diciembre 09, 2015


El me nombro Malala: Sinopsis, elenco, ficha: He Named Me Malala

LEE en EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO el artículo ORIGINAL CINE

https://elbazardelespectaculocine.blogspot.com

SINOPSIS

ÉL ME NOMBRÓ MALALA es un retrato íntimo de la ganadora del Premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai, quien pasó a ser blanco del Talibán y herida de manera brutal de un balazo cuando regresaba a casa en su autobús escolar en el valle de Swat, en Pakistán.

La chica que en aquel entonces tenía quince años (este julio pasado cumplió dieciocho) pasó a ser el objetivo, junto con su padre, por defender la educación de las niñas, por lo que el ataque que sufrió desató una protesta airada de seguidores de todo el mundo. De milagro sobrevivió y ahora es una importante activista a favor de la educación de las niñas a escala mundial, después de haber cofundado el Fondo Malala.

Davis Guggenheim (AN INCONVENIENT TRUTH, WAITING FOR "SUPERMAN"), aclamado documentalista ganador del Oscar®, nos muestra cómo Malala, su padre Ziauddin y su familia están comprometidos a luchar por la educación de las niñas en todo el mundo. El filme nos ofrece un vistazo a la extraordinaria vida de esta joven -desde la relación estrecha que tiene con su padre, quien le inspiró su amor por la educación, a su discurso apasionado en las Naciones Unidas, hasta su vida diaria con sus padres y hermanos.

Fox Searchlight Pictures, en asociación con Image Nation Abu Dhabi, Participant Media y National Geographic Channel, presenta una producción Parkes-MacDonald y A Little Room, ÉL ME NOMBRÓ MALALA. El filme es dirigido por Davis Guggenheim (AN INCONVENIENT TRUTH) y presenta a Malala Yousafzai, Ziauddin Yousafzai, Toor Pekai Yousafzai, Khushal y Atal Yousafzai. Los productores son Walter Parkes y Laurie MacDonald (GLADIATOR), así como Davis Guggenheim, con Mohamed Al Mubarak, Michael Garin, Jeff Skoll (CITIZENFOUR) y Shannon Dill (FOO FIGHTERS: BACK AND FORTH) como productores ejecutivos. El equipo de producción incluye a los editores Greg Finton, A.C.E. (WAITING FOR 'SUPERMAN'), Brian Johnson y Brad Fuller (REBIRTH); al director de fotografía Erich Roland (WAITING FOR 'SUPERMAN'), la música de Thomas Newman (AMERICAN BEAUTY), al supervisor musical John Houlihan (SOUTHPAW), al supervisor de edición de sonido Skip Lievsay (INSIDE LLEWYN DAVIS), al diseñador de animación Jason Carpenter (THE RENTER), a la productora de animación Irene Kotlarz, a los productores asociados David Diliberto (BURN AFTER READING) y Shiza Shahid, y a la supervisora de producción Sarah Regan. Está inspirada en el libro I Am Malala.

El nombre me resultaba tan inspirador que pensé que si llegaba a tener una hija, le iba poner el nombre de Malalai de Maiwand. Sentía una pasión auténtica y profunda en mi corazón cuando la estaba nombrando en su honor de que iba a tener un rol. Que iba a tener una vida. Que iba a tener reconocimiento. Que iba a tener identidad, como la que Malalai de Maiwand tuvo.

~Ziauddin Yousafzai

Para millones es una figura mundial transformadora e inspiradora. Entre los extremistas ha sido perseguida como una amenaza y blanco.

En el retrato empoderador de Davis Guggenheim, ÉL ME NOMBRÓ MALALA, vemos a Malala Yousafzai, la adolescente nacida en Pakistán y ganadora más joven del Premio Nobel de la Paz, como un niña muy joven -y, de manera alterna, a una adolescente valiente, compasiva, en riesgo y juguetona, que tan sólo insiste en el derecho por vivir y aprender…para todos.

Rodada a lo largo de dieciocho meses intensivos en los que Guggenheim se la pasó con toda la familia Yousafzai en el Reino Unido y de gira por Nigeria, Kenia, Abu Dhabi y Jordania, el filme es una oportunidad íntima para conocer a Malala, su padre Ziauddin, su madre Toor Pekai y a sus hermanos Khushal y Atal, quienes ayudaron a formar a la joven mujer en lo que ahora se está convirtiendo. Esta es la historia detrás de la cultura e infancia cautivadora de Malala: la historia detrás de un familia que le dijo 'no' a la tiranía y las consecuencias inadvertidas de un evento devastador que convirtió a una osada alumna en una defensora de la educación, que se dio a conocer por todo el mundo.

Para el director ganador del Premio de la Academia Davis Guggenheim (AN INCONVENIENT TRUTH, WAITING FOR SUPERMAN) tener la oportunidad de conocer las múltiples y diversas facetas de la determinación de Malala hizo que su historia fuera incluso más intrigante. Si bien su valor puede ser excepcional, vio que la determinación de Malala provenía de sus padres, quienes cultivaron en ella un poder que todos tenemos -el poder de nuestra voz.

"Malala es la increíble historia de una chica que arriesgó su vida por alzar la voz a favor de lo correcto", comenta Guggenheim. "Pero mi primer instinto al hacer esta película fue que es en gran medida acerca de una familia, acerca del amor de un padre y acerca de una chica que se siente empoderada para hacer cosas asombrosas. Sería fácil contar esta historia de una manera sensacionalista. Pero eso no es lo que me inspira. Lo que me inspira es un padre que vio en su hija a alguien que podía hacer lo que fuera y que creyó en ella. Lo que me inspira es una madre que dijo que era importante que su hija fuera a la escuela. Lo que me inspira es una hija que vio a su padre manifestándose y dijo 'Yo también quiero hacer eso'. La cosa más extraordinaria acerca de la historia de Malala es su familia, sus relaciones y las decisiones que tomaron juntos en sus vidas".

Malala Yousafzai dice del filme: "Es una mezcla de pasión: mi pasión, la pasión de mi familia y la pasión de Davis Guggenheim. Todos queríamos alzar la voz en pro de las niñas. Esta película se ha vuelto una gran oportunidad para contar nuestra historia, pero también para decir que la educación es un derecho humano básico".

La película se desarrolla como una mezcla de entrevistas cándidas y emotivas, material visual de Pakistán y una animación vívida, dibujada a mano, que hace que recuerdos del pasado cobren una vida vibrante. Lleva a los espectadores desde el momento en el que el activista y educador pakistaní Ziauddin Yousafzai nombró a su hija Malala, en honor de Malalai de Maiwand, legendaria heroína folclórica Pashtun, a la decisión audaz de Malala a los once años de escribir un blog para la BBC, bajo pseudónimo, acerca de su vida como una niña en una ciudad liderada por talibanes, hasta el impactante e infructuoso intento de asesinato que sufrió la niña a manos del Talibán, y la subsiguiente lucha de Malala por sobrevivir.

El filme le dedica más atención al aquí y ahora, en cómo crece Malala incluso mientras intenta digerir el poder que ha adquirido como agente de cambio mundial. Está más enfocada que nunca en las batallas más importantes de nuestra era: empoderar a las niñas a través de la educación, contrarrestar la violencia y crear nuevos líderes comunitarios. Y, empero, es tan sólo una adolescente tratando de definir su punto de vista con respecto a los chicos, la tarea, los hermanos, los padres y el futuro… mientras es un foco de atención intenso en todos los medios.

Los filmes de Guggenheim lo han llevado de círculos políticos a cómo es la vida de gira con U2 -pero su agudo interés en la educación es visible de manera clara durante la realización de ÉL ME NOMBRÓ MALALA. Tuvo un impacto profundo en su perspectiva, una experiencia que quiere compartir con las audiencias.

"Después de hacer esta película tengo mucho más esperanza", concluye Guggenheim. "Tuve la oportunidad de conocer a una familia que ha enfrentado múltiples obstáculos, pero, no obstante, su creencia en manifestarse continúa siendo fuente de inspiración. Durante la realización de este filme mucha gente se me acercó a preguntarme, '¿cómo es Malala y cómo puedo hacer lo que ella hace?' La oportunidad de darle a la gente la respuesta a través de su historia fue lo que me motivó".

LA HISTORIA DE MALALA

"Pensaron que la bala nos iba a silenciar. Pero nada cambió en mi vida excepto esto: la debilidad, el miedo y la desesperanza murieron. La fuerza, el poder y el valor nacieron".

~ Malala Yousafzai

El 9 de octubre de 2012 la precoz vida de Malala Yousafzai se vio alterada de manera abrupta. Ese fue el parteaguas en el que ella y dos de sus amigas, Shazia Ramzan y Kainat Riaz, fueron baleadas en su camión escolar por una brigada de talibanes armados en el frondoso valle Swat de Pakistán. Una bala entró por la ceja izquierda de Malala, lo que requirió de cirugía extensa y de una placa de titanio para arreglar el daño. Pero si bien el arma causó estragos físicos, no alteró aquello que hacía tan asombrosa a Malala: una inteligencia, compromiso y compasión vehementes que contradecían su juventud.

Tan sólo tenía quince años de edad. No obstante, Malala ya había llamado la atención del mundo con su voz. En el 2009 comenzó a escribir un osado blog anónimo para la BBC en el que externaba sus puntos de vista con respecto a la educación y documentaba la vida en el valle de Swat, mientras los talibanes prohibían la música y la televisión, hacían imposible que las mujeres dejaran sus casas para ir de compras y truncaban de manera severa la educación para las niñas. Si bien el blog fue frenado, continuó hablando ante la prensa internacional y en el 2011 Malala recibió el primer Premio Nacional Juvenil de la Paz en Pakistán. Poco tiempo después, en un encuentro entre los líderes talibanes, un voto decidió que la joven tenía que ser asesinada.

Malala se recuperaría, pero no sería fácil. Tuvo que hacer una nueva vida en el remoto pueblo al que tuvo que ser evacuada para recibir cuidados médicos de expertos: Birmingham, Inglaterra. De momento, no es seguro que regrese a su querido hogar en Pakistán.

La bala que casi termina con la vida de Malala la llevó a ser centro de atención, una vez que este absurdo ataque hizo que el mundo despertara para ver su historia de valor. Pero esta historia apenas está comenzando. Malala, quien ha trabajado de manera incansable para recuperarse, se rehúsa a dar marcha atrás o a comprometer sus creencias. En vez de quedarse callada, Malala estaba determinada a continuar su campaña. Se forjó un rol nuevo, sin precedentes, como defensora de niñas y niños de todo el mundo -de refugiados, de niños en zonas de guerra, de todo aquel niño que carezca de acceso a escuelas o a la educación- con la misma audacia con la que vivía antes de que sufriera el atentado.

Sin dejarse intimidar por los nuevos retos físicos, continuó su trabajo en el Reino Unido, mientras buscaba la manera de ser ella misma en una cultura completamente nueva. Cofundó el Fondo Malala con su padre Ziauddin y Shiza Shahid, que defiende la educación de las niñas en todo el mundo, escribió un best-seller, I Am Malala (con Christina Lamb), dio un discurso inspirador en las Naciones Unidas y comenzó a viajar por el mundo para abogar por los derechos de los niños.

