marzo 29, 2017


Life, vida inteligente: Sinopsis, elenco, ficha: Life

LEE en EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO el artículo ORIGINAL CINE

https://elbazardelespectaculocine.blogspot.com

SINOPSIS

La Vida Inteligente es un escalofriante thrillers de ciencia-ficción acerca de un equipo de científicos que tripula la Estación Espacial Internacional y cuya misión de descubrimiento se convierte en una de miedo primigenio tras hallar una forma de vida que evoluciona velozmente y que ha ocasionado la extinción en Marte y ahora amenaza tanto a la tripulación como a toda la vida en la Tierra.

Columbia Pictures y Skydance presentan una producción de Skydance, una cinta creada por Daniel Espinosa, La Vida Inteligente. Estelarizada por Jake Gyllenhaal, Rebecca Ferguson, Ryan Reynolds, Hiroyuki Sanada, Ariyon Bakare, Olga Dihovichnaya.

Dirigida por Daniel Espinosa. Producida por David Ellison, Dana Goldberg, Bonnie Curtis y Julie Lynn. Escrita por Rhett Reese & Paul Wernick. Los Productores Ejecutivos son Don Granger y Vicki Dee Rock. El Director de Fotografía es Seamus McGarvey, ASC, BSC. El Diseñador de Proeucción es Nigel Phelps. Editada por Frances Parker, ACE y Mark Jo Markey, ACE. La Diseñadora de Vestuario es Jenny Beavan.

Música por Jon Ekstrand.

El abordaje de La Vida Inteligente consistió en crear un thriller terrorífico que hiciera sentir al público como si pudiera tratarse de una noticia real y contemporánea. "El guion poseía un alto grado de realismo y de tensión incesante", comenta Ryan Reynolds, quien coprotagoniza la cinta junto con Jake Gyllenhaal y Rebeca Ferguson.

"La historia comienza irradiando un aire de descubrimiento que poco a poco se transforma en una tensión que permea la cinta entera conforme nos vamos enterando acerca de esta cosa que hemos colocado a bordo de la ISS".

CRÍTICA

Life, vida inteligente, es una película de ciencia-ficción espacial con una historia de lo más pavota y sin ninguna idea original, pero dentro de todo te hace pasar un momento entretenido, siempre y cuando, obviamente, te gusten este tipo de cuentos.

Si ponés en una licuadora Alien y Gravedad (la de Sandra Bullock) te da como resultado Life con un guión que hubiera encajado perfecto en una película clase B, pero que, gracias a su muy buena técnica, a la gran inversión y al nombre de sus protagonistas termina siendo un producto clase A.

La creatividad y la originalidad son nulas en este nuevo film hollywoodense en el espacio, pues "bichito desagradable" matando a los tripulantes de una nave ya se ha visto bastante, pero no se puede negar que es pasatista y que ofrece un buen desenlace

Cintia Alviti

¿Y vos que opinás de Life, vida inteligente?


En este artículo podés leer porque mis críticas no contienen calificación, sinopsis o detalles técnicos

ACERCA DE LA CINTA

El Director Daniel Espinosa comenta que antes de que le ofrecieran la dirección de la cinta, él mismo había reflexionado acerca de la manera como sus héroes cineastas abordan la ciencia-ficción- Ridley Scott en Alien, Andrei Tarkovski en Solaris, Stanley Kubrick en 2001. "Creo que una buena cantidad de grandes directores se ha sumergido en la ciencia ficción a fin de trabajar con lo desconocido- el miedo o fascinación que los desconocido provoca", explica. "Vivimos una vida bastante mundana, pero en el espacio te adentras en una aventura- no sabes cómo luce, cómo se siente, lo que puede hacerte, en dónde está. No hay sonido. Esto es aterrador".

Tras leer el guion para La Vida Inteligente, Espinosa halló una manera de extraer lo más valioso del trabajo de estos iconos sin por ello dejar de crear una película que ostentara su sello personal. "Este guion me pareció más cercano a una ciencia-ficción realista, o quizás incluso a un cientificismo realista", dice, señalando que los científicos han descubierto rastros de agua en Marte, miles de exoplanetas girando alrededor de otras estrellas e incluso despertado a microbios de 50,000 años que habían pasado todo ese tiempo hibernando dentro de cristales.

Esto le confiere a la cinta una cierta premura, dice el productor y CEO de Skydance, David Ellison. "Una de las cosas más importantes desde los orígenes de este proyecto consistía en conferir la sensación de que podrías incluso poner las noticias y escuchar que algo así acababa de ocurrir apenas unas horas antes", explica.

"No estamos haciendo una cinta cuya acción se desarrolla cien años en el futuro", añade la productora Dana Goldberg. "Lo que más deseábamos era poder hacer una película capaz de irradiar un halo científico, más que de ciencia-ficción".

"El hallazgo de vida en otros planetas es obviamente extremadamente emocionante y creo que estamos a punto de dar con ello", dice Paul Wernick, quien ha coescrito la cinta con su camarada, Rhett Reese. (Reese y Wernick formaron equipo recientemente junto con la estrella de La Vida Inteligente, Ryan Reynolds, para dar forma a la internacionalmente taquillera Deadpool). "Creo que esto constituye el cimiento de la película".

