Los chicos desaparecen: Sinopsis, elenco, ficha: Dirigida por Marcos Rodriguez

Los chicos desaparecen: Sinopsis, elenco, ficha: Dirigida por Marcos Rodriguez

Sinopsis

Macias Möll (55), dueño de la relojería del barrio, pasas sus días rodeado de relojes y envuelto en cálculos sobre el tiempo.

Guiado por un profundo deseo, todas las tardes, a las seis en punto intenta obstinadamente bajar tiempos y se lanza por las rampas de la plaza en su silla de ruedas. Allí es feliz. Rodeado de niños que lo vitorean.

La equilibrada balanza, entre sus deseos mas profundos (retornar a la niñez) y su presente de invalidez, se ve amenazada por la sorpresiva desaparición de unos niños en la plaza y lo sitúa como único sospechoso de un hecho que toma estado público.

Un Inspector de policía a punto de jubilarse, un juez, un obispo, una bella y joven oficial, un ex-diplomático irlandés y un placero forman parte de la galería de personajes que toman partido en esta trama.

Los ejercicios de coerción, un atentado inesperado, y una decisión propia de un hombre que es poseedor de una profunda fe conducen al relojero a realizar un último lanzamiento en el que, (ya sea por obra de sus cálculos o por casualidad, poco importa) finalmente desaparece llevándose consigo su secreto.

Los chicos desaparecen, privilegia el relato policial y es, además, una clara alegoría sobre el tiempo que no excluye lo fantástico ni los destellos de un humor casi siempre duro.

Anexo de producción

Breve biografía del director

Marcos Rodríguez, director y guionista. Alumno de la primer promoción de la carrera de cine de Bellas Artes. Trae consigo la experiencia como productor ejecutivo de festivales de cine, habiendo participado durante años de la gestión artística del Centro Cultural Islas Malvinas. Realizador de uno de los primeros programas televisivos producidos por la Facultad y docente de la Cátedra Estructura del Relato Audiovisual II, en la actualidad se desempeña como realizador y director de programas en el canal Ciudad Abierta de Capital Federal.

Nota del guionista: Por Gabriel Bañez

Los chicos que se me aparecieron

Lo primero que sentí al ver la versión fílmica de Los chicos desaparecen fue rareza. Luego, extrañamiento. Aquellas imágenes surgidas de la imposición íntima del acto de escritura ya no estaban. Se habían ido. En su lugar habían aparecido otras. Diferentes, ajenas de una ajenidad sin embargo conocida. ¿Quién era ese personaje que se desplazaba en silla de ruedas intentando bajar tiempos desde una rampa con un cronómetro al cuello? Lo conocía, me era familiar, pero desde aquél lanzado por el lenguaje del libro a éste que descendía a través de la imagen, algo había cambiado. No digo mucho, algo: gestos, una mueca antes desapercibida, la manera aviesa de mirar desde la pantalla. En el cine hay una profundidad de campo de la imagen dada por la lente, en la escritura la profundidad de campo es patrimonio del lector. La profundidad de campo de la lectura no surge de una capacidad técnica sino imaginativa. Son distintas, ni mejor una ni peor otra, distintas. Aunque en el cine hay una profundidad de campo que también es patrimonio del espectador, ésta surge inevitablemente de la imagen que define un plano. Son las leyes. Las imágenes que se definen a partir del contexto del lenguaje son, bien se sabe, acaso más elusivas, ambigüas y hasta equívocas.

Digo acaso porque tanto la psicología del espectador como la del lector ocupan un terreno difuso, objeto de discusión. Como sea, debo aclarar que siempre he tenido una relación polémica con el cine, afectiva. Y cada vez que me siento a mirar una película tengo la pésima costumbre de no detenerme tanto en las imágenes como en la historia. La verdad: me pongo a leer argumentos. Es una tara imperdonable, lo sé. Con Los chicos desaparecen versión cine me pasó algo infrecuente. Me detuve en las imágenes, perdí de vista la narración para fijar la atención en los encuadres, en esos recortes elegidos por el director. Creo que porque a esas imágenes distintas pero vagamente conocidas quería identificarlas, fijarlas, y hasta en algún sentido apropiármelas o que volvieran a mí. ¿Eran mías esas imágenes? Inconscientemente sentía que el cine le había robado el alma a mi libro y que, como el buen salvaje frente al daguerrotipo, mi lugar estático en la butaca lo ocupaba ahora un autor desalmado, no yo.