En diciembre de 2014, en medio de la realización de ÉL ME NOMBRÓ MALALA, Malala se convirtió en la persona más joven de la historia en recibir el Premio Nobel de la Paz. Recibió el galardón junto con Kailash Satyarthi, un defensor hindú de los derechos de los niños.

SÓLO MALALA PODÍA CONTAR LA HISTORIA DE MALALA

"Mi padre sólo me dio el nombre Malalai. Él no me hizo Malalai. Yo escogí esta vida".

~Malala

En un inicio la idea era que ÉL ME NOMBRÓ MALALA no fuera un documental.

Al contrario, los productores Walter Parkes y Laurie MacDonald, quienes son conocidos por producir dramas intensos en pantalla, incluyendo GLADIATOR, CATCH ME IF YOU CAN, THE KITE RUNNER y FLIGHT, imaginaron un largometraje absorbente después de haber leído las primeras páginas de muestra de la autobiografía de Malala.

"Cuando, como realizadores, te topas con una historia verdadera como ésta -y de repente ves una audacia auténtica a pesar de las terribles probabilidades a favor de este sencillo derecho humano por la educación de las niñas-, no puedes evitar sentirte muy atraído a ello", recuerda Parkes.

MacDonald añade: "En la historia de Malala habían estos elementos bellos y míticos, que comenzaban con la realidad de que fue nombrada en honor de una guerrera y poetisa Pashtun de Afganistán, asesinada por manifestarse, y Malala casi termina igual, pero se recuperó de manera milagrosa. Después estaban los elementos intrigantes de la relación con su familia y la locación en el valle de Swat, que es uno de los lugares más bellos en el mundo, pero que pasó de ser un paraíso a un infierno en tan sólo unos cuantos años cuando el Talibán asumió el control. Es así que quedamos conmovidos con lo que habíamos leído".

Parkes y MacDonald viajaron a Inglaterra para hablar en persona con Malala y su familia. Pero tan pronto y llegaron a Birmingham, algo sucedió de manera inesperada que cambió todo el sentido del filme: quedaron embelesados con el espíritu de Malala y la química de la familia Yousafzai.

"Laurie y yo salimos de nuestro primer encuentro sintiendo que no había actor alguno que pudiera interpretar a Malala", recuerda Parkes. "Digo, es tan singular como ser humano. Nos percatamos que si lo abordábamos como un documental iba a ser una manera mucho más poderosa de contar su historia y dejar que las audiencias la conocieran. También queríamos que Malala y su familia sintieran una especie de propiedad creativa y emocional de su historia. Así que revertimos el curso y trajimos a Davis Guggenheim, un hombre con una curiosidad tremenda, un intelecto agudo y una humanidad genuina. Con sus singulares talentos como documentalista y un interés apasionado por la educación, sabíamos que sería el director perfecto para el filme".

Guggenheim se ha vuelto sinónimo de documentales que se intersecan con la cultura popular. Su propio padre, un documentalista ganador del Premio de la Academia® por derecho propio, tuvo una gran influencia en su vida. Davis, por su parte, generó una serie de debates apasionados del cambio climático con el documental ganador del Premio de la Academia® AN INCONVENIENT TRUTH, que hasta la fecha se sigue discutiendo con frecuencia. A éste le siguió uno igual de provocador, WAITING FOR SUPERMAN, un viaje emotivo a través del sistema de educación pública de los EEUU, que obtuvo el Premio del Público en el Festival de Cine de Sundance. A la postre, se fue de gira con U2 en FROM THE SKY DOWN, que se convirtió en el primer documental de la historia en inaugurar el Festival de Cine de Toronto.

Una cosa que ha distinguido a Guggenheim en su carrera es que no le atraen las revelaciones o remociones. Justo lo contrario: hace filmes acerca de temas y gente que lo sacuden hasta el alma. "Algunas personas hacen documentales acerca de gente que no les cae bien o que incluso odian. Yo hago documentales acerca de gente que quiero", reflexiona el director.

Dicho lo anterior, Guggenheim está interesado en retirar capas y revelar gente a la que admira como nunca antes ha sido vista; como resultado, mucha gente sintió que vio un lado más honesto y humano de Al Gore en AN INCONVENIENT TRUTH, que había estado ausente durante su campaña presidencial. Esta búsqueda por ver qué hace que la gente se mueva era más importante que nunca en la manera en la que iba a abordar a Malala.

"Me parece que el desafío que siento con personas bien conocidas es profundizar aún más de lo que han hecho los demás -preguntarme, ¿cómo podría revelar de manera autentica a esta persona?", se cuestiona Guggenheim. "Sentí que debía tomar una dirección muy personal. Tenía que meterme de lleno a la vida de la familia e ingresar a su hogar y estar con ellos de una manera muy estrecha".

Parkes dice que Guggenheim fue la persona perfecta para emprender la tarea de entrar a la vida de la familia Yousafzai de manera inquisitiva, pero discreta. "El gran poder de Davis es su curiosidad por el mundo", acota la productora, "que se traduce en ser un oyente y un entrevistador maravillosos. Así que lo que terminas viendo en sus entrevistas es auténtico y único de ese momento en cuestión. Sientes como si te estuvieran lanzando a una relación espontánea e íntima con Malala y su familia".

MacDonald continúa: "Davis no sólo es un realizador destacado, sino alguien con una capacidad notable de conectar a la gente. Es el tipo de persona a quien le confiarías tu vida, lo que le permite, me parece, ir mucho más allá. Sabíamos que iba a encontrar una gran historia familiar que contar. Davis también le aporta una tremenda pasión a las cuestiones educativas, y como él también tiene hijas, se identificó con esta historia de una manera muy personal".

Parkes y MacDonald le llevaron el proyecto a sus antiguos socios productores, Image Nation, ubicado en Abu Dabi, que lo recibió con los brazos abiertos y lo financió en su totalidad. Participant Media, compañía conocida por ir tras contenido que inspira cambios sociales, se unió a la postre a Image Nation para cofinanciar el filme. La sinergia con Image Nation en ÉL ME NOMBRÓ MALALA fue innegable. "No sólo tenemos una antigua relación con Image Nation, sino con toda la región. Producimos THE KITE RUNNER, un filme admirado por su representación diversa de personajes musulmanes, y yo asistí más adelante al Foro Mundial EEUU/Islámico, patrocinado por el Instituto Brookings, durante dos años como representante cultural", explica Parkes.

Continúa: "Sentimos que dadas las sensibilidades religiosas y políticas, queríamos que Image Nation formara parte del proyecto desde el principio. Recuerdo haberle dicho a nuestro socio Mohamed Al Mubarak la razón por la cual queríamos hacer este filme acerca de Malala, y tan sólo después de dos oraciones me interrumpió y dijo, 'Walter, ella representa todo lo que apoyamos'. Semanas después, estábamos rodando su aparición en las Naciones Unidas en su decimosexto cumpleaños".

Para Ziauddin Yousafzai, tomar la decisión de permitirle a un equipo de cine entrar al corazón del círculo interior de su familia no fue fácil, pero creyó haber encontrado a los socios correctos.

"Sentí, como padre, que veníamos de pasar por un gran trauma en nuestras vidas, y que ser seguidos por cámaras podía ser difícil -pero siempre hemos hecho cosas en nuestras vidas por una causa que es más grande que nosotros", comenta. "Walter y Laurie motivaron a nuestra familia, y más adelante, después de haber conocido a Davis y haberlo tratado, me di cuenta que nunca íbamos a encontrar a alguien mejor que este hombre para contar esta historia acerca de nuestra campaña por la educación mundial…Davis tiene algo especial en su personalidad. Puede extraer las verdades interiores que yacen en lo más profundo de tu corazón, y eso es lo que queríamos compartir con el mundo".

OBTENIENDO CONFIANZA

"No le tengo miedo a nadie".

~Malala

Para Davis Guggenheim la imagen pública de Malala era una cosa; pero estaba interesado en lo que yacía detrás de las imágenes que vemos con frecuencia de su sonrisa suave y mirada perspicaz. Quería los detalles honestos y reales de su vida diaria. ¿En qué sueña? ¿Cómo puede seguir adelante? ¿Ha cambiado la relación que tiene con sus padres? ¿Por qué le sigue motivando ser un líder en vista de todo lo que sufre?

Para encontrar todas estas respuestas tenía que volverse parte de su mundo -no sólo entrevistarla, sino adentrarse de lleno en sus pensamientos y en el círculo familiar, que significa todo para ella.

Guggenheim no se hacía ilusiones; estaba consciente que obstáculos culturales se podían presentar. "Fue una cosa delicada", describe el director, "contar una historia acerca de una familia que proviene de una cultura muy distinta. Pero la cosa más importante para mí era contar su historia de una manera que fuera respetuosa y veraz acerca de su experiencia. Nunca lo vi como yo contando su historia. Vi el filme como la oportunidad para que ellos contaran su propia historia. Nuestro objetivo era entablar conversaciones íntimas y profundas -y espero que el resultado es que la audiencia sienta que la familia Yousafzai les está hablando de manera directa a ellos".

Guggenheim se dirigió a Birmingham, Inglaterra, donde los Yousafzai han estado viviendo desde el 2012. Parecería un lugar poco común para Malala y su familia -esta ciudad industrial de tamaño medio en el corazón geográfico de Inglaterra-, pero ha permanecido ahí desde que fue llevada al Hospital Reina Isabel para recibir más tratamientos (su cirugía de emergencia para mitigar la presión en su cerebro se llevó a cabo en el Hospital Peshawar CMH).

En su nueva casa, Guggenheim encontró una atmósfera familiar bulliciosa y hospitalaria, que lo hizo sentirse relajado. Sabía que forjar una base sólida de confianza era clave, pero no hay una fórmula mágica para crear un vínculo entre un realizador y su tema. El tiempo y la paciencia tienen que hacer su trabajo.

"El tipo de confianza que necesitas es una que te tienes que ganar con el tiempo", explica Guggenheim. "Pero mientras rodábamos a la familia en su hogar haciendo cosas mundanas -preparando el desayuno, yendo a la escuela, etc. -, y mientras la rodábamos viajando por todo el mundo en momentos tanto privados como públicos, nos volvimos muy cercanos. Llegué a realmente quererlos, a todos, a toda la familia".

Ziauddin Yousafzai indica que el sentimiento fue mutuo, una vez que Guggenheim se volvió parte de su vida familiar. "Quería cubrir a nuestra familia con una gran honestidad, así que intentamos ser fieles a nosotros mismos y a nuestro trabajo. De inmediato, desde minucias, como mi tartamudeo, hasta las grandes preguntas que enfrentamos, todo fue puesto ante la gente", señala. "No obstante, Davis siempre fue considerado con nuestras tradiciones y cultura".

Guggenheim estaba agradecido de haber sido recibido de una manera tan cálida en una familia tan unida. "Estar sentado en su mesa de cocina fue felicidad pura", recuerda. "Entre ellos, todos son muy cándidos; siempre se están riendo y contando historias. Con frecuencia acabamos cantando, ya fueran canciones Pashtun o Bob Dylan. Son muy energéticos como personas. Se pueden decir cosas muy hirientes entre ellos -pero luego se ríen. Solía irme de su casa frenético de la emoción, de todo lo que me había divertido con ellos".