Esta idea acompañó a la cinta desde sus inicios. "A Dana y a mí se nos ocurrió algo por la época en que la Misión Curiosity acababa de tocar tierra", comenta Ellison, "¿Qué pasaría si esta misión espacial descubriera un organismo unicelular en Marte y lo llevara de vuelta a la Estación Espacial para un análisis? Y una vez dentro de ese ambiente propicio para la vida comenzara a crecer… y, ¿qué pasaría si, tal y como la humanidad acostumbra hacer todo el tiempo, con la mejor de las intenciones, este organismo fuera sondeado, provocando así su hostilidad. En esencia, esto convertiría a la cinta en una experiencia increíblemente tensa y repleta de horror a bordo de la Estación Espacial, y todo ello en gravedad cero".

"Vamos a Marte a fin de encontrar otras formas de vida. Por ello, ¿qué podría ocurrir si halláramos algo? ¿Qué pasa cuando nos comunicamos o relacionamos con ello?", se pregunta la productora Bonnie Curtis.

"Lo que me gusta de esta cinta es que todo en ella pertenece al dominio de lo posible", comenta la productora Julie Lynn. "Nos esforzamos mucho por mantenerla así. Hablamos con biólogos, exobiólogos, Adam Rutherford… No queríamos que esta extraña forma de vida fuera una marioneta o un humano con un traje. Queríamos algo que pudiera evolucionar a partir de una pequeña célula. Su intención no consiste dañar a los demás desde el principio; se trata de una criatura muy peculiar, que se siente afectada por lo que le ocurre".

"Creo que lo que nos aterra acerca de la posibilidad de descubrir vida extraterrestre va por el lado de no saber si sus intenciones pueden ser amistosas u hostiles, si su inteligencia será mucha o poca o si podremos explotarla o si seremos explotados por esta cosa", dice Reese. "Me parece que este pavor es real- Stephen Hawking señaló que la vida extraterrestre podría no ser amistosa ni contar con los diseños más agradables para la humanidad".

A Reese y Wernick se les ocurrió algo para poder dar con una criatura alienígena completamente original. "Según nuestra visión, este alienígena comenzaba como un organismo unicelular que más tarde se dividiría muchas, muchas veces hasta volverse multicelular, complejo y capaz de sortear su ambiente", dice Reese. "No se trata de una inteligencia superior- es una combinación de células no-diferenciadas. El cuerpo humano posee células diferenciadas- en los músculos, los nervios, la sangre, y todas estas células desempeñan funciones específicas. En nuestro alienígena, cada célula desempeña por su cuenta todas y cada una de las funciones corporales. Cada célula es una célula ocular, muscular, nerviosa y, por ello, la criatura es sumamente adaptable".

"Es nuestra peor pesadilla, y la peor pesadilla de la tripulación", dice Wernick.

"Rhett y Paul han escrito un thriller escalofriante y de buen ritmo. Pero como estamos hablando de adultos, es obvio que han creado algo que se alimenta del tiempo invertido en los personajes", dice Lynn. "Estos seis astronautas son brillantes, industriosos, tenaces, trabajadores - y cuando las cosas empeoran, a todos nos preocupa mucho lo que pueda ocurrirles".

Los realizadores no podían pedir una locación más terrorífica para lanzar esta exploración de lo desconocido que el clima ingrávido, sofocante e inhóspito de la Estación Espacial Internacional. "La Estación Espacial constituye uno de los últimos actos idealistas que la humanidad ha logrado llevar a cabo en los últimos cincuenta años", añade Espinosa. "Es uno de los núcleos de la humanidad: la exploración, el hallazgo de los desconocido. Esta cinta es un homenaje y un tributo a la valentía, a la osadía requerida para hacer frente sin temor a lo desconocido. Pero, a la vez, posee un trasfondo histórico- no siempre destacamos ni salimos bien librados cuando intentamos domeñar lo desconocido. Así que el asunto quizás no gire alrededor de lo que lo desconocido podría hacernos, sino de lo que nosotros podemos hacer con lo desconocido. Si le tratamos con dureza, ¿no te parece que lo desconocido nos trataría de igual forma? Si lo tratamos temerosamente, ¿no crees que podría reaccionar ante ese temor?"

"Creo que Daniel Espinosa deseaba, en cierto modo, crear un mundo sofocante", dice Jake Gyllenhaal, quien se desempeña protagónicamente como el Dr. David Jordan. "En otras películas, uno puede separarse de la realidad de lo que aparece en pantalla. Daniel quiso crear un ambiente en el que todo estuviera realmente vivo. No solamente algo irradiado por la criatura misma, sino algo muy vivo en el plano emotivo".

El Doctor David Jordan, interpretado por Gyllenhaal, posee la actitud desprendida y distante de un hombre que ha pasado 473 días en la Estación Espacial Internacional. No hay quien conozca mejor esta casa. Los tripulantes que se le han sumado utilizan este hogar como base para su misión: descubrir la primera prueba de vida en Marte.

Gyllenhaal se sintió cautivado no sólo por los puntos escalofriantes del guion, sino asimismo por las tremendas ideas detrás de los personajes. "El ritmo es hermoso, y el guion francamente escalofriante. La idea es muy divertida- crees saber hacia dónde se dirige, pero de pronto muta y se transforma en algo completamente inesperado", dice. "La forma de vida es literal, pero asimismo constituye una metáfora maravillosa de lo que podría ocurrir. La curiosidad es uno de los rasgos humanos más importantes, pero creo que la búsqueda desmesurada no es más que una muestra de soberbia. Así, la forma de vida supone una repercusión de esta clase de curiosidad".