La íntima extrañeza fue seguir las acciones de esos personajes desatados ya de toda pertenencia. Hablaban y remarcaban cosas lejanamente sabidas, pero como formuladas desde otra voz o en sordina. La película actualizaba formas de un pasado en tópico presente de disociación: el otro que era yo miraba la película de su libro que ya no era mío. En algún pasaje de la proyección alguien, desde atrás, me tocó en el hombro y me preguntó en un susurro, como afirmando: "Eso está en el libro, ¿no?". Dudé. Dije: "Creo que sí". Y, en verdad, no estaba seguro. ¿Cómo saberlo? En ese preciso instante caí en la cuenta de que de las casi mil personas que atestaban la sala del cine Rocha habría también mil versiones diferentes de lo que estaban viendo. Fue lo que me tranquilizó, lo que me hizo un espectador más, sin prejuicios ni falsas concesiones a la autoridad intelectual, en la que no creo demasiado. A partir de allí pude disfrutar, pero ya había pasado casi una hora de proyección. Hoy me digo que debería verla nuevamente, despojado de toda manía de identificación y un poco más almado.

Como sea, fue raro reconocerse desligado de todo principio de autoridad. Sin dueño o tutor, al terminar, tuve que admitir que la fidelidad del film al libro era casi absoluta, por no decir rotunda. Eso lo percibí. Percibí también que durante esa hora y pico en la sala dos personas habíamos estado participando en una carrera de postas y que, sin quererlo, muy secreta y desapercibidamente, en medio de la oscuridad nos habíamos encontrado para un acuerdo tácito: yo le pasaba la trama de una historia que ya no me pertenecía y él la hacía suya para proseguir la carrera con mucho más aire y vigor. Así lo hicimos, con la complicidad del resto. Al marcharme, más de uno me dijo que quería leer el libro. Lo tomé como lo que era: un elogio a Marcos Rodríguez, el realizador.

Gabriel Báñez nació en La Plata, en 1951. Es autor de "Parajes" (novela, Primer Premio Provincial de Novela Roberto J. Payró); "El Capitán Tresguerras fue a la guerra" (novela, Ediciones de la Flor); "Hacer el odio" (novela, 1ª edición, Bruguera; 2ª edición, Almagesto); "Góndolas" (novela, Ediciones De la Flor); "El curandero del cuarto oscuro" (novela, Sudamericana); "Paredón, paredón" (novela, Sudamericana); "Los chicos desaparecen" (novela, Atlántida y Editions Alfil, París); "El circo nunca muere" (relato, Almagesto y Editions Alfil, París); "Octubre amarillo" (relato, Almagesto); "Virgen" (novela, Sudamericana); "Cultura" (novela, Mondadori). Relatos en antologías de Argentina y México ("La Venus de papel", Planeta y "Cuentos argentinos contemporáneos", UNAM). Acababa de publicar "La cisura de Rolando" y su obra había sido seleccionada para la Feria de Franckfurt cuando decidió quitarse la vida hace poco mas de un mes.

Ficha Artística:

Norman Briski es Macias Möll

Lorenzo Quinteros es Rene Rigaud

Umbra Colombo es Sofía Zanetta

Ricardo (Mono) Ibarlim es Mc Cornick

Ficha técnica:

Guión y Dirección: Marcos Rodríguez

Basado en la novela homónima de Gabriel Báñez

Dirección de Arte: Viviana Serafín

Dirección de Fotografía: Manuel Lolo Muschong

Dirección de Sonido: Daniel Ibarrart

Efectos Visuales: Iru Landucci / Hernán Ricci

Música Original: Lendro Giordano / Gustavo Astarita

Montaje: Jerónimo Carranza / Marcos Rodriguez

Producción Ejecutiva: Gustavo Alonso / Felicitas Raffo

Asistente de Dirección: Alejandro Encinas

Jefe de Producción: Agustín Aguirre

Una Película de Marcos Rodriguez

Una producción de

FACULTAD DE BELLAS ARTES

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA PLATA

CENTRO DE ESTUDIOS Y PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL

INSTITUTO NACIONAL DE CINE Y ARTES AUDIOVISUALES

Con el apoyo de

INSTITUTO CULTURAL DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

SONOSFERA

ESTUDIOS PACÍFICO

MANCINELLI GROUP

MUNICIPALIDAD DE LA PLATA

Datos de los actores:

Norman Briski

Filmografía

La peli (2006)

Eclipse (corto - 2004)

La mujer rota (2004)

La mina (2003)

El amor y el espanto (2000)

Asociación Argentina de Actores (corto - 2000)

El astillero (1999)

La sonámbula, recuerdos del futuro (1998)

La cruz (1997)

Plaza de almas (1997)

El impostor (1997)

Sin querer (1996)

Juntos, in any way (corto - 1996)

La peste (1991)

Hijo del río (1991)

Buenos Aires, 3 de julio (inédita - 1990)

Charly, días de sangre (telefilm - 1990)

De regreso (El país dormido) (1989)

El insomnio del señor K. (corto - 1986)

Estibador se necesita (corto - 1986)

La filmadora de papá (corto - 1986)

Radiaciones (corto - 1986)

Soy paciente (inconclusa - 1986)

Los días de junio (1985)

Rubro 11 (corto - 1985)

Clínica con música (1974)

Luces de mis zapatos (1973)

Disputas en la cama (1972)

Juguemos en el mundo (1971)

Los neuróticos (1971)

La guita (1970)

El bulín (1969)

La fiaca (1969)

Psexoanálisis (1968)

Chao amor (1967)

Cómo seducir a una mujer (1967)

Lorenzo Quinteros

Filmografía

Pueblo chico (2003)

Valentín (2002) Hombre del bar

Sindrome de estocada (corto - 2002)

Gerente en dos ciudades (2001)

Potestad (2001) Tito

Las aventuras de Dios (2000) Psicoanalista

Los libros y la noche (1999)

La sonámbula, recuerdos del futuro (1998) Dr. Gazzar / Gauna

Noche de ronda (1997)

Buenos Aires viceversa (1996) Presentador TV

La revelación (1996)

El censor (1995)

Historia de desiertos (mediometraje - 1995)

Un muro de silencio (1993)

El acto en cuestión (no estrenada comercialmente - 1993) Rogelio

Después de la tormenta (1991)

Traición (corto - 1990)

Últimas imágenes del naufragio (1989) Roberto

DNI (La otra historia) (1989)

Las puertitas del Sr. López (1988) Sr. López

Memorias y olvidos (1987)

Revancha de un amigo (1987) José

Sinfín (1986)

Hombre mirando al sudeste (1986) Dr. Denis

La noche de los lápices (1986) Raúl

Los días de junio (1985)

Contar hasta diez (1985) Director teatral

La civilización está haciendo masa y no deja oir (1974)

Alianza para el progreso (no estrenada comercialmente - 1971)

Umbra Colombo

Filmografía

2006. "La hermana menor", de Dodi Schewer

2008 "La bella otero". Telefilm argentino - español. Director: Jordi Frades

2008 "El corredor nocturno" (se estrena en enero del 2010), film coproducción argentino-española. de Gerardo Herrero.

2009 "La invención de la carne" de Santiago Loza (protagonista).

Ricardo (Mono) Ibarlim

Filmografía

Negra medianoche (inédita - 1990)

La ciudad oculta (1989)

La noche de los lápices (1986)

Expreso a la emboscada (1986)

Bairoletto, la aventura de un rebelde (1985)

Tacos altos (1985)

Asesinato en el Senado de la Nación (1984)

Basada en el libro de GABRIEL BÁÑEZ "LOS CHICOS DESAPARECEN"

"Si el tiempo es la expresión del deseo

y el deseo es el motor de todas las cosas, entonces

¿de que se me puede culpar?..."

Festivales

Premio del Público 7º Festival de Cine Digital de Viña del Mar, Chile

Premio Mejor Director Competencia Argentina, Festival Internacional de Cine de Gualeguaychú

Premio Mejor Actor (Norman Briski) 4º Festival Internacional de Cine Fantástico de Porto Alegre, Brasil

Premio del Público 7º Festival de Cine de Tandil

Los resultados muestran los films publicados acá y en el portal de El Bazar del Espectáculo