Y resulta que sus diferencias culturales nunca se sintieron como diferencias. Guggenheim vio su fe musulmana y Pashtunwali (código de vida de Pashtun) como parte fundamental de sus vidas, como algo que impulsaba su generosidad, honestidad y afecto.

"Soy mitad judío, mitad episcopal, así que no sabía qué esperar cuando llegué a tocar a su puerta", confiesa Guggenheim. "Pero encontré a una familia muy similar a la mía. Encontré que su fe y tradiciones valiosas los guían a actuar de bellas maneras; los guían a su disposición por perdonar y a su deseo por decir la verdad, y a su sentido del bien y el mal. No fue diferente a la manera en como la fe opera en mi casa".

Para Laurie MacDonald este retrato íntimo de una familia musulmana destapa una conversación importante en una época donde se debate la intolerancia extrema. "Me parece fantástico que este filme exponga en pantalla a una familia musulmana de una manera en la que todos nos podamos sentir identificados", comenta MacDonald. "Sus valores de bondad y clemencia son un lenguaje universal".

La misma Malala estaba emocionada por comenzar a rodar, pero tenía pocos puntos de referencia de cómo iba a ser el proceso. Desde su llegada a Inglaterra, Malala ha aprendido a vivir con cámaras que la siguen en público, pero sabía que este filme sería algo muy distinto. "Esta película te ofrece la historia de una familia normal", comenta.

Esa normalidad es capturada en momentos ordinarios con los Yousafzai. "Nos reímos, peleamos, platicamos, disfrutamos nuestro tiempo", comenta Malala de su familia. "Me considero afortunada de tener una familia así…de esta manera es como se inspiran los niños. Esta es la forma en la que se motivan para conseguir algo en su vida".

Su padre concuerda en que el amor de la familia es primordial. "Me parece que toda familia es como un estado pequeñito. Tiene su propia constitución, sus propias normas y valores -y si esos valores se construyen sobre la igualdad, la justicia, el amor, el respeto, cada familia puede ser sorprendente. Nuestros valores son la razón por la cual somos tan felices", dice Ziauddin.

El enfoque discreto de Guggenheim ayudó a romper las barreras. "Por lo general comienzo haciendo entrevistas sin un equipo de producción, sin iluminación alguna, sólo con sonido", explica. "Mi primera entrevista fue con Malala en su pequeña oficina donde hace su tarea, y simplemente platicamos durante tres horas. Hice lo mismo con su padre; sólo nos sentamos a platicar. Pero durante el transcurso de nuestras conversaciones, ambos se descubrieron diciendo cosas que nunca antes habían dicho. Así que esa fue la parte importante -ayudarlos a contar toda su historia. Intenté no hacer preguntas que provinieran de un lugar intelectual, sino de un lugar humano".

Esto puso cómoda a Malala. "Lo que hizo fue algo muy poderoso. Y de verdad me ayudó a hablar de cualquier tema que viniera de mi corazón. Davis tiene una manera de explorar las cosas que están escondidas en tu corazón…simplemente todo sale y ni siquiera te das cuenta cuando pasa", reflexiona la joven.

A la postre, estaba contenta de que Guggenheim la acompañara en sus viajes a África y Jordania. "Fue maravilloso tener a alguien que capturara esos momentos, que quiero recordar siempre", comenta. "Durante estos viajes en los últimos dos años he conocido a muchas chicas increíbles, así que ahora siento que cuando hablo estoy hablando a nombre de ellas. Y esto le ha dado poder a mi voz y me ha hecho más fuerte".

EN CASA CON LOS YOUSAFZAI

Mi madre diría, "Está escrito en el Santo Corán que la verdad debe de venir,

y la falsedad tiene que morir".

~ Malala

Al observar a la familia Yousafzai durante poco más de un año y medio, Davis Guggenheim llegó a la conclusión que ambos padres tuvieron la misma influencia indeleble en la persona en la que se convertiría Malala.

"Es una combinación entre Ziauddin y Toor Pekai lo que ha creado a esta chica increíble", comenta el director. "Ziauddin, obviamente, tiene un relación estrecha con Malala. Tiene esta maravillosa cita: 'No me preguntes qué hice. Pregúntame qué no hice. Yo no le corté sus alas'. Y está ese momento especial cuando nació en el que le dice que es igual a todos los hombres que están en el árbol familiar. Pero también creo que Toor Pekai es de donde Malala obtiene su fuerza moral y su fe".

"La relación de Malala con su padre es muy especial. Pero creo que su madre también lo es en partes iguales", comenta MacDonald. "Toor Pekai es alguien que acata las tradiciones culturales y tiene una fuerza tremenda, pero taciturna, que, me parece, tiene mucho que ver en lo que se ha convertido Malala. Toor Pekai es una persona de una moral absoluta. Quizás y porque yo también soy madre me identifico con Toor Pekai, quien ha criado a esta jovencita sobresaliente para soportar tanto y emerger de ello con mucha más fuerza".

Malala también es vista bromeando con sus hermanos menores, Khushal y Atal, una lata constante a su lado sin importar la situación. Malala recuerda: "Incluso cuando gané el Premio Nobel de la Paz, la primera cosa que mi hermano menor me dijo fue, 'Mira, te ganaste este premio, pero eso no significa que te puedes convertir en una hermana mandona'".

Para sorpresa de nadie, mientras estaba con ella, Guggenheim encontró con frecuencia a Malala haciendo su tarea. Podrá ser una celebridad, pero es congruente cuando se trata de la educación, incluyendo la suya. "La escuela es la prioridad principal de Malala y me parece que le encantaría ser la mejor de su clase", indica Guggenheim. "Pero desde luego es notable lo que ha conseguido hasta ahora. Imagina ir a clases en otro país donde imparten clases con el tercer o cuarto idioma que hablas, donde tus clases de historia no son acerca de tu propio país sino la historia de otro. Y le está yendo muy bien".

Malala admite que, aún así, todavía encuentra tiempo para divertirse. "En ocasiones me pongo a jugar en mi iPad juegos como Candy Crush, o a veces simplemente leo un libro o veo la televisión. Pero siempre tengo mucho trabajo que hacer para el Fondo Malala, además de mi tarea, así que debo de intentar dividirlo todo en partes iguales", explica.

Como con cualquier adolescente, a Malala le costaba un poco hablar acerca del amor y los chicos, pero Guggenheim sacó a colación los temas incómodos. "Me cuesta trabajo preguntarle a mi hijo e hija adolescentes si están saliendo con alguien. De hecho, no me atrevería", dice entre risas el padre. "Pero con Malala tienes a una niña que se puede parar frente a las Naciones Unidas y hablar de manera elocuente frente a líderes mundiales y gente poderosa, así que es fácil olvidar que es tan sólo una adolescente que está tratando de embonar. Para mí fue importante mostrar este otro lado de ella. Malala tiene esta dualidad intrínseca, que es muy conmovedora. Está determinada a cambiar el mundo y su nivel de pensamiento en ese sentido es muy elevado. No obstante, puede estar en casa preocupada por un examen y riéndose conmigo de Roger Federer".

Walter Parkes añade: "Cualquier niña adolescente es un polvorín de emociones. Pero para alguien que acaba de llegar a un país nuevo y está en la posición de Malala, es difícil imaginar por lo que está pasando. Lo maravilloso acerca de Malala, y lo que a mí me parece que ves en el filme, es su honestidad con respecto a esas cosas. Lucha con sus padres y les pega a sus hermanos. Presenta esta dicotomía fantástica de ser una líder mundial por un lado, y, por el otro, la de ser como cualquier chica adolescente que hayas conocido".

Para MacDonald estas escenas llegan hasta el fondo en el poder del filme para servir de inspiración. "A pesar del hecho de que ahora es una líder mundial de gran repercusión, lo que es tan conmovedor acerca de la historia de Malala es que también es la historia de una chica común y corriente. Su heroísmo se desarrolló a partir del derecho humano más simple y básico que le arrebataron -el derecho a la educación- y, a raíz de ello, descubrió su derecho urgente a ser escuchada".

Un lugar al que Malala no se atrevió a ir, fue discutir la profundidad de su sufrimiento físico y emocional. Si bien Guggenheim no puede saber a ciencia cierta por qué no quiere hablar de ello, supone que se debe a que como ha visto a mucha gente sufrir en medio de la guerra y la represión -tanto en casa como en el extranjero-, no desea desviar la atención de otros que han pasado por cosas mucho peores.

"Sabes, muchos de los amigos de la familia fueron asesinados", señala Guggenheim. "Muchos de sus amigos todavía están sufriendo en Pakistán, así que no se ven a sí mismos como extraordinarios. No obstante, es verdaderamente notable que hayan pasado por el infierno, pero no existe en ellos un gramo de amargura. Lo puedes ver en la película -están llenos de alegría y esperanza, mientras que muchos de nosotros nos quejamos de cosas muchísimo menores".

Parkes también tiene una teoría del porqué Malala no habla de sus malestares. "Creo que su rechazo a reconocer su sufrimiento está vinculado a un enfoque absoluto de lo que vino a hacer en la tierra. También me parece clave la opinión de Ziauddin de que aquél que jaló el gatillo en Malala no fue una persona sino una ideología. Si lo vemos desde su punto de vista, un principio básico del Islam es el perdón, y son ejemplos andantes de ello. Todo lo canalizan en intentar hacer al mundo un mejor lugar".

No obstante, Guggenheim vio que Malala todavía está curando sus heridas, un proceso que podría durarle toda la vida. "Creo que fue herida mucho más de lo que en realidad reconocemos", comenta. "La vemos hablando en las Naciones Unidas y es muy carismática, pero un nervio de su cabeza le fue arrancado y reimplantado, y todavía sigue recuperando algo de movimiento. Tenía huesos alrededor de su oído que fueron destrozados y su audición en un lado no es muy buena. Pero nunca la escuché quejarse. De verdad, se siente muy afortunada".

Malala ve su disposición a perdonar como algo natural. "Creo de manera ferviente que deberíamos de tratar a los demás de la misma manera en la que queremos que nos traten. Es una cuestión muy sencilla: Quiero ser tratada de manera imparcial, con justicia, con amor y cordialidad -así que esa es mi actitud hacia la demás gente", explica. "Me parece que si guardo ira contra los terroristas o el Talibán, no tendría ninguna consecuencia buena. Creo en la paciencia y creo en la tolerancia. Me parece que es la mejor manera de vivir tu vida".

Con toda su genuina admiración, Guggenheim no quería evadir las controversias alrededor de Malala -desde la cuestión de si se le debió de haber permitido a una niña ponerse en tal riesgo (una pregunta con la que su padre, Ziauddin, batalla de manera conmovedora en el filme) hasta la preocupación de algunos paquistaníes de que Malala está siendo usada como un herramienta de países occidentales (una preocupación que Malala refuta, al señalar que ha criticado la política exterior occidental y la pérdida de vidas provocadas por los ataques con drones de los EEUU en la región).

"La película tenía que comprometerse con esta pregunta controversial: si alientas a tu hija a alzar la voz desde una edad tan temprana, ¿la has puesto en medio del peligro? Fue un cuestionamiento que preguntamos en su momento", indica MacDonald, "y tuvimos la oportunidad de ver esta pregunta desde ambas caras de la moneda".