Mientras que Gyllenhaal se sintió atraído por el guion y la historia en sí, también vio una manera de honrar un legado familiar a través de su papel. "Mi abuelo fue doctor y Daniel y yo charlamos acerca de las similitudes entre mi personaje y mi abuelo", dice. "Esto es, en parte, un homenaje a su persona".

Rebecca Ferguson interpreta a la Doctora Miranda North, en préstamo en esta misión gracias a la amabilidad de los Centros para el Control de Enfermedades. Disciplinada y enfocada en su trabajo, la doctora está ahí para mantener tanto a la tripulación como a la Tierra misma en el mejor estado posible- sin importar lo que puedan hallar en el espacio.

"Miranda es una microbióloga que ha sido enviada con el fin de proteger a la Tierra entera de aquello que podamos encontrar", explica Ferguson. Científica rigurosa, la doctora ha establecido numerosas barreras para protegerles y proteger a la Tierra de una posible contaminación. "La barrera es, antes que nada, el contenedor del espécimen. Pero asimismo es una habitación. Y la estación espacial en sí. Ella tiene que hacer todo lo que pueda para proteger al planeta, porque no tenemos idea de lo que esta forma de vida pueda ser".

Ferguson comenta que cada uno de los personajes emite su propia respuesta durante el momento del descubrimiento- y ante la amenaza que éste representa. "Cada uno mantiene una relación muy particular con esta criatura. Algunos la amamos, la nutrimos. Algunos la queremos destrozar desde el principio. Y esto genera una tensión increíble al interior del grupo", dice.

"A algunos de nosotros esto nos emociona tremendamente. Algunos nos mostramos agresivos, otros más recatados. Y estas ideas terminan por mezclarse- pero como ocurre con muchas acciones humanas, a veces empujamos las cosas más allá del límite", explica Ryan Reynolds, quien encarna al especialista Rory Adams.

Adams es un experto en paseos espaciales y sin duda podría decirte que no existe nada que pueda compararse con este trabajo. (Es jo…amente grandioso, en sus palabras.) Lo suficientemente encantador como para no ser considerado petulante y mucho más guapo de lo que le conviene, Adams es la estrella de rock de la misión.

"Ser especialista de una misión constituye una manera muy particular de decirte que es un mecánico que comprende el funcionamiento de la nave y que sabe recomponer lo que se ha roto", dice Reynolds. "Asimismo se trata del tipo que se especializa en caminatas espaciales y que opera el Canadarm, un sistema que ellos utilizan para capturar al trotamundos que salta aquí y allá por el espacio".

Ariyon Bakare interpreta a Hugh Derry, un científico británico a cargo de analizar a la criatura alienígena. Este momento constituye el culmen de su vida- no sólo de su carrera, sino de cada sueño que ha tenido desde los diez años.

"Es parapléjico - perdió el uso de sus piernas a los diez años", explica Bakare. "La criatura representa el comienzo de nuestros hallazgos- hay tantas que uno podría descubrir con el solo hallazgo del espécimen. No sabemos lo que esto podría significar para la vida terrestre. Y, en este sentido, Derry goza de una conexión sumamente especial con todo ello".

La interpretación de un parapléjico en gravedad cero requirió de un empleo más férreo de los arneses en el caso de Bakare. "Los demás personajes cuentan con un solo arnés, pero yo tuve que utilizar tres: uno para el cuerpo, un pivote y un chaleco para sacudidas, muy parecido a una camisa de fuerza", dice. "Derry no puede mover sus piernas, así que en cierta escena - durante la cual sus manos resultan aplastadas- sus piernas tienen que volverse salvajes y muy feroces".

Bakare admite que el terrorífico guion hizo que se le cayeran los pantalones incluso antes de sumarse al proyecto. "Estaba leyendo el guion, llegué a cierta página y solté un grito", dice. "Me sentí muy afectado con esa manera que tiene de conducir a los personajes a una falsa sensación de seguridad. Crees que todo saldrá bien, pero entonces algo se desvía y se convierte en otra cosa".

Sho Murakami, interpretado por Hiroyuki Sanada, es el ingeniero de vuelo y el vetusto estadista de la tripulación. Su ansiedad es mayor que la de los demás, pero no a causa de los peligros que acechan en el espacio - después de años de intentos fallidos, está a punto de convertirse en padre, pero su embarazada mujer se encuentra muy lejos. Claro que, cuando la criatura comienza a hacer de las suyas, esta ansiedad de transforma en otra cosa. "Comienza a enloquecer, poco a poco - entra en pánico", dice Sanada.

La misión está bajo las órdenes de la cosmonauta rusa Katerina Golovkina, interpretada por Olga Dihovichnaya. Ferozmente leal, osada y con la templanza de una auténtica líder, la seguridad de su equipo constituye su más alta prioridad.

"Mi personaje demuestra un miedo humano común ante lo nuevo u desconocido", dice. "Un costado de mi personaje está a cargo y en control de la situación- la comandante- pero asimismo tiene un lado temeroso que con frecuencia le compele a reaccionar a la defensiva".

REALISMO CIENTÍFICO

La Vida Inteligente supuso en viaje de descubrimiento. Los realizadores - Espinosa, los guionistas Rhett Reese & Paul Wernick y los productores David Ellison, Dana Goldberg, Bonnie Curtis y Julie Lynn - consultaron a una buena cantidad de astrobiólogos, expertos en medicina espacial y otros científicos con el fin no sólo de crear el realista ambiente de gravedad cero de la Estación Espacial Internacional que todos conocemos, sino asimismo para crear una nueva forma de vida, única y original, para la cinta, una criatura espeluznante, pero basada en los más realistas principios biológicos.

