas que ha tomado la decisión de sacar la conciencia de la ecuación.

"Acababa de hacer una película muy intensa y sentí hervir en mi sangre el deseo de mayor intensidad", dice Brolin sobre los motivos que lo impulsaron a aceptar de inmediato trabajar en Sicario. "Matt también es un tipo muy interesante; tiene un trabajo qué hacer y cree en su valor. Quizás tenga un costo, pero cree que puede salvar a millones de personas de las garras de las adicciones y crímenes si lo logra".

Brolin había trabajado antes con Del Toro en varias ocasiones y esta vez le atrajo la posibilidad de colaborar en lados opuestos de la misma moneda, como yin y yang. "Lo que encontré bastante interesante fue la familiaridad entre Alejandro y Matt", comenta Brolin, "son completamente opuestos, pero están en el mismo negocio, así que se ayudan el uno al otro. Alejandro es un tipo de muy pocas palabras, pero mi personaje no deja de hablar, lo cual tiene mucho sentido; ese tipo de opuestos hace divertida la relación". Acerca del talento para el parloteo de su personaje, Brolin afirma: "Habla mucho, pero nunca sabes si Matt está diciendo la verdad, si está manipulando a la gente o si está usando el humor como una herramienta pasivo-agresiva".

Los realizadores quedaron estupefactos por la forma en que Brolin se convirtió en el personaje. "Josh es eléctrico frente a la cámara, tiene una energía que es real", dice Molly Smith. Basil Iwanyk agrega: "Josh es el típico americano rudo con gran ingenio y fuerte personalidad; es alguien que, sin importar cuán oscuro sea su comportamiento, te encanta verlo en acción".

El exterior impenetrable del personaje de Alejandro sólo parece suavizarse con la presencia de Kate. Los dos se atraen por breves momentos y después se repelen a lo largo de la historia.

"Kate realmente es la brújula moral de Sicario", comenta Blunt, "me intrigaba su necesidad de siempre querer hacer las cosas de la forma correcta, de acuerdo a la ley. Cuando es lanzada a ese mundo contradictorio de las operaciones de la CIA y cárteles, se enfrenta a algo completamente extraño para ella. Mientras que siempre ha sido responsable de cada bala que disparó, ellos disparan sin pensarlo, y toda la responsabilidad con la que ha vivido deja de existir en este mundo, está en shock por la situación".

Kate es una persona independiente por naturaleza, recientemente divorciada, pero también se halla muy sola en este mundo. Aparte de su compañero del FBI, que no ha visto lo que ella en Juárez, no tiene a quién recurrir para mantenerse centrada. Cuando toca fondo, por un momento parece que Alejandro es la única persona que la apoya, incluso salvándole la vida, pero su conexión no es nada fácil.

Blunt estaba fascinada por la complicada relación entre Kate y Alejandro. "Es un personaje en cierta forma místico y no habla mucho; ella lo vigila, y no necesariamente confía en él. Al mismo tiempo, creo que él ve en Kate algo que perdió de sí mismo", supone Blunt, "ellos tienen un extraño vínculo, casi magnético, que nunca pueden explorar del todo debido a las circunstancias extremas en las que se encuentran; se atraen uno al otro tácitamente".

A Villeneuve le encantó ver la química entre Blunt y Del Toro y comenta: "Esa extraña pero al mismo tiempo atractiva relación nació de ellos frente a la cámara y eso fue muy importante para la película; el modo en que Kate trata de entender a este hombre de una forma humana saca a relucir un hermoso ángulo poético dentro de la violencia".

S_D037_09788.jpg

El rodaje

Ciudad Juárez se encuentra justo al otro lado del río, mirando desde El Paso, Texas, pero para quienes viven allí, se trata de un mundo aparte. Lo que alguna vez fue una ciudad fronteriza pujante se transformó en la "capital mundial de homicidios", con mucha gente viviendo presa del miedo y no pocas veces en condiciones de pobreza extrema. El declive de la ciudad se hizo evidente en el paisaje: sembrado de fábricas maquiladoras abandonadas (maquiladora es una empresa que importa materiales sin pagar aranceles; su producto se comercializa en el país de origen de la materia prima), que son propiedad de empresas extranjeras, una industria que fue testigo de una época de comercio global que ha abandonado el norte de México. Llegó un momento en que eran tantas las personas que desaparecían diariamente, tantos cadáveres que surgían de la nada, que los noticieros ya ni siquiera se ocupaban de consignar aquello.