Para Parkes, la decisión de haber arriesgado su vida es una que sólo Malala podía hacer, pero está muy conmovida de que lo haya hecho. "Como padre que soy, me he preguntado si su posición como líder mundial está usurpando su derecho a tan sólo ser una adolescente. Empero, y como dice en la película, ella ha elegido esta vida. No fue elegida para ella. No fue elegida por su padre. Ella la eligió para sí misma porque cree en ello de una manera muy firme".

Recientemente, Malala tuvo la oportunidad de ver ÉL ME NOMBRÓ MALALA y admite que se sintió un poco rara, como quizás y se sentiría cualquier persona de su edad, pero ya está mucho más convencida. "Es difícil verte a ti mismo", dice con su candor acostumbrado. "Nunca me ha gustado ver mis entrevistas o fotografías, así que fue difícil observarla. A mi padre no le importa- ¡él vio su entrevista, y en particular las mías, tres o cuatro veces! Para mí fue más difícil. Pero quedé muy impresionada con la forma en cómo Davis hizo la película y en especial con la animación".

EL NOMBRE DE MALALA

"Cuando era pequeña, mucha gente decía, 'Cámbiale el nombre a Malala. Es un nombre malo, significa tristeza.' Pero mi padre siempre decía, 'No, tiene otro significado. Valentía'".

~Malala

Malala admite en ÉL ME NOMBRÓ MALALA que nunca estuvo cien por ciento segura de que le gustara el nombre que ahora se ha convertido en un emblema icónico de los derechos y educación de niñas en todo el mundo. Fue algo a lo que se tuvo que acostumbrar. Pero para Davis Guggenheim, la historia detrás de su nombre estaba en el meollo de su visión para el filme -tanto, que pasó a ser su título.

"Elegí el título por su misterio. Espero que la gente llegue a ver la película preguntándose por qué su padre la nombró Malala. Y por qué es tan importante. Siempre será extraordinario el hecho de que Ziauddin, sin saber todo lo que le pasaría a su hija, la nombró en honor a una chica que alzó la voz y fue asesinada por su valentía. El acto de nombrarla así tiene repercusiones profundas y un significado agudo en nuestro filme".

Ziauddin Yousafzai eligió nombrar a su hija Malala porque quería un nombre que siempre le recordara a ella del poder que puede tener como mujer. Así que la bautizó en honor de una de las heroínas más grandes entre la gente de Pashtun: Malalai de Maiwand, una chica Pashtun con frecuencia comparada a la santa francesa Juana de Arco, por sus actos altruistas que sirvieron de inspiración durante la guerra. En la década de los '80 del siglo XIX cuando los Pashtun en Afganistán estaban peleando contra los colonialistas británicos, Malalai, aunque era una jovencita, viajó al campo de batalla para ayudar a los heridos. Durante la acalorada batalla de Maiwand, Malalai vio a sus colegas sitiados perder la confianza, así que tomó una bandera y salió disparada gritando palabras de fe y apoyo, sólo para ser abatida a balazos. Alentados por sus palabras, los soldados afganos prevalecieron.

Algunos han señalado la fatalidad que acarrea el nombre de Malala, dado que también fue baleada luchando por lo que creía. Pero también hay otra cosa que proviene de ese nombre, algo que Ziauddin intentó inculcar en su hija desde una edad temprana -un entendimiento de que no tenía prohibido hacer grandes cosas por ser mujer.

"A lo largo de la historia ves la importancia de su nombre", comenta Guggenheim. "Nos enteramos que el árbol familiar de Malala se remonta cientos de años, pero son sólo hombres. Imagínate eso. Ninguna de las mujeres era considerada lo suficientemente digna para ser incluida en el árbol familiar. Pero Ziauddin tuvo el instinto básico de decir, 'No. Mi hija merece estar aquí, y será registrada en la historia de esta familia'. A partir de ese momento, le autoriza ser quien quiera ser y eso se lo tomó muy a pecho".

Para Malala, su nombre es algo que ahora cree que le pertenece en igual medida a un movimiento como a una persona. "Tengo la esperanza de que este nombre se convierta en un símbolo de la lucha por los derechos y la educación", comenta. "Algo que me sirvió de gran inspiración fue que después de haber sido atacada en Pakistán, las chicas levantaron pancartas que decían 'Yo soy Malala'. Estaban diciendo, 'Estoy aquí para luchar por mis derechos'. Así que, no sólo es el nombre de una chica. Es un nombre que ahora simboliza que las chicas alcen la voz".

ANIMANDO A MALALA

"Por lo general, el Talibán mata a gente por la noche. Yo salía, revisaba cada puerta. Esa reja está cerrada, no podrían venir por ahí; esa puerta tiene seguro, así que tampoco podrían venir de esa puerta. Oh, dios, protege a mi padre, protege a nuestra familia".

~Malala

Quizás y no haya dos formas de realización más opuestas que el documental y la animación. Los documentalistas toman una cámara al vuelo y ruedan la vida real como se desarrolle. Los animadores, por otro lado, trabajan de una manera lenta y meticulosa, línea por línea, poco a poco, para pintar una mirada alternativa de la realidad.

A pesar de sus diferencias, cuando estas dos formas se unen han producido experiencias conmovedoras para las audiencias. Davis Guggenheim recurrió a la animación en ÉL ME NOMBRÓ MALALA para un propósito narrativo distinto: permitir que el público viera los recuerdos de Malala, algo que, de otra forma, hubiera sido imposible.

En parte, Guggenheim estaba buscando romper estereotipos. "Con mucha frecuencia, cuando aquí vemos un reporte acerca de Pakistán, es algo cruel o aterrador. Pero cuando Malala y Ziauddin cuentan la historia de su pasado, es algo maravilloso. Por la manera en la que lo relataron, sentí sus recuerdos como un libro de cuentos. Así que elegí usar la animación para representar la parte de las vidas de los Yousafzai antes de la llegada del Talibán, de la forma en cómo ellos la recuerdan: como algo bello y encantador, como un cuento de hadas. La animación significa tiempo y dinero. Pero tenía el instinto de que podía ayudar a contar la historia de Malala de una manera muy profunda y conmovedora".

Walter Parkes estaba sorprendido cuando Guggenheim abordó por primera vez a los productores con la idea -después Parkes quedó convencido. "Recuerdo a Davis decir que estamos tan inundados con segmentos noticiosos del Talibán y del caos en Pakistán, que es muy fácil bloquear todo eso. Y después dijo, 'por lo que me parece que deberíamos representar la mayor parte de su pasado a través de la animación'. Y respondí, '¿Estás loco? Esto es un documental'", dice Parkes entre risas. "Pero Davis tenía una visión auténtica, razón por la cual es un realizador tan intrigante. La animación que Davis y su equipo conjuntaron ha generado algo que es bastante inusual en un documental: un sentimiento subjetivo que nos lleva al pasado de una manera más personal".

Guggenheim sabía que iba a necesitar a un colaborador hábil y creativo. Se asoció con Jason Carpenter, un joven realizador que lo había impresionado con su premiado cortometraje estudiantil THE RENTER, que, a pesar de utilizar técnicas digitales modernas, tenía un diseño visual rústico y orgánico que hacía la historia de la experiencia de un niño en una guardería tan atmosférica y emotiva como una pintura.

Carpenter, quien dirige Carpenter Bros. Animation junto con su hermano, dice que vio la animación para ÉL ME NOMBRÓ MALALA como un "experimento grandioso". No se parecía a ningún reto al que se haya tenido que enfrentar antes -un reto que consumiría 18 meses de su vida en un trabajo creativo enfocado. "Este es un tipo de proyecto de animación muy especial porque no sólo lidia con una persona real, sino también con un líder mundial verdadero. Así que, cuando empezamos, sentimos que la animación tenía que ser muy genuina, que tenía que ser respetuosa y que reflejara no sólo a la gente involucrada sino también su cultura", explica el animador.

Por sobre todo, Carpenter quería que la animación fuera un tipo de espejo de la expresividad que Guggenheim había capturado de Malala y Ziauddin. "La animación necesitaba sentirse auténtica, pero también necesitaba ser poética e impresionista, para que se pudiera contrastar con la acción en vivo, y pudieras sentir que estabas regresando a sus recuerdos más preciados", continúa Carpenter.

Como fuente de inspiración, en vez de ver animación tradicional, Carpenter vio pinturas, incluyendo las sombrías exploraciones llenas de texturas que Andrew Wyeth ha hecho de la memoria, la nostalgia y la añoranza de lo perdido. Comenzó con investigación, pero una vez que tenía las bases, comenzó a experimentar con absoluta libertad. "Vimos el hogar donde nació Malala y las escuelas en el valle de Swat porque queríamos ser auténticos. Pero no queríamos ser muy rígidos o muy cuidadosos porque podía sentirse acartonado", comenta Carpenter.

Continúa: "Era una cuestión de capturar el corazón y espíritu de Malala y de su familia, de alimentarnos de la pasión que tienen y llevar ese tipo de vida emocional a la animación. Para mí también fue importante que la visión del mundo se sintiera como la de una chica joven -y no la de un hombre-, y que tuviera ese tipo de suavidad y gentileza intrínseca, para que se sintiera como si fuera la perspectiva de Malala de una manera legítima".

Carpenter utilizó equipo digital, pero le apuntó a las bellas imperfecciones de los dibujos a mano. "Utilizamos tabletas Wacom, iMacs, Mac Pros y software de Adobe -pero estábamos dibujando con las manos", explica. "No te manchas los pantalones con pintura, pero tiene el mismo nivel de artesanía".

Desde el principio, a Guggenheim le encantaron las imágenes que Carpenter comenzó a dibujar para empatarlas con las palabras de Malala y Ziauddin. "Todo el estilo era sencillo, muy nostálgico, muy exuberante y colorido -pero, sobre todo, parecía provenir directamente de la forma en la que contaron su propia historia", comenta el director.

Los dos trabajaron en conjunto -Guggenheim le mostraba el material a Carpenter, y éste refinaba la animación todavía más. "Si hubiéramos hecho toda la animación después de haber rodado el filme y sólo la hubiéramos montado, hubiera sido completamente distinto", señala. "Pero debido a que la animación respondía al material conforme iba llegando, se consiguió hacer una auténtica fusión. Se volvieron uno, que es muy inusual".

Las secuencias favoritas de Carpenter son las historias de cómo Ziauddin y Malala encontraron cada uno su voz -en la que anima sus discursos como remolinos distintivos que van sin rumbo, como el viento.

"Primero vemos cómo Ziauddin es molestado por su tartamudeo, y necesitábamos encontrar una manera de mostrar cómo sus palabras fallaban, pero que, no obstante, más adelante lo llevan a convertirse en un gran orador", recuerda Carpenter. "Acertar en eso era importante porque esta historia es en gran medida acerca de dar un paso adelante y alzar la voz. Si te das cuenta, muchas veces en las que un personaje habla, literalmente dan un paso adelante. Cuando Malala da un discurso en la montaña, da un último paso adelante antes de hablar. Cuando Ziauddin le habla a una audiencia, da un paso adelante. Es así como mostramos que esa parte de alzar la voz es tan sólo tener el valor de dar ese paso".