Durante la investigación, los realizadores pidieron las opiniones de dos consejeros técnicos: el Dr. Kevin Fong y el Dr. Adam Rutherford.

"El espacio es un ambiente muy extremo, como cualquiera de los ambientes extremos que intentamos conquistar a lo largo del siglo XX - los desiertos, los casquetes polares, las montañas más altas", dice Fong, cuyo entrenamiento como astrofísico y doctor en medicina le ha convertido en la persona más adecuada para el trabajo que la NASA realiza en torno a la Adaptación Humana y Contramedidas. Como experto en medicina espacial- esto es, cómo mantener a los astronautas sanos y salvos en el espacio- tanto David Jordan como Miranda North tendrían que haber recibido un entrenamiento idéntico al de Fong. "Lo que sabemos sobre los ambientes extremos es que no puedes pasar mucho tiempo en ellos y que tienen un precio- literalmente, regresas con algo que te diferencia de aquel o aquella que solías ser".

"Como médico, cuando tu meta consiste en proteger la vida humana en estos ambientes, no puedes evitar caer en la cuenta de lo frágiles que somos. Cuando a esto le añades una amenaza extra, un alienígena por ejemplo, la cuestión se torna aún más ríspida", prosigue Fong. "Ya es bastante difícil mantenerse con vida allá arriba, durante una misión rutinaria en la que todo marcha sin mayores contratiempos. Cuando las cosas comienzan a salir mal, los muertos no tardan en aparecer".

Por su lado, Hugh Derry habría recibido un entrenamiento más parecido al del Doctor Rutherford, un genetista británico que ha publicado importantes libros acerca de la creación de la vida y la implementación de la modificación genética para crear nuevas formas de vida. "Cuando estás lidiando con agentes desconocidos o con organismos desconocidos, posiblemente peligrosos, posiblemente infecciosos, lo único que puedes hacer es suscribir una cierta cantidad de protocolos a fin de detener cualquier amenaza potencial", dice Rutherford mientras describe el laboratorio de Derry. "De hecho, estos protocolos son de rigor en los casos de la viruela y el Ébola- existen reglamentos forzosos, administrados por las organizaciones más importantes, entre ellas los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. En este caso, esto está en una incubadora, que a su vez está contenida en un laboratorio sellado, ubicado dentro de la Estación Espacial Internacional, en la órbita baja de la Tierra. En cierto momento, esta situación parece ser un protocolo bastante adecuado…"

"Trabajé mucho con Ariyon antes de comenzar a filmar", prosigue Rutherford. "Él deseaba comprender la mentalidad de un científico. El hallazgo de indicios que confirmen la existencia de vida extraterrestre constituiría el descubrimiento más importante en la historia de la ciencia, pero, como científico, tú tienes que ser capaz de darte una idea acerca de lo que esto podría ser y de lo que estás a punto de poner a prueba, a fin de que puedas proporcionar una buena explicación".

La pericia de Fong sirvió para que los realizadores pudieran comprender cabalmente la manera como los astronautas de verdad podrían responder a una amenaza a bordo de la Estación Espacial Internacional. "pasé días y días observando las escenas de la película y pensando, 'Si fueras el doctor de una misión así, ¿qué estaría ocurriendo?'", explica Fong. "Son escenarios imaginados y teóricos, pero cuando puedes verlos ante ti, con esta fidelidad… resulta fantástico".

Una de las sugerencias de Fong resulta aplicable tan pronto como Jordan se ve en la necesidad de salir con premura de la Estación Espacial. Sin embargo, la colocación correcta de los trajes para Actividad Extra-Vehicular es complicada y demora bastante. "Tuvimos que repensar esto, qué clase de traje espacial nos convendría más", rememora Fong, "Decidimos implementar el traje de lanzamiento, que no es el adecuado para una caminata espacial, y esto no hizo sino añadir un filo a la amenaza que la escena en cuestión entraña".

Fong y Rutherford explican que aunque el descubrimiento de vida en Marte sigue siendo mera ciencia-ficción, la idea no es tan extraordinaria como parece. "Marte es fascinante, porque hace cuatro billones de años, las condiciones del planeta eran muy parecidas a las que la Tierra ostentaba por esa misma época", dice Fong. "La gran pregunta es si la vida habrá podido aparecer alguna vez en Marte. Sí poseía condiciones que le habrían permitido emerger".

El Marte actual es una historia por completo distinta. "No creemos que una forma de vida pueda sobrevivir en la superficie marciana. La atmósfera es demasiado delgada y esta forma de vida sería esterilizada por la radiación ultravioleta", señala Rutherford. Pero hay maneras que posibilitan la supervivencia de la vida a lo largo de los milenios. Y Rutherford fue capaz de sugerir una posibilidad: "La idea giraba en torno a un alienígena en hibernación, protegido de la radiación debajo de la superficie del planeta".

CREANDO A CALVIN

La meta de los realizadores consistió en crear una nueva clase de criatura alienígena, desconocida para los seres humanos y nunca antes vista en las salas de cine. Para esto, la influencia de Rutherford resultó crucial, "Quisimos crear un extraterrestre nunca antes visto, interesante desde el punto de vista científico. Queremos que la gente reaccione pensando en lo plausible de una existencia así y a la vez en lo que escalofriante que podría ser", dice el científico.