A pesar de que la tasa de asesinatos ha caído desde 2012, la ciudad sigue siendo uno de los lugares más peligrosos del mundo para ejercer periodismo e investigación, y nuevos cárteles están surgiendo. ¿Cómo haría entonces una película para penetrar en la engañosa realidad de ese mundo? No fue nada fácil. Hasta la búsqueda de locaciones semejaba una operación militar.

El productor Basil Iwanyk recuerda: "Cuando decidimos viajar a Ciudad Juárez no pudimos hallar una sola agencia de seguridad norteamericana que nos diera oficialmente el visto bueno para cruzar la frontera. Acudimos entonces a un contacto del lado mexicano que previamente había llevado allí a un equipo de CNN algunos años atrás, quien a su vez contactó a un montón de agentes federales encubiertos que nos sirvieron de guías. Llevaban subametralladoras al frente del coche y nos daban instrucciones específicas, como que trajera siempre mis lentes -uso lentes de contacto- en caso que nos detuvieran para secuestrarnos. Manejábamos una camioneta blanca porque sólo los narcos manejan camionetas negras, así que si viajas en una camioneta negra puedes convertirte en un objetivo".

"Valió la pena hacer el viaje por la película y entendimos lo que era Ciudad Juárez; hizo que la visión de Denis se congelara. Algo que te impacta de Ciudad Juárez es que la vida sigue -los niños juegan a la pelota y la gente continúa con su vida diaria- pero, al mismo tiempo todo está cubierto por un manto de oscuridad y crimen". Se llegaron a filmar las panorámicas allí. El paisaje que se ve en pantalla es precisamente la Ciudad Juárez real. Aunque, la mayor parte del rodaje se llevó a cabo en Albuquerque, Nuevo México; en El Paso, Texas; y en Veracruz, México.

Villeneuve quedó fascinado con el terreno fronterizo, salió a capturar la dura, árida, pero poética esencia del páramo, un paisaje que parece reflejar a la perfección aquello por lo que Kate está pasando internamente. Villeneuve trajo consigo a un grupo de sus colaboradores de confianza para dar vida a la parte visual de la película, incluyendo el director de fotografía Roger Deakins, 11 veces nominado al Oscar®; el director de arte Patrice Vermette, también nominado al Oscar®; y la diseñadora de vestuario Renée April, cuyos trabajos abarcan desde el realismo de Prisoners hasta la fantasía salvaje de Rise of The Planet of the Apes.

"La cinta plantea preguntas sobre la forma de los estadounidenses para solucionar sus problemas con la frontera", señala el director Denis Villeneuve, "muchas veces al margen de la ley".

"Si la gente acude esperando aprender algo nuevo sobre los cárteles, se llevará una decepción", avisa.

Sicario es un retrato desde adentro, visceral, de la guerra contra las drogas. Expone un mundo de cuestionamientos difíciles y respuestas aún más duras. Pone a prueba la fortaleza humana y emocional en un mundo que nos obliga a luchar contra sentimientos, deseo y moral. En ese mundo difuso, la única ley inviolable es aquella de mantenerse con vida para seguir luchando al día siguiente.

S_D036_09391.jpg

Ficha técnica:

Director Denis Villeneuve

Guión Taylor Sheridan

Productores Basil Iwanyk | Thad Luckinbill | Trent Luckinbill

Música compuesta por Jóhann Jóhannsson

Director de fotografía Roger Deakins

Montaje Joe Walker

Dirección de casting Jo Edna Boldin | Francine Maisler

Dirección de arte Paul D. Kelly | Bjarne Sletteland

Diseño de producción Patrice Vermette

Diseño de vestuario Renée April

S_D035_09247.jpg

Reparto:

Emily Blunt - Kate Macer

Josh Brolin - Matt Graver

Benicio Del Toro - Alejandro

Daniel Kaluuya - Reggie

Jon Bernthal - Ted

Jeffrey Donovan - Steve Forsing

Victor Garber - Jennings

Raoul Trujillo - Rafael

Maximiliano Hernández - Silvio

Julio César Cedillo - Fausto Alarcón

Lora Martinez-Cunningham - Jacinta

NO SE PERMITE BAJO NINGÚN CONCEPTO

REPRODUCIR NINGÚN TEXTO DE EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO CINE

NI SIQUIERA MENCIONANDO LA FUENTE.

SI ESTE ARTÍCULO NO LO LEES en EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO CINE

http://elbazardelespectaculocine.blogspot.com

ESTÁ COPIADO SIN PERMISO ESCRITO Y SE PROCEDERA A INCIAR LAS ACCIONES LEGALES CORRESPONDIENTES



Publicar un comentario

Sería útil que aportaras tu opinión sobre la película para tener más puntos de vista. Gracias!

 
TOP