Carpenter continúa: "También tuvimos que encontrar una manera de mostrar que una voz es algo que puede inspirar y conmover gente -que puede cambiar el mundo. Así que intentamos representar el diálogo visualmente de una forma que capture la energía, belleza y elocuencia. Si ves con detenimiento, te podrás dar cuenta que abordamos el discurso de Ziauddin y Malala de manera distinta. En vista de que Ziauddin es bastante fogoso hay pequeñas flamas y cosas que saltan a su alrededor. Pero el discurso de Malala es más directo y se transmite a una gran distancia".

Otra secuencia emocionante para Carpenter fue recrear la batalla de Maiwand, en la que la contraparte de Malala del siglo XIX se convierte en heroína. "Me gustó la manera en la que los colores cambian en esa secuencia, y después cuando Malala habla, la luz predomina desde lo más profundo de su voz", describe.

Para Carpenter nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo de Guggenheim. "Davis te impulsa a que hagas tu mejor trabajo. Pero también es humilde y alguien con quien es muy fácil conversar. Todo el proceso fue muy colaborativo. Y creo que de cualquier otra manera no se hubiera dado así".

EL HOGAR DEJADO ATRÁS: EL VALLE DE SWAT

"Durante un tiempo, nuestro aislamiento significaba que vivíamos en un paraíso. La vida era normal, la vida era feliz".

~ Malala

El hogar que Malala y su familia se vieron forzados a dejar atrás podría estar en la actualidad destrozado por la guerra, pero también es uno de los lugares más asombrosos del mundo. La belleza pintoresca y antecedentes culturales pródigos del valle de Swat era algo que Davis Guggenheim pretendía evocar a lo largo del filme.

"Cuando hablas de Pakistán tiendes a pensar en imágenes granulosas y en malas noticias -pero cuando vi fotografías del valle de Swat, vi un paraíso que era verde y frondoso, y que, de hecho, tenía una antigua tradición educativa antes de que haya llegado el Talibán. Así que tenía toda la intención de mostrar un poco de este mundo que en realidad no es muy bien conocido", comenta Guggenheim.

Enclavado en medio de las elevadas montañas Hindu Kush, el valle de Swat es un mosaico verde con praderas fértiles alimentadas por cumbres enormes y nevadas, y ríos serpenteantes. No obstante, esta hermosa región ha vivido una historia compleja y turbulenta. Fue conquistada por Alejandro el Grande en el año 320 AC; se volvió el lugar de nacimiento del budismo Vajrayana en el siglo II AC; y después se convirtió en el hogar de las tribus Pashtun, que permanecen en la actualidad. El valle de Swat fue más tarde invadido por el gobernante afgano Mahmud de Gazni, quien introdujo el Islam a la región, antes de haberse vuelto parte de la India bajo el gobierno británico. En 1917, el estado Yousafzai de Swat fue fundado por Mian Gul Abdul Wadood. Él y su hijo Miangul Abdul Haq Jahanzeb gobernaron el estado de Swat hasta 1969, cuando fue incorporado al nuevo país de Pakistán.

El valle de Swat sufrió otro cambio en la década de los '90 con el levantamiento de la militancia radical. En 1992, Sufi Muhammad fundó el TNSM (Tehreek-e-Nafaz-e-Shariat-e-Mohammadi), una organización vinculada al Talibán que promovía la estricta ley Sharia. En el 2002, su yerno, Maulana Fazlullah -apodado el "Radio Mullah" por sus discursos fervorosos por la radio-tomó el poder del TNSM. Para el 2007, en medio de refriegas mortales con la milicia paquistaní, el grupo tomó el control de gran parte del valle de Swat.

Cada vez más severo en sus dictámenes, fue en el 2009 que Fazlullah anunció la absoluta prohibición a la educación femenina en Swat, sacando a 40,000 niñas de las escuelas. Una campaña de destrucción en curso dio inicio -que trajo como resultado el bombardeo, la quema y el desmantelamiento de hasta 400 escuelas.

Todo esto coincidió con la juventud de Malala. Pero ella tenía una perspectiva distinta. Su padre estaba muy consciente de que le región tenía una antigua tradición de favorecer la educación. Y, como ella confiesa, desde una edad muy temprana sabía que era una estudiante de corazón, dispuesta a hacer cualquier cosa por aprender.

Con la esperanza de entrenar a una nueva generación de mujeres líderes, en 1994, en Mingora, Ziauddin Yousafzai inauguró la Escuela Khushal, nombrada en honor del afamado poeta Pashtun Khushal khan khattak, con tan sólo tres estudiantes, en la que Ziauddin fungía como director, profesor e incluso conserje. La escuela creció rápidamente y Malala comenzó a estudiar a los cinco años de edad. Si bien los Yousafzai ya no están ahí, la Escuela Khushal continúa educando niñas en el valle de Swat. Haber dejado la escuela atrás es una de las grandes congojas de Ziauddin. Comenta: "Quiero estar con los niños en Pakistán, ir a la escuela que fundé y a otras escuelas a difundir este mensaje en pos de la educación, y volver a caminar en las montañas verdes y frondosas del valle de Swat".

Desde la operación militar en el 2009, ha habido mejoras en el valle de Swat. Los niños han regresado a las escuelas y ha habido una reducción en la violencia. Pero la situación continúa siendo delicada y los mismos líderes talibanes quienes pidieron la muerte de Malala, fueron implicados en el 2014 en la masacre de la escuela de Peshwar, que mató a 145 personas, incluyendo 132 escolares entre los 8 y 18 años de edad.

En el hogar Yousafzai todavía guardan el sueño de regresar. "Para nosotros es muy difícil que esa parte de nuestra vida familiar que teníamos en Swat -ir a la escuela por las mañanas con Malala, conocer a niños con sus rostros bellos y sonrientes, conocer a los ancianos de la zona- por ahora está perdida", dice Ziauddin.

EL LLAMADO DE MALALA: EDUCACIÓN PARA LAS NIÑAS

"Tengo el derecho a cantar, tengo el derecho de ir al mercado, tengo el derecho de alzar la voz. Obtendré mi educación, ya sea en casa, la escuela, o cualquier otro lugar. No me pueden detener".

~ Malala

En la actualidad, más de 60 millones de niñas en edad escolar de todo el mundo se encuentran sin poder ir a la escuela. La duración promedio de la educación de una niña en los países más pobres del mundo es de tan sólo tres años. En Pakistán las chicas obtienen un promedio de 4.7 años de escolaridad. En casi 70 países del mundo las niñas son tratadas con violencia sólo por querer ir a la escuela.

Estas son las realidades -pero el reverso de la moneda es que educar a niñas es una de las maneras más efectivas y eficientes de estimular a sociedades. Cuando las chicas son educadas la investigación muestra que toda su familia se beneficia a través de ingresos más elevados y vidas más perdurables y sanas. Es más factible que las chicas con una educación tengan familias más pequeñas, niños más sanos y tengan las habilidades para comenzar negocios, obtener trabajos y contribuir de una manera más plena en sus comunidades.

La importancia de la educación es algo que Malala parecía entender de manera intuitiva desde una edad muy temprana mientras descubría su amor por el aprendizaje. Así que cuando el Talibán le comenzó a cerrar las escuelas a las niñas, no podía soportar la injusticia que se estaba llevando a cabo, lo que alimentó su urgencia por alzar la voz por lo que consideraba, incluso a una tierna edad, como un derecho humano básico.

Esta también es la razón por la cual Malala y su padre cofundaron el Fondo Malala, una organización que se centra en empoderar a las niñas a través de una educación secundaria de calidad. El fondo implementa lo que Malala siempre ha creído es el derecho de toda persona: "Malala quiere ver que todos los niños tengan la oportunidad de obtener doce años completos de educación de calidad", comenta Meighan Stone, Presidenta del Fondo Malala.

El Fondo Malala tiene tres objetivos principales:

Primero, el Fondo Malala está comprometido para asegurarse que niñas de todo el mundo tengan acceso a doce años completos de educación.

Segundo, el Fondo Malala invierte en proyectos educativos que proveen escolaridad de calidad y segura para niñas, en especial aquellas que, de otra manera, no tendrían acceso a la escuela preparatoria.

Tercero, el Fondo Malala trabaja con líderes mundiales, gobiernos y organizaciones privadas para incrementar compromisos de financiamiento, para que el derecho a la educación de todo niño pueda ser cumplido.

Para poder lograr estos objetivos, el Fondo Malala aboga por cambios en las políticas internacionales, nacionales y locales que mejorarán el acceso seguro y económico de la niñas para su educación; invierte en trabajo programático en los países donde las niñas están más necesitadas, incluyendo Nigeria, Pakistán y países que albergan a refugiados sirios; y el Fondo Malala amplifica la influencia de niñas y mujeres jóvenes de todo el mundo.

"La idea de Malala es empoderar a niñas en esta campaña global", comenta Stone. "Siempre dice que ella no es sólo una niña, sino una de muchas que saben lo que es que te nieguen la educación, y quiere apoyar a otras para que alcen la voz. Esto es algo que las audiencias por supuesto verán en el filme y esperamos que se unan a ella".

Para el Fondo Malala, ÉL ME NOMBRÓ MALALA es la oportunidad para que el mundo sepa más acerca de la realidad de la vida de muchos millones de niñas en todo el mundo, y el compromiso de Malala y su padre para asegurar que toda niña tenga la oportunidad de ir a la escuela.

"En el Fondo Malala esperamos que la gente que vea el filme se solidarice con la causa de la educación de las niñas alrededor del mundo", comenta Stone.

Desde hace mucho tiempo, Davis Guggenheim cree que la educación recae en el centro de las sociedades civilizadas -ya sea Pakistán, los EEUU o cualquier otro país. "En el mundo existen muchos problemas complejos…pero una cosa que sabemos que realmente funciona es educar a niñas", comenta Guggenheim. "Lo sabemos. Cuando una niña es educada, genera una oportunidad, puede cambiar economías completas. Lo maravilloso es que el Fondo Malala ya está haciendo cosas extraordinarias en esta área. No sólo están generando conciencia y construyendo escuelas en muchos países, sino también convenciendo a líderes mundiales de que esto es una prioridad; hacer que ellos inviertan más dinero en educación, y que cambien las leyes para que más niñas puedan ser educadas".

Laurie MacDonald ha visto que el deseo por tener mejores escuelas se ha convertido en una fuerza en todo el mundo. "Esta situación se ha vuelto muy importante en muchas comunidades. Cada vez hay una comprensión creciente de que la educación es una manera en la que los países pueden prosperar mucho mejor desde un punto de vista económico y luchar contra el terrorismo de una manera muy real. Y Malala, gracias a sus dones, tiene la oportunidad de ser gran parte de ese cambio".

En ÉL ME NOMBRÓ MALALA, Malala no sólo es vista en casa, sino también viajando de manera valerosa a algunas de las zonas más peligrosas del mundo -para apoyar a las niñas nigerianas secuestradas por Boko Haram y para ayudar a refugiados sirios en Jordania. Verla en acción era esencial para representar quién es, dice Parkes.