En primer lugar, Rutherford suscitó una lluvia de ideas alrededor del origen de esta forma de vida- no porque la historia de la cinta lo requiriera, sino para ayudarle a centrar sus ideas. "Pude crear una historia alternativa que ubica el origen de esta vida en la Tierra, hace aproximadamente dos billones de años", dice. "Ha sido expulsada de la Tierra, quizás a causa del impacto de un meteorito. Es originaria de la Tierra, pero no se ha dado una vuelta por aquí en millones, quizás billones de años. Esto le da una idea a Derry de cómo despertarle".

En cuanto a la criatura en sí, los orígenes de la inspiración no podrían ser más humildes. Gracias a la lluvia de ideas generada por su posible apariencia, el científico decidió centrar su atención en el moho de fango. Aunque pocos organismos vivientes son menos amenazadores que el moho de fango, su peculiar estructura celular proporcionó la inspiración. Mientras que los seres humanos son organismos multicelulares con células especializadas (células cerebrales, células sanguíneas, células pulmonares, etcétera), el moho de fango sigue compuesto por células individuales que trabajan en conjunto como una sola unidad. "De pronto, en cierto momento de su ciclo vital, las células solitarias se agrupan y originan increíbles estructuras en tercera dimensión, muy parecidas a unos hongos pequeñitos", explica Rutherford. Algunas células individuales incluso se sacrifican a fin de contribuir a la reproducción del colectivo.

Con este moho como inspiración, los realizadores adaptaron la idea a un ser consciente. Como el moho de fango, la forma de vida sigue estando compuesta por células individuales, trabajando en conjunto. "Esto nos concedió un enorme rango para desarrollar sus movimientos, su manera de alimentarse o de actuar como predador", dice Rutherford. "No tuvimos que depender de cuatro piernas, ni de dos extremidades- tiene cuantas piernas necesite dada la situación. Observa las manos de Derry y adopta cinco extremidades porque se da cuenta de que lo que ha visto es útil. Y esto lo hace aún más terrorífico".

A partir de ahí, la biología se apodera del sitio principal. "Cuando Derry lo pone en marcha, el alienígena desea hacer las cosas que los seres vivientes quieren hacer: comer, reproducirse, seguir existiendo", explica Ruherford.

LA APARIENCIA DE 'LA VIDA'

El gran desafío en lo tocante a la producción de La Vida Inteligente consistió en recrear la Estación Espacial Internacional y en representar realistamente a los actores que se mueven en gravedad cero a lo largo de la película. Para alcanzar estas metas, los realizadores pidieron ayuda a algunos de los técnicos más respetados de la industria, muchos de los cuales habían trabajado en cintas como Gravity, Interstellar y The Martian.

El equipo para el diseño de producción fue dirigido por el Diseañdor de Producción Nigel Phelps, quien diseñó el set de la Estación Espacial Internacional, y por el Supervisor de Dirección Artística Marc Homes, quien supervisó tanto la construcción del set como la consecución de los diseños de Phelps. Phelps es mejor conocido por su desempeño en World War Z y dos episodios de Transformers; Homes fue el supervisor artístico en The Martian y otras películas de Ridley Scott.

Para Espinosa no cabía duda: construirían un set para la Estación Espacial, en vez de crearla a través de Imágenes Generadas por Computadora. Por esta misma razón buscó la ayuda de Phelps. "Estos maestros construyeron los sets para el desempeño de sus actores; no hay nada computarizado. Lo que observas es lo que fue filmado. El material que uno coloca alrededor suele afectar a sus personajes", explica. "Yo necesitaba a alguien que pudiera construir una nave espacial, por dentro y por fuera- alguien con ese historial bombástico, pero a la vez poseedor de una gran precisión. Nigel, sólo el".

"El diseño de producción de esta cinta es impresionante", dice el productor David Ellison. "Queremos transportar al público a la Estación Espacial Internacional. Queremos que sientas que estás ahí dentro".

El Dr. Rutherford se muestra de acuerdo. "Estás en estos hangares enormes, con una gran cantidad de personas merodeando aquí y allá. Y luego ves el set. Subes las escaleras y todo el exterior está hecho de madera contrachapada. Entonces atraviesas la cámara de descompresión y, válgame dios, ya estás dentro de la estación espacial.

Construyendo la Estación Espacial Internacional

A fin de construir la Estación Espacial, Phelps y su equipo lo investigaron todo acerca de la nave real, que orbita a una altitud promedio de 248 millas por encima de la Tierra, completando una órbita cada noventa minutos.

Aunque el periodo temporal de la película no se especifica, todo ocurre en el presente o en un futuro muy cercano. Con esto en mente, Phelps diseñó una EEI que torna caducos los actuales módulos y a la vez añade unas cuantas actualizaciones incrementales.

Este set es la única locación de la película, lo que no hace sino incrementar la tensión generada por el juego del gato y el ratón con la forma de vida. "Este espacio es ciertamente claustrofóbico- su ancho es de sólo dos metros y medio", dice Homes. "Está cada vez más atestado de equipo nuevo. Cada superficie tiene manijas o puertas de alacenas para almacenar toda suerte de objetos. No hay pisos ni techos- todo es un depósito potencial".

Los componentes del set eran diseños modulares, y este hecho permitió que Espinosa filmara escenas largas y continuas, pasando de una locación de la Estación a otra. Sin embargo, todo estaba equipado con paredes y techos removibles y, así, el director pudo colocar la cámara en donde le viniera en gana.