"Cuenta con una valentía absoluta. Me parece que tiene un sentido instintivo del porqué está en este mundo, de qué es lo que supuestamente debe hacer -y lo está haciendo", opina Parkes. "No obstante, cuando la veo en la frontera siria o interrogando de manera intensa al presidente de Nigeria acerca de las niñas secuestradas por Boko Haram, siento que estoy viendo a la misma niña que conocí en la sala de estar de la familia. Sin importar dónde esté, tiene una autenticidad muy profunda".

Para Davis Guggenheim, esa autenticidad nunca la hubiera obtenido el mundo como regalo si Malala hubiera nacido en una familia donde no le daban énfasis al valor universal de una educación pródiga e intensa. "Espero que esta película muestre cómo la propia educación de Malala le dio el poder para intentar transformar su mundo", resume. A través de su propia educación, Malala encontró su voz y después tomó la decisión de usar esa voz para aquello en lo que creía. Si otros se sienten inspirados para alzar la voz al ver esta película, eso será algo especial".

ACTUALIZACIÓN DE MALALA

Hasta agosto de 2015, Malala ha terminado el 10o grado escolar (Año 11 en el RU, GCSE) en Birmingham, Inglaterra (perdió un año de escuela después de su atentado), vive con su familia y continúa trabajando de manera ferviente en el Fondo Malala.

Un niño, un profesor, un libro y una pluma pueden cambiar el mundo.

~Malala Yousafzai

ACERCA DE LOS SOCIOS

· IMAGE NATION se ha convertido en uno de los creadores de contenido líderes en el Medio Oriente, con el objetivo de forjar una industria de cine y televisión sustentable en Abu Dabi y en los EAU. El programa de Image Nation incluye largometrajes producidos por los Emiratos (FROM A TO B, SEA SHADOW, ZINZANA), documentales con causa (EVERY LAST CHILD), programas de televisión profundos ("Beyond Borders", "Hayati Walaskariya") y premiadas coproducciones internacionales (THE HELP, FLIGHT, 99 HOMES). A través de su contenido, Image Nation está creando oportunidades para que el talento local cuente sus historias y trabaje en proyectos que les brinden las herramientas para establecer y mantener una industria local.

· PARTICIPANT MEDIA es una compañía que se enfoca en contenido que inspira el cambio social. Participant cree que una buena historia bien contada puede marca la diferencia en cómo uno ve el mundo. Ya sea un largometraje, documental, programa de televisión o cualquier otro tipo de medio, Participant existe para contar historias interesantes y entretenidas, que también generen conciencia de asuntos reales que le dan forma a nuestras vidas.

· NATIONAL GEOGRAPHIC CHANNELS - Ubicados en las oficinas centrales de National Geographic Society en Washington, D.C., National Geographic Channels es una empresa conjunta entre National Geographic y Fox Networks Group. National Geographic cree en el poder de la ciencia, la exploración y la narrativa para cambiar al mundo. Los canales contribuyen a la misión de la sociedad con una programación inteligente e innovadora, y beneficios que apoyan de manera directa sus esfuerzos alrededor del mundo. En la actualidad, NGC está disponible en más de 90 millones de hogares en los EEUU. A escala mundial, National Geographic Channels está disponible en más de 440 millones de hogares en 171 países y en 45 idiomas. Para mayor información, visita www.natgeotv.com .

· FOX SEARCHLIGHT PICTURES (DISTRIBUIDOR) - Fox Searchlight Pictures es una compañía de cine especializada dedicada a financiar y a adquirir largometrajes. Tiene sus propias operaciones de marketing y distribución, y sus películas son distribuidas a escala internacional por Twentieth Century Fox. Fox Searchlight Pictures es una unidad de 20th Century Fox.

ACERCA DE LOS INDIVIDUOS

ZIAUDDIN YOUSAFZAI es un activista educacional y Asesor Especial de las Naciones Unidas en Educación Mundial. Tiene el puesto de agregado educacional de Pakistán en su consulado en Birmingham, Reino Unido. En su natal valle de Swat, Pakistán, fue un activista social, maestro y dueño de escuela. Es cofundador del Fondo Malala, una organización altruista cuyo trabajo alrededor del mundo se centra en los derechos de las niñas para una educación de calidad.

MALALA YOUSAFZAI es una activista educacional del valle de Swat, Pakistán, y ganadora del Premio Nobel de la Paz en el 2014, otorgado de manera conjunta a ella y Kailash Satyarthi por su trabajo en el campo de los derechos infantiles. Nacida en 1997, Malala Yousafzai creció en el valle de Swat, al norte de Pakistán. Desde que tiene diez años, Malala ha abogado por los derechos de las niñas por recibir una educación. Bajo un pseudónimo, escribió un blog para la BBC que detallaba su vida bajo el régimen talibán y su punto de vista en la promoción de la educación para niñas. En octubre de 2012, Malala, que en aquel entonces tenía quince años, fue baleada por el Talibán mientras iba de la escuela a su casa en el autobús escolar. Dos de sus amigas también fueron heridas en el ataque. Es cofundadora del Fondo Malala, una organización altruista cuyo trabajo alrededor del mundo se centra en los derechos de las niñas para una educación de calidad. Ha recibido numerosos premios, incluyendo el primer Premio Nacional Juvenil de la Paz en Pakistán, el Premio Internacional de la Paz Infantil, el Premio Amnesty International Ambassador of Conscience (Amnistía Internacional Embajadora de Conciencia) y el Premio Sakharov.

TOOR PEKAI YOUSAFZAI nació en el valle de Swat (Shangla), al norte de Pakistán. Es madre de Malala (18), Khushal (15) y Atal (11). Incapaz de acceder a una educación de calidad de niña, Toor Pekai ha sido una fuerte defensora del activismo educacional de Malala.


ACERCA DE LOS REALIZADORES

DAVIS GUGGENHEIM (Dirigida por, Producida por) es un aclamado director y productor de cine, ganador del Premio de la Academia, cuyo trabajo incluye WAITING FOR "SUPERMAN" (Esperando por Superman), IT MIGHT GET LOUD (A todo volumen) y AN INCONVENIENT TRUTH (La verdad incómoda), que presenta al ex vicepresidente de los EEUU Al Gore, y que obtuvo el Oscar a Mejor Documental en el 2007.

En el 2008, Guggenheim produjo y dirigió el filme biográfico del presidente Barack Obama A MOTHER'S PROMISE, así como THE ROAD WE'VE TRAVELLED, para la campaña de Obama en el 2012.

En el 2013 Guggenheim dirigió "Teach", un especial para televisión de dos horas acerca de cómo es trabajar en las escuelas públicas de los Estados Unidos -en específico, que en el corazón de cada gran educación hay una gran docencia.

En la actualidad, Guggenheim se encuentra trabajando en un documental especial para HBO, que presenta a la banda U2.

Guggenheim también ha dirigido muchas series de televisión, incluyendo "Deadwood", "NYPD Blue" y "24".

En el 2005, WALTER PARKES y LAURIE MACDONALD (Producida por) fundaron Parkes/MacDonald Productions para desarrollar y producir proyectos de cine y televisión. Previo a ello, Parkes y MacDonald fungieron como presidentes fundadores del estudio de cine DreamWorks SKG; durante sus doce años de gestión, llevaron al estudio a ganar tres Oscares consecutivos a Mejor Película.

Entre los filmes en los que Parkes y MacDonald fungieron como productores o productores ejecutivos se encuentran FLIGHT (El vuelo), CATCH ME IF YOU CAN (Atrápame si puedes), AMISTAD, THE KITE RUNNER (Cometas en el cielo), la ganadora del Globo de Oro SWEENEY TODD: THE DEMON BARBER OF FLEET STREET (Sweeney Todd: El barbero demoniaco de la calle Fleet), del compositor Stephen Sondheim, y la ganadora del Premio de la Academia GLADIATOR (Gladiador), entre muchas otras. En total, filmes en los que Parkes y MacDonald han participado como productores o productores ejecutivos han recabado más de $6 billones de dólares en la taquilla mundial. Su diverso programa del 2015/2016 incluye la aclamada "The Slap", para NBC, RINGS, para Paramount Pictures, y KEEPING UP WITH THE JONESES, para Fox. Entre sus producciones venideras se incluyen la adaptación de James Ponsoldt del libro de Dave Eggers THE CIRCLE, protagonizada por Emma Watson y Tom Hanks, y el filme de acción en vivo BARBIE, para Sony, cuya producción dará inicios a finales del 2015.

En el 2012, Parkes/MacDonald se asoció con ImageNation Abu Dhabi para fundar Parkes + MacDonald/Image Nation. ÉL LA NOMBRÓ MALALA es el primer filme financiado por esta nueva sociedad.

MOHAMED AL MUBARAK (Productor Ejecutivo) se unió a Image Nation como Presidente al mismo tiempo que el director general CEO Michael Garin se subió a bordo, y juntos han establecido la estrategia y tácticas que han provocado el desarrollo y crecimiento de la compañía.

Al Mubarak fue parte integral en el desarrollo del comercio operativo de Aldar, así como de las unidades Sales & Leasing, Property & Asset Management y Facilities Management que han tenido un rápido desarrollo dentro de la organización.

Antes de unirse a Aldar, Al Mubarak trabajó en el banco corporativo y de inversión Barclays Capital en Londres, que se enfoca en inversiones y financiamiento en la región MENA. Al Mubarak también desempeñó un papel fundamental en el desarrollo de Yas Island, que la llevó a ser uno de los principales destinos en los EAU.

Se graduó de la Universidad de Northeastern (EEUU) con una doble licenciatura en economía y ciencias políticas. Al Mubarak forma parte del concejo de la Tourism & Culture Authority (Autoridad de Turismo y Cultura), de Abu Dabi.

Después de haber servido como miembro del concejo de Abu Dhabi Media Company durante cuatro años, MICHAEL GARIN (Productor Ejecutivo) fue nombrado director general de Image Nation en febrero de 2011.

Con más de 40 años como un ejecutivo de la industria muy respetado, Garin supervisa la estrategia y operaciones de Image Nation, y ha desempeñado un papel fundamental en administrar y forjar importantes sociedades internacionales. La carrera en los medios de Garin comenzó en Time Inc. donde trabajó para TIME, Fortune y Time-Life Television durante más de una década. A partir de ahí, ayudó a cofundar lo que a la postre se convertiría en Lorimar-Telepictures -una importante compañía independiente de televisión en los EEUU.

Sus puestos previos incluyen Director General en Central European Media Enterprises (NASDAQ:CETV) y Jefe Mundial de la Banca de Inversión en Medios y Telecomunicaciones de ING.

JEFF SKOLL (Productor Ejecutivo) es fundador, presidente y director general interino de Participant Media. Skoll es un filántropo y empresario social, que trabaja para darle vida a la visión que tiene de un mundo sustentable con paz y prosperidad.

El primer empleado de tiempo completo y presidente de eBay, Jeff desarrolló el plan de negocios inaugural de la compañía y ayudó a liderar su primera oferta pública con éxito, y a la creación de la Fundación eBay.

Desde 1999, Jeff ha creado una cartera innovadora de iniciativas filantrópicas y comerciales, cada una siendo un catalizador social distintivo. Juntas, estas organizaciones impulsan el impacto social al invertir en una serie de esfuerzos que integran historias e información poderosas con un enfoque empresarial.