La EEI real tiene diversas áreas- la europea, la rusa, la japonesa y la estadunidense. Algunas han estado orbitando desde hace bastante tiempo, otras son más modernas. La Estación Espacial de la cinta se basa en estos modelos auténticos.

Kibo

Kibo es un módulo científico diseñado y construido por japoneses; el nombre puede traducirse como "esperanza". A pesar de que actualmente se desarrollan una buena cantidad de experimentos en el Kibo real, en la película funge como el laboratorio en donde Derry experimenta con la forma de vida.

"Kibo es el teatro de Derry, en donde todo mundo lo observa analizar al espécimen desde la antesala", dice Ariyon Bakare. "Tenemos una incubadora en donde él puede crear la atmosfera necesaria para ver lo que el espécimen podría hacer".

La incubadora sirve como la primera barrera de seguridad contra una posible contaminación. La segunda barra es el módulo en sí. Éste posee puertas selladas para prevenir cualquier escapatoria. Teóricamente, se trata de un ambiento seguro, en el que podríamos examinar a la nueva forma de vida sin arriesgar la integridad de la estación y del resto de la tripulación.

El maestro de utilería y decorados Barry Gibbs y el doctor consejero Adam Rutherford trabajaron conjuntamente para definir cómo funcionarían los experimentos de Derry en gravedad cero. En palabras de Rutherford: "El mayor problema consiste en hacer microbiología en la microgravedad, en donde todo lo que haces puede irse flotando. Pasamos algún tiempo pensando acerca de cómo podría ser la muestra principal y cómo evitar que todo lo que he mencionado ocurra". A pesar de que su solución es ficticia, su fundamento es científicamente viable y, por ello, podría funcionar.

Tranquility

Este es un módulo europeo que funciona como bahía médica y de ejercicio. Los astronautas deben ejercitarse un par de horas al día a fin de prevenir el deterioro de sus músculos y, por ello, Tranquility cuenta con una cierta cantidad de máquinas para este fin. Además, existe equipo médico, y gracias a éste, los astronautas pueden hacer experimentos personales para enviar a la Tierra y garantizar así la seguridad continua a bordo de la EEI.

En la cinta, Tranquility es la base principal y el hogar del personaje de Jake Gyllenhaal, el Dr. David Jordan - tanto porque se trata del doctor de la misión como porque ha pasado más tiempo en el espacio que cualquier otra persona. Ha pasado la mayor parte de su tiempo en este módulo y lo ha personalizado con fotografías tomadas por él mismo, así como con una colección de estampillas (conformada por novísimas estampillas del espacio, diseñadas por el departamento artístico).

Zvezda

El modelo de control ruso, que en castellano puede traducirse como "estrella", es el más viejo de la nave. Alberga las consolas de control y el soporte vital de la estación.

Zarya

Otro módulo ruso, que podemos traducir como "amanecer", Zarya es el almacén en el que los astronautas mantienen todo lo que necesitan para vivir y utilizar día con día.

Unity

En la vida real, Unity es el módulo de atraque que permite a las naves conectar con la Estación Espacial. Para los fines de esta película, el módulo alberga la cocina de la Estación (que en la EEI se encuentra en Zvezda y no es tan lujosa como su versión cinematográfica). Como algunas escenas incluyen a la tripulación compartiendo el almuerzo, los realizadores decidieron expandir este espacio en aras de la narración.

Además el maestro de utilería Barry Gibbs y su equipo crearon cinco mil bolsitas con alimento. "Puedes ver algunos videos fenomenales en los que los astronautas están comiendo en el espacio; pueden sacar los alimentos de las bolsas y éstos flotan mientras los humanos dan un paso adelante y lo devoran"; dice Gibb. Claro que esto no sería posible con la gravedad de la tierra. "Por esta razón se nos ocurrieron unas bolsitas recortables que uno tendría que estrujar o cucharear".

Harmony

En la EEI auténtica, los astronautas duermen pegando con velcro una bolsa de dormir a la pared. En aras de la narración, los realizadores crearon una bahía durmiente con receptáculos individuales- y éste es quizás el elemento más apegado a la ciencia-ficción de todo el diseño. El equipo de decoración trabajó mucho a fin de personalizar cada uno de estos contenedores para los personajes individuales. (En la realidad, Harmony hacer también las veces de atracadero y proporciona el poder eléctrico.)

Soyuz

En la EEI real existen tres "botes salvavidas"- las naves Soyuz, construidas por los rusos- que representan el medio de escape para los astronautas en caso de una crisis.

Los trajes espaciales

Los astronautas cuentan con múltiples trajes espaciales, que utilizan según sus necesidades, explica el Dr. Kevin Fong. Para salir al espacio- por ejemplo, en una caminata por fuera de la EEI- los astronautas utilizan los trajes de Actividad Extra-Vehicular. "Los trajes AEV son esencia, naves espaciales miniaturizadas", dice Fong. "Son completamente autosuficientes, con un sistema especial para soporte vital. Hacen todo lo que la estación o la cápsula Soyuz pueden hacer por el astronauta, pero a un volumen mucho menor. Cuentan con protección contra el estrés ocasionado por la estancia en el espacio, por ejemplo a causa del frío y del calor extremos. Cuentan con una capa antibalas que les protege de los impactos de muy pequeñas pero muy veloces partículas que por lo general ocasionan graves daños. También cuentan con visores solares que mantienen a raya la intensa radiación solar del espacio.

Pero no todas las actividades requieren de la protección total de un traje AEV. "Los trajes para la Actividad Intra-Vehicular (AIV) - es decir, los trajes para lanzamientos- protegen a los astronautas contra la posibilidad de que el casco se rompa durante el lanzamiento o el reingreso, cuando hay descompresión y la atmósfera se pierde en el espacio. Si esto ocurre, los astronautas deben encerrarse dentro de estos trajes. Pero no ostentan el mismo grado de protección que los trajes AEV".

La Diseñadora de Vestuario Jenny Beavan tuvo que crear ambos trajes para La Vida Inteligente (pero no para su uso en el espacio verdadero, queridos seguidores de Beavan). "El traje para la Acción Extra-Vehicular es, por supuesto, un engaño de cabo a rabo porque está hecho de algodón, aunque debo decir que posee rasgos encantadores, entre ellos los guantes hermosamente detallados y la mochila que constituye el soporte vital del traje - aquí está todo lo que necesitas para una caminata de varias horas en el exterior. La NASA cuenta con una mochila mucho más moderna en la parte frontal del traje, pero me pareció demasiado pesada para el actor, así que la cambié eligiendo algo más retro, porque ésa vieja imagen me parece icónica en el caso de los astronautas. Tenemos aquí también un gran cinturón con herramientas y todas las insignias que usan fijadas con velcro, tal y como esto fue diseñado originalmente por la NASA. El velcro es una de esas maravillosas invenciones que detestamos en los vestuarios de época, ¡pero nos encanta en los trajes espaciales!"

"El traje para la Acción Intra-Vehicular posee una arreglo de gorra de carriola que viene junto con el casco, y esto constituye un paracaídas", prosigue Beavan, una mujer nominada al Oscar diez veces y ganadora de este galardón en dos ocasiones gracias a su trabajo en Mad Max: Fury Road y Room with a View. "Es un traje ruso, porque los astronautas suben de y bajan a Kazakistán en el módulo Soyuz".

"Cuando invitamos a Jenny, estoy seguro de que ella pensó, 'Ah, trajes espaciales, no hay problema'. Pero todo esto se convirtió en una de las tareas más complejas de su carrera", dice la productora Bonnie Curtis. "El asunto no se redujo al diseño de trajes - tenía que ver con la utilería adecuada, el decorado de los sets, los cables… los disfraces tenían que ocultar los arneses. El material fue determinado por lo que imaginamos como una gravedad cero verosímil- con ropa que no se colgaría. Todos los departamentos se sumergieron en este asunto".

"Es sumamente claustrofóbico estar dentro del trajo, además de su extrema pesadez, pero el diseño es increíble y manejable porque es móvil", dice Rebecca Ferguson, quien usó un traje AIV". "Se siente muy bien cuando quieres ponerte un guante y éste hace un chasquido. Como si estuvieras transformándote realmente en astronauta".

Beavan efectuó asimismo algunas modificaciones menores en el diseño del casco. "Cambié la forma, porque quise hacer algo muy nuestro- el caso original de La Vida Inteligente. En su interior tenemos una gorra de cuero, así como los audífonos que los astronautas de verdad utilizarían para establecer comunicación con la Tierra y entre ellos, ya que no pueden escuchar nada de nada con los cascos puestos. En el caso de la película, estos auriculares y mricrófonos funcionaban perfectamente; de este modo, el director podía hablarles y los actores podían comunicarse unos con otros".

CREANDO LA "G-CERO"

(En términos técnicos, sí hay gravedad a bordo de la Estación Espacial Internacional- es la órbita de la estación espacial alrededor de la Tierra lo que hace que las personas y los objetos floten… pero el mundo ha bautizado a este efecto con el nombre de "G-Cero".)

A pesar de la G-Cero a bordo de la EEI, La Vida Inteligente fue filmada en Londres, que- la última que revisamos el dato- medía G-Uno. Los realizadores crearían el efecto de la G-Cero para los actores mediante arneses y otros efectos.

Daniel Espinosa habló con el equipo de acrobacias y el asesor de movimientos y les explicó claramente lo que deseaba alcanzar con sus tomas- incluyendo una cámara voladora, actores volando en las escenas y las maneras de doblar esquinas. Todo esto exigía una sofisticada colaboración entre el equipo de acrobacias, capitaneado por el Coordinador de Acrobacias Franklin Henson, la Asesora de Movimientos Alex Reynolds y los actores. "Me emocionó mucho poder enterarme de todo lo que resultaba posible sobre la plataforma y saber asimismo qué clase de plataforma implementar", dice Alex Reynolds. "Fue muy liberador tener un mundo de movimientos de 360 grados a nuestra disposición".

Alex Reynolds y el equipo de acrobacias de Henson entrenaron a los actores dos horas diarias durante la preproducción. "La G-Cero es muy difícil de imitar", explica. "Es físicamente demandante, por la sencilla razón de que debes hacer un esfuerzo para imitar algo. Existen varias herramientas que pueden contribuir a lograrlo, entre ellas las plataformas y los cables o incluso un casi imperceptible movimiento de tus piernas mientras estas aferrándote a una manija o una correa, pero incluso así debes mantener esa consistente sensación de gravedad cero. Esto le xige mucho al cuerpo y por ello debes aprenderlo y, con el tiempo, convertirlo en una especie de reflejo condicionado, a fin de que se vuelva una segunda naturaleza en el actor, quien a partir de ese momento podrá centrarse sin distracciones en su propia actuación".