El Jeff Skoll Group apoya a sus organizaciones, que incluyen la Skoll Foundation , el Capricorn Investment Group, Participant Media y el Skoll Global Threats Fund.

Los créditos como productora de SHANNON DILL (Productora Ejecutiva) incluyen el documental ganador del Premio Emmy "Inheritance", el filme ganador del Premio Grammy FOO FIGHTERS: BACK AND FORTHen la categoría de documental, y PRICE FOR PEACE,en el que Steven Spielberg fungió como productor ejecutivo.

En el 2012, Dill hizo mancuerna con el director ganador del Premio de la Academia Davis Guggenheim para fundar su compañía productora Little Room. Desde su incepción, Dill ha producido numerosos proyectos con Guggenheim, que van desde la película de la Convención Nacional Demócrata a la Presidencia, en el 2012,hasta TEACH, un documental para CBS, narrado por Queen Latifah, que sigue a cuatro maestros de escuelas públicas a lo largo de todo un año escolar.

En la actualidad, Dill funge como productora de un documental musical especial para HBO Entertainment acerca de la aclamada banda de rock U2.

GREG FINTON, A.C.E. (Editada por) ha trabajado durante veinticinco años en documentales, televisión y cine. Su colaboración con Davis Guggenheim comenzó en el 2000 con el documental corto TEACH. Greg también editó los filmes WAITING FOR "SUPERMAN", IT MIGHT GET LOUD, TEACH (2013), y A MOTHER'S PROMISE para Davis. Otros créditos incluyen THE WORLD ACCORDING TO DICK CHENEY, que codirigió con RJ Cutler, la serie de televisión "American High" y "30 Days" (con Morgan Spurlock).

BRIAN JOHNSON (Editada por) es un editor de cine que trabaja tanto en proyectos de ficción y no ficción en cine y televisión. Desde que estudió en la escuela de cine de la Universidad de Nueva York, Johnson ha sido editor de proyectos tales como MULHOLLAND DRIVE (Sueños, misterios y secretos), para David Lynch, la serie "Married in America", de Michael Apted, la aclamada "On Freddie Roach", para HBO, la película premiada en Sundance AFTER INNOCENCE, AND THE OSCAR GOES TO, de Rob Epstein y Jeffrey Freidman, ANITA HILL, de Freida Mock, y el documental nominado al Premio de la Academia BUENA VISTA SOCIAL CLUB, por el que fue nominado para un premio del American Cinema Editors.

BRAD FULLER (Editada por) comenzó su carrera como editor asociado en la ópera prima de Errol Morris, GATES OF HEAVEN. A la postre, trabajarían juntos en seis películas más, incluyendo A BRIEF HISTORY OF TIME (editor), VERNON, FLORIDA (editor), THE THIN BLUE LINE (productor asociado/sonido), FOG OF WAR (supervisor de postproducción) y STANDARD OPERATING PROCEDURE (coeditor). Los otros créditos de Fuller como editor incluyen la película ganadora del Premio BAFTA NIL BY MOUTH (Violento y profano), de Gary Oldman, INTERVIEW WITH THE ASSASSIN, de Neil Burger, el documental corto nominado al Oscar® TWO HANDS: THE LEON FLEISCHER STORY, EVERY LITTLE STEP,que estuvo en la lista de finalistas para el Oscar®, COUNTDOWN TO ZERO, REBIRTH, "Earth 2050: The Future of Energy", VALENTINO's GHOST y "And The Oscar Goes To…"

Los créditos en cine y televisión de ERICH ROLAND (Director de Fotografía) incluyen: "Teach", "Alaska, the World and Wally Hickel", MANHUNT, OBAMA 2012 CONVENTION FILM, THE ROAD WE'VE TRAVELED, INTO HARM'S WA, FROM THE SKY DOWN, OUT OF THE ASHES: 9/11 , "2010 Inside", WAITING FOR 'SUPERMAN', "Somali Pirate Takedown: The Real Story", "Einstein", "How to Build a Better Being", IT MIGHT GET LOUD, A MOTHER'S PROMISE: BARACK OBAMA BIO FILM, DOCUMENTING THE FACE OF AMERICA: ROY STRYKER & THE FSA PHOTOGRAPHERS, "African American Lives", "Six Degrees Could Change the World", "American Masters", STEEP, "Nature", "The Hidden Epidemic: Heart Disease in America", "American Experience", "2006 Out of Control: AIDS in Black America", A SHORT HISTORY OF SWEET POTATO PIE AND HOW IT BECAME A FLYING SAUCER, "Frontline", "The Open Road: America Looks at Aging", "Peter Jennings Reporting: UFOs - Seeing Is Believing", "Hunter & Hunted", "Slavery and the Making of America", "Beyond the Movie: Alexander the Great", "Understanding", "Innovation: Life, Inspired", BERGA: SOLDIERS OF ANOTHER WAR, "The Louisiana Purchase", THE BALLAD OF BERING STRAIT, "Nova", "Explosive Situations", "High Speed Impacts", "Bridges: Reaching Out", "Skyscrapers: Going Up", THE ART OF NORTON SIMON, "Great Books", "The Century", WITNESSES, MAGIC HOUR, POUSSE CAFÉ, "Blacklist: Hollywood on Trial", ONE SURVIVOR REMEMBERS, "We Are the World: A 10th Anniversary Tribute", CAMOUFLAGE, "Out of Ireland", "Understanding Sex", ENTERTAINING THE TROOPS, CLEAR PICTURES, Power of Water," A LIFE: THE STORY OF LADY BIRD JOHNSON, DEEP BLUES, ON THE BLOCK, ELLIOT FAUMAN, PH.D., THE JOHNSTOWN FLOOD y GOSPEL ACCORDING TO AL GREEN.

THOMAS NEWMAN (Música de) es aclamado de manera considerable por ser uno de los compositores de cine más prominentes de la actualidad. Ha compuesto música para más de cincuenta películas y series de televisión, y ha recibido doce nominaciones al Premio de la Academia y seis Premios Grammy.

Es el hijo más joven de Alfred Newman (1900-1970), el perdurable director musical de Twentieth Century Fox y compositor de bandas sonoras para filmes tales como WUTHERING HEIGHTS (Cumbres borrascosas), THE HUNCHBACK OF NOTRE DAME (El jorobado de Notre Dame), THE DIARY OF ANNE FRANK (El diario de Anne Frank) y ALL ABOUT EVE (La malvada). De niño, Newman estudió música y piano básicos. Sin embargo, no fue sino hasta la muerte de su padre que el Newman más joven, de tan sólo 14 años, sintió el deseo de componer.

Newman estudió composición y orquestación en la USC con el profesor Frederick Lesemann y el célebre compositor de cine David Raskin, y de manera privada con el compositor George Tremblay. Completó su trabajo académico en la Universidad de Yale, donde estudió con Jacob Druckman, Bruce MacCombie y Robert Moore. Newman también reconoce con sumo agradecimiento la temprana influencia de otro prominente músico, el legendario compositor de Broadway Stephen Sondheim, quien fungió como un gran mentor e impulsor.

Un punto de inflexión en la carrera de Newman sucedió cuando estaba trabajando como asistente musical en la película RECKLESS, en 1984, dado que al poco tiempo fue promovido al puesto de compositor. Y así, a los 27 años, Newman compuso de manera exitosa su primera banda sonora. Desde entonces, ha contribuido con evocadores y distintivas bandas sonoras en numerosos y aclamados filmes, incluyendo DESPERATELY SEEKING SUSAN (Desesperadamente buscando a Susana), THE LOST BOYS (Los muchachos perdidos), THE RAPTURE, FRIED GREED TOMATOES (Tomates verdes fritos), THE PLAYER (El ejecutivo), SCENT OF A WOMAN (Perfume de mujer), FLESH AND BONE, THE SHAWSHANK REDEMPTION (Sueños de fuga), LITTLE WOMEN (Mujercitas), AMERICAN BUFFALO (Búfalo americano), THE PEOPLE VS. LARRY FLYNT (Larry Flynt, El nombre del escándalo), OSCAR AND LUCINDA (Oscar y Lucinda), THE HORSE WHISPERER (El señor de los caballos), MEET JOE BLACK (¿Conoces a Joe Black?), AMERICAN BEAUTY (Belleza americana), THE GREEN MILE (Milagros inesperados), ERIN BROCKOVICH, IN THE BEDROOM (Crimen imperdonable), ROAD TO PERDITION (Camino a la perdición), FINDING NEMO (Buscando a Nemo), LEMONY SNICKET'S A SERIES OF UNFORTUNATE EVENTS (Lemony Snicket, Una serie de eventos desafortunados), CINDERELLA MAN (El luchador), JARHEAD (Soldado anónimo), LITTLE CHILDREN (Secretos íntimos), THE GOOD GERMAN (Intriga en Berlín), REVOLUTIONARY ROAD (Sólo un sueño) y WALL-E. Sus proyectos más recientes incluyen THE DEBT (Al filo de la mentira), THE ADJUSTMENT BUREAU (Los agentes del destino), THE HELP, THE IRON LADY (La dama de hierro), THE BEST EXOTIC MARIGOLD HOTEL, SKYFALL (007 Operación Skyfall), SIDE EFFECTS (Terapia de riesgo), SAVING MR. BANKS (El sueño de Walt) y THE JUDGE (El juez). Newman también compuso la música para la aclamada miniserie de seis horas "Angels in America", dirigida por Mike Nichols, para HBO. Recibió un Premio Emmy por su tema de la serie original "Six Feet Under", para HBO. Sus proyectos venideros incluyen la secuela animada FINDING DORY, para Pixar, y SPECTRE, el thriller más reciente de James Bond, protagonizado por Daniel Craig, y dirigido porSam Mendes.

Además de su trabajo en cine y televisión, Newman ha compuesto varias piezas para salas de concierto, incluyendo el trabajo sinfónico Reach Forth Our Hands, que en 1996 la Orquesta de Cleveland se lo comisionó para conmemorar el bicentenario de la ciudad, así como At Ward's Ferry, Length 180 ft., un concierto para doble bajo y orquesta que en el 2011 la Sinfonía de Pittsburgh le comisionó. Su pieza de concierto más reciente fue un trabajo de cámara titulado It Got Dark, comisionado por el aclamado grupo Kronos Quartet en el 2009. Como parte de un encargo aparte de la Filarmónica de Los Ángeles, el trabajo fue expandido y adaptado para orquesta sinfónica y cuarteto de cuerdas, y se estrenó en la Sala de Conciertos Walt Disney en diciembre de 2009. En octubre de 2014, Newman y el músico Rick Cox lanzaron 35 Whirlpools Below Sound, una colección evocadora y contemporánea de sonidos electrónicos avant-garde, que los dos colaboradores desarrollaron a lo largo de un periodo de 25 años, y que constituye una fascinante variación al trabajo que Newman nos ha ofrecido en música para cine.

JOHN HOULIHAN (Supervisor Musical) es un veterano supervisor musical que ha trabajado en cine, televisión y publicidad. Ha ayudado a darle forma a la música a más de 75 largometrajes, incluyendo MR. HOLLAND'S OPUS (Triunfo a la vida), las tres películas de AUSTIN POWERS, TRAINING DAY (Día de entrenamiento),y el aclamado documentalWAITING FOR 'SUPERMAN'. Entre sus proyectos recientes se encuentran la película animada THE BOOK OF LIFE (El libro de la vida), el documentalSUPERMENSCH: THE LEGEND OF SHEP GORDONy el drama de boxeo SOUTHPAW, protagonizado por Jake Gyllenhaal y Forest Whitaker. En la actualidad, John funge como presidente del Guild of Music Supervisors (Sindicato de Supervisores Musicales).

En la actualidad, SKIP LIEVSAY (Supervisor de Edición de Sonido) es uno de los técnicos de sonido más consumaos y respetados en la industria cinematográfica, que ha trabajado en más de 100 largometrajes.

Lievsay, que comenzó con BLOOD SIMPLE, la ópera prima de los hermanos Coen, ha supervisado el sonido y la edición en todos sus filmes, y fungido como mezclador en THE HUDSUCKER PROXY (El apoderado de Hudsucker) y todos los filmes subsiguientes. Lievsay también ha trabajado con Martin Scorsese [THE COLOR OF MONEY (El color del dinero), THE LAST TEMPTATION OF CHRIST (La última tentación de Cristo), GOODFELLAS (Buenos muchachos), AGE OF INNOCENCE (La edad de la inocencia), CASINO y muchas otras]; Spike Lee [DO THE RIGHT THING (Haz lo correcto), JUNGLE FEVER (Fiebre de jungla), MO' BETTER BLUES (Más y mejores Blues), CROOKLYN y otras]; John Sayles [MATEWAN, PASSION FISH (Empezar de nuevo)]; Alfonso Cuarón [Y TU MAMÁ TAMBIÉN, GRAVITY (Gravedad)]; Terrence Malik [THE NEW WORLD (El nuevo mundo)]; y Jonathan Demme [THE SILENCE OF THE LAMBS (El silencio de los inocentes), BELOVED (Amada hija)].

Los créditos de Lievsay también incluyen POLYESTER, de John Waters, BRIGHT LIGHTS, BIG CITY, de James Bridges, O. C. AND STIGGS y PRET-A-PORTER (Caprichos de la moda), ambas de Robert Altman, TITUS, de Julie Taymor, GET SHORTY (El nombre del juego) y MEN IN BLACK I y II (Hombres de negro 1 y 2), las tres de Barry Sonnenfeld, y SLEEPY HOLLOW (La leyenda del jinete sin cabeza) y BIG FISH (Gran pez), ambas de Tim Burton. Entre sus filmes más recientes se encuentran CONSTANTINE, I AM LEGEND (Soy leyenda) y WATER FOR ELEPHANTS (Agua para elefantes), todas de Francis Lawrence, STATE OF PLAY (Los secretos del poder), de Kevin MacDonald, ELIZABETHTOWN (Todo sucede en Elizabethtown), de Cameron Crowe, VALKYRIE (Operación Valkiria), de Bryan Singer,EXTREMELY LOUD AND INCREDIBLY CLOSE (Tan fuerte y tan cerca), de Stephen Daldry, los documentales THE UNKNOWN KNOWN, AN INCONVENIENT TRUTH y WAITING FOR 'SUPERMAN', y RUBY SPARKS (Ruby: La chica de mis sueños), de Jonathan Dayton y Valerie Farris, entre muchas otras. Recientemente, Lievsay trabajó en HUNGER GAMES- CATCHING FIRE (Los juegos del hambre: En llamas) y MOCKINGJAY (Los juegos del hambre: Sinsajo - Parte 1), de Lawrence.

En el 2007, Lievsay recibió nominaciones al Premio de la Academia en las categorías de Mezcla de Sonido y Edición de Sonido por NO COUNTRY FOR OLD MEN (Sin lugar para los débiles), y en el 2010 en las mismas dos categorías por TRUE GRIT (Temple de acero).

Recibió nominaciones al BAFTA por estos filmes, así como por su trabajo en THE SILENCE OF THE LAMBS. En el 2013, Lievsay fue nominado para varios premios por su trabajo en INSIDE LLYEWEN DAVIS, de los hermanos Coen, y por GRAVITY, de Alfonso Cuarón, que lo llevó a recibir tanto el Premio de la Academia como el Premio CAS por GRAVITY.

Lievsay también ha recibido premios de la Cinema Audio Society (CAS) por NO COUNTRY FOR OLD MEN yTRUE GRIT; por parte de los Premios Motion Picture Sound Editors (BARTON FINK), y ha recibido muchos otros reconocimientos por su trabajo.

JASON CARPENTER (Diseño de Animación) es un animador independiente, nacido en los Estados Unidos y radicado en Los Ángeles. Conocido por su estilo expresivo, emotivo y cautivador y por su narrativa, diseñó y supervisó más recientemente las secuencias animadas del documental ÉL ME NOMBRÓ MALALA, dirigido por Davis Guggenheim. El primer corto animado de Jason, THE RENTER, acabado en el 2011, recibió numerosos premios y elogios en festivales de todo el mundo, incluyendo una nominación al Premio Annie, el Gran Premio en Cinanima, y el Gran Premio Estudiantil en el Festival Internacional de Animación de Ottawa, entre muchos otros. En el ámbito comercial, Jason ha supervisado la animación y diseño en comerciales, programas de televisión y una variedad de experiencias interactivas para clientes tales como Disney, Universal, Asics, The Kids WB, Bruce Mau Design y Sesame Street, así como trabajo conceptual para varios museos y parques temáticos alrededor del mundo.

Jason obtuvo su maestría en bellas artes de CalArts en animación experimental.

La británica IRENE KOTLARZ (Productora de Animación) es productora de animación y asesora especializada en animación independiente y documental en los EEUU y el Reino Unido. Mientras trabajaba en Londres, sus créditos de producción incluyeron el multi-premiado documental animado ABDUCTEES, para Channel 4, en Inglaterra; la Semana de Animación DEF11, para la BBC; la serie original"Liquid Television", para MTV; yBIG WORLD ANIMATORS, una serie documental para Channel 4, que presentaba a estrellas reconocidas de la animación internacional, incluyendo a Ray Harryhausen y John Lasseter. Como productora ejecutiva de Speedy Films, ubicada en Londres, en la década de los '90 también produjo numerosos comerciales animados para clientes tales como SAAB, Bubblicious y Parfums de Coeur, así como un programa piloto para Nickelodeon, "Voles: The Case of the Missing Sock". También ha aparecido en numerosos documentales televisivos como una autoridad en la animación.

Irene, que en un principio estudió historia del arte, educación y estudios cinematográficos, entró al área de la animación como profesora de varias escuelas de arte en Inglaterra, incluyendo la Royal College of Art (Real Facultad de Arte) y la National Film and Television School (Escuela Nacional de Cine y Televisión). Desde que se mudó a Los Ángeles, da clases en CalArts en el Departamento de Animación Experimental.

La principal reputación de Irene en la comunidad de la animación, sin embargo, es como directora y curadora de un festival de animación. Fue directora de los Festivales de Animación de Cambridge, Bristol y Cardiff en el Reino Unido, reconocidos a escala internacional, donde se pudieron ver trabajos de algunos de los más grandes nombres en la animación, desde Chuck Jones a Jan Svankmajer. En el 2007, fundó, dirigió y curó el Festival Internacional de Animación PLATFORM, en los EEUU. Un evento revolucionario de múltiples plataformas, se llevó a cabo en la ciudad de Portland, Oregón, con un importante patrocinio de la industria por parte de Cartoon Network, LAIKA, Disney y otros. En el cine REDCAT, del complejo Walt Disney Concert Hall, ubicado en el centro de Los Ángeles, un segundo festival PLATFORM se organizó en octubre de 2012, organizado en colaboración con sus estudiantes de CalArts. En el festival se pudo ver una inusual aparición en persona de Katsuhiro Otomo, creador de AKIRA.

DAVID DILIBERTO (Productor Asociado) es mejor conocido por su perdurable asociación con Joel y Ethan Coen. Supervisó la postproducción de nueve filmes consecutivos con los Coen, incluyendo FARGO, THE BIG LEBOWSKI(Identidad peligrosa) yO' BROTHER, WHERE ART THOU? (Oh, hermano, ¿dónde estás?) y fungió como productor asociado en tres de sus filmes, incluyendo la ganadora del Premio de la Academia a Mejor Película NO COUNTRY FOR OLD MEN.

Más recientemente, Diliberto fue coeditor y productor asociado de WE ARE YOUR FRIENDS, debut como director de Max Joseph, protagonizada por Zac Efron. Otros trabajos incluyen filmes con los directores Sidney Lumet, Lasse Hallström y Errol Morris.

ÉL ME NOMBRÓ MALALA representa la tercera colaboración de Diliberto con Davis Guggenheim.

SHIZA SHAHID (Productora Asociada) es una emprendedora, inversionista y líder intelectual, enfocada en hacer uso de la filantropía, la innovación y los medios para aliviar la pobreza y empoderar a la mujer.

Shahid creció en Pakistán como una defensora vocal para el cambio social. Se graduó de la Universidad de Stanford con una distinción universitaria. Es alumna de la Universidad Singularity, donde está estudiando cómo aplicar la tecnología exponencial con el objetivo de terminar con la pobreza.

Shahid cofundó el Fondo Malala con la ganadora del Premio Nobel Malala Yousafzai, y lideró la organización como directora general fundadora. Ahora, está centrada en invertir y apoyar empresas emergentes, gente innovadora y emprendedora, que se dediquen a combatir la pobreza. Es defensora de las mujeres emprendedoras y es anfitriona de Women's Story-telling Salons, donde reúne a emprendedoras de primer nivel para que colaboren.

Shahid ha recibido múltiples premios por su trabajo, incluyendo 30 under 30 World Changer, de la revista Time, 30 under 30 Social Entrepreneur, de Forbes, WEF Global Agenda Council y Disruptive Innovator, del Instituto Tribeca. Ha aparecido en múltiples publicaciones, incluyendo Forbes, Fast Company, Elle, Glamour, Town and Country, The Edit, CNN, ABC, Al Jazeera, MSNBC y muchas otras.

SARAH REGAN (Supervisora de Producción) comenzó su carrera en cine con James Moll, realizador ganador del Premio de la Academia, con quien desarrolló y produjo documentales para HBO, PBS, y el History Channel, además del aclamado documental RUNNING THE SAHARA.

La señorita Regan ha continuado su carrera en el mundo documental con Davis Guggenheim, a quien le ha producido tres filmes, incluyendo la película de la convención de la campaña de reelección de Barack Obama, en el 2012, y TEACH. La señorita Regan también fue pieza fundamental en la fundación de un estudio de animación interno que creó más de veinte minutos de animación para el filme.

En la actualidad, la señorita Regan se encuentra en la producción de un documental musical acerca de la banda U2, para HBO.

NO SE PERMITE BAJO NINGÚN CONCEPTO

REPRODUCIR NINGÚN TEXTO DE EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO CINE

NI SIQUIERA MENCIONANDO LA FUENTE.

SI ESTE ARTÍCULO NO LO LEES en EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO CINE

https://elbazardelespectaculocine.blogspot.com

ESTÁ COPIADO SIN PERMISO ESCRITO Y SE PROCEDERA A INCIAR LAS ACCIONES LEGALES CORRESPONDIENTES



 
TOP