"El entrenamiento demoró bastante e incluyó un trabajo con cables, realizado con la ayuda de los miembros del equipo de acrobacias. Pero a la vez ideamos una buena cantidad de dispositivos físicos a fin de que los actores pudieran practicar por su cuenta, diariamente", prosigue Reynolds.

"Antes de comenzar la filmación entrenamos muchísimo con los cables, pero asimismo sin éstos- teníamos que generar la sensación de G-Cero. Es una especie de estiramiento- entrenamiento muscular- y todo llegó a un punto en el que simplemente comencé a hacerlo en mi vida personal", dice Hiroyuki Sanada.

"Practiqué esta flotación todo el tiempo- sentada, conversando, comiendo, etcétera", concurre Olga Dihovichnaya. "Me ayudó, porque durante la filmación de la escena pude pensar el mi papel y no sólo en cómo seguir flotando".

Ése fue uno de los trucos de Dihovichnaya. El otro, explica, consistió en intentar moverse normalmente. "Cuando uno dice gravedad cero, el instinto natural del actor consiste en enlentecer los movimientos lo más posible. Sin embargo, vi innumerables videos de la NASA y descubrí que debes conservar tu ritmo habitual, evitando sin cesar ese extraño ballet que te hace lucir como fantasma- prosigues con tus rutinas, a tu tempo habitual, con la salvedad de que flotas mientras realizas tus quehaceres".

Ryan Reynolds comenta que, en la Tierra, se requiere de una gran fuerza para detener el ímpetu de un objeto, pero en el espacio no tenemos que implementar más que un toque ligerísimo. "Si carecieras realmente de peso, la menor presión en cierta dirección lanzaría tu cuerpo en sentido opuesto", dice. "El truco consiste en no aterrizar. Incluso si te aferras a algo mientras te detienes, el solo toque de este objeto te detendrá. Hablé con algunos astronautas mientras desarrollábamos todo esto y me dijeron que es muy fácil quedar atorado en mitad de una habitación, e incluso podrías morir si no hay nadie más que pueda empujarte y ayudarte a coger un picaporte".

En general, a Ryan Reynolds le pareció que la gravedad cero constituía un desafío muy emocionante. "Tuvimos que entrenar duramente", rememora. "Lidiamos con un tramo repleto de obstáculos a lo largo de las semanas previas al comienzo del rodaje; así pudimos jugar con los cables y aprendimos mucho sobre las posibilidades de cada uno de ellos, así como de nuestra propia capacidad de movimiento. En la cinta, no existe secuencia en la que tengamos peso. Siempre sujetos a cables, flotando y moviéndonos ligeramente. Es una sensación bizarra, porque hay mucho que verter emocionalmente en las escenas y de pronto te olvidas de tus movimientos, olvidas que debes flotar. Todo un reto, pero la interpretación de un astronauta resulta siempre muy divertida".

Franklin Henson, el coordinador de acrobacias de la cinta, capitaneó al equipo que controlaba los arneses y los cables, siempre en coordinación con Alex Reynolds, la encargada de los movimientos acrobáticos de los actores. "Cada uno de los actores fue colocado en una plataforma individual con cables, y esto les permitió volar hacia arriba o hacia abajo en los sets, siguiendo los designios de su propia voluntad", dice Henson. "Poseemos una buena cantidad de arneses - chalecos para tirones, brazaletes para piernas, arneses giratorios- que aferran a los actores por encima de la cintura. Necesitas una cierta solidez medular; si comienzas a flaquear, la gravedad tirará de ti. Es un trabajo muy pesado, pero después de seis o siete sesiones, todos ellos comenzaron a volar hermosamente".

Henson es otro veterano de la producción de Gravity, pero asegura que La Vida Inteligente subió la apuesta. "En Gravity trabajamos mucho con cables, pero gozamos de la ayuda de los titiriteros. En la presente cinta, los actores debían volar NO existe otra ayuda que los cables que los transportan a los sitios que tienen que alcanzar. Nadie los tocó físicamente- todos ellos volaban por su cuenta".

La G-Cero no podía agotarse con los actores- todos los objetos del decorado estaban asimismo en caída libre. Algunos de los retos más inusuales para el maestro en decorados Barry Gibbs implicaron la creación de maquinarias muy complejas que, a la vez, debían aparentar una carencia de peso. Un ejemplo: un incinerador amañado por los astronautas, quienes deseaban implementarlo como lanzallamas. "Teníamos que crear maquinaria pesada confiriéndole una ligereza que le permitiera a los actores cargarla como si careciera por completo de peso". Esto lo lograron gracias a la ayuda de una cierta cantidad de titiriteros.

Fong reconoce como admirador de la manera como el elenco y los realizadores lograron generar la impresión de gravedad cero en la cinta. "Intentar mostrar la ausencia de gravedad cuando te encuentras en un ambiente gravitatorio cargado supone una tarea fenomenalmente complicada", dice. "Creo que los realizadores han realizado un trabajo excepcional".

NO SE PERMITE BAJO NINGÚN CONCEPTO

REPRODUCIR NINGÚN TEXTO DE EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO CINE

NI SIQUIERA MENCIONANDO LA FUENTE.

SI ESTE ARTÍCULO NO LO LEES en EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO CINE

https://elbazardelespectaculocine.blogspot.com

ESTÁ COPIADO SIN PERMISO ESCRITO Y SE PROCEDERA A INCIAR LAS ACCIONES LEGALES CORRESPONDIENTES



Publicar un comentario

Sería útil que aportaras tu opinión sobre la película para tener más puntos de vista. Gracias!

 
TOP