Cargando...

julio 17, 2018

Ikigai la sonrisa de Gardel: Sinopsis, reparto, ficha: Dirigida por Ricardo Piterbarg

SINOPSIS

Ikigai es un término de origen japonés que no tiene una traducción exacta al español, aunque se le atribuye un significado sumamente especial: "Tener una razón para vivir".

Mirta Regina Satz trabajaba como jefa de tesorería de AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), intercalando su amor por el arte, hasta el 18 de julio de 1994.

En plena jornada laboral, una bomba destruyó completamente el edificio. Mirta sobrevivió a la catástrofe y dejó la AMIA para reinventarse laboralmente con un trabajo propio y artístico. Se comprometió y decidió un nuevo rumbo, incierto, pero verdadero.

Allí comenzó su trabajo de construcción de otra vida.

La Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) fue creada en 1894 por inmigrantes judíos con el propósito de promover la inclusión y el pluralismo en la sociedad argentina. Cien años después, el 18 de julio de 1994 a las 9:53 AM, en plena jornada laboral, una bomba destruyó completamente el edificio provocando más de 300 heridos y 85 muertos.

Mirta Regina Satz trabajaba como jefa de tesorería de AMIA, intercalando en los escasos tiempos posibles su amor por el arte, hasta aquel día en que se rompió el equilibrio de lo social, de lo humano. Sobrevivió a dicha catástrofe pero este terremoto en su vida la colocó ante la disyuntiva vivir-morir.

Decidió trabajar un año más para ayudar en la reconstrucción. Luego tomó la tajante decisión de dejar la AMIA para reinventarse laboralmente a través de un trabajo propio y artístico. Dio una vuelta de timón con la audacia que le otorga haber recibido una carta de vida, y con el temor de enfrentarse a su historia y de hacerla girar ciento ochenta grados.

Se comprometió y decidió un nuevo rumbo, incierto e inestable, pero verdadero. Allí comenzó su trabajo de construcción de otra vida. Volver a nacer implica una ética y una poética. Mirta es profesora de artes plásticas, artista visual, compositora y bailarina de tango. Mirta sale en busca de su Ikigai.

MOTIVACIÓN DEL DIRECTOR

Existen acontecimientos naturales, sociales y políticos que inquietan al Hombre, y que generan cambios en las personas, en la sociedad y en sus sistemas políticos y económicos. Estas crisis que se producen con periodicidad desde que el mundo es mundo afectan a las personas de manera directa o indirecta.

Sin embargo hay pequeñas crisis que se producen en zonas más ocultas y que no salen en los diarios; que se producen en pequeños grupos, en colectividades poco mediáticas y que producen cambios de igual magnitud o a veces mayores que las que producen las crisis más visibles.

El trabajo comunitario es una experiencia que queda dentro de la comunidad que lo realice, no necesita ser publicado ni difundido para lograr su cometido: es una tarea desde y para esa comunidad que lo practica. Es una experiencia que si bien la realiza una comunidad afecta directamente en la vida de cada uno de los que participan, y además tiene una capacidad de contagio y pertenencia que no se puede adquirir de otra manera.

A partir de la participación en trabajos comunitarios la vida de cada una de las personas tomará un nuevo sentido, indefectiblemente.

Mirta atravesó una experiencia límite en su vida que se inserta en una crisis que vivió y aún vive su comunidad, su país, su estado, la sociedad argentina. Mirta fue empujada por esa explosión a un punto de inflexión en el cual debió decidir el sentido que cobraría su vida de ahí en más. Buscar su IKIGAI, el que la acompañe el resto de su vida, que ella sabe efímera quizás. Efímera como ese momento que la impulsó a correr haciendo oídos sordos a lo que le gritaban, y dejando atrás la gran mole que se derrumbaba y con ella sus compañeros de trabajo.

Desde ese momento Mirta trabaja con una convicción firme en lo que ella considera el sentido de su vida: desarrollarse expresivamente como lo siente, compartir con quienes eligen diariamente su IKIGAI.

Trabaja desde su taller, con niños, jóvenes y adultos; baila, enseña a bailar, comparte la danza y la música y genera un templo de creación compartida que se construye desde la fragilidad que el día 18 de Julio de 1994 se le presentó como una certeza indiscutible.

La vida es una sola y Mirta quiere vivirla.

Desde mi juventud he participado en tareas comunitarias, movimientos y agrupaciones estudiantiles, barriales, sociales y culturales que me han hecho comprobar, ver con mis propios ojos y nutrirme de las virtudes de este tipo de trabajos. Documentar a esta mujer que lleva consigo parte de la historia trágica de nuestro país, de justicias pendientes, y que sin embargo lucha de manera solidaria, sin rencor, con alegría, para su felicidad, la de su familia, y la de todos los que sensiblemente se sienten parte de esta gran comunidad que somos los argentinos, fue y es sentirme un cineasta comprometido y parte de una sociedad que busca su propio IKIGAI.

PALABRAS DE MIRTA SOBRE EL FILM

Pasar por la experiencia de rodar la película fue para mí de muchísimo placer y disfrute. Me encantó vivir una realidad paralela y entrar en el mundo del cine. Vivenciar la puesta de arte, la creación de las situaciones. Pensaba "mientras todos viven sus vidas aburridas yo estoy aquí en esta otra dimensión, jugando…". Estaba feliz y no me importaba hacer la misma escena las veces que fuera necesario. Me encantaba la cámara. Y sobre todo el juego, lo nuevo, todo el equipo técnico en mi casa. Sentir que la casa era un personaje más.

Tuve que aprender a hacer de mí pero no tanto. Bajar el nivel de expresividad en lo gestual. Implicó una gran movilización interna. Pasar por la situación de ficcionar escenas de experiencias traumáticas de mi propia vida fue muy difícil.

Para hacer esta película tuve que abrir mis carpetas, ver las fotos en las revistas de la época, volver a escuchar cada nombre, sentir el papel doliente de los cuadernos en mis manos, releer mis escritos, sentir nuevamente el desgarro en mis dibujos, en mi búsqueda para expresar el tremendo dolor y sobre todo la culpa de haber sobrevivido. Tuve que regresar al 18 de Julio y a los años posteriores.

Revivir el sentimiento de la irracional, imperiosa y desesperante necesidad de hacer algo por la gente que se fue. Necesidad que me persiguió durante años.

Comprendí lo necesario del paso del tiempo, y la maravillosa magia que se dio, por ejemplo, con mis dibujos de las bolsas negras: siempre me habían resultado infructuosas y detestables, pero ahora se transformaban en una escena de la película.

A veces me preguntaba -¡¿pero toda esta gente que está aquí están todos por mi?! ¡¿Por mi historia!? Sí, hay tantas cosas para contar…

OTROS PERSONAJES DEL FILM

Rufino Venicio Bogado, bailarín de tango

Es un plomero gasista paraguayo que vino de niño al país. Histriónico, chispeante, inteligente y muy buen bailarín de tango. Así nos conocimos y compartimos una linda historia de amor, tango y mural. Como es gasista en la tapa de gas hizo a "Carlos GaSdel", por él así bautizado.

David Satz, mi papá

Hasta los 86 años nunca había hecho ni un garabato. Hizo su propio Gardelito logrando primero el dibujo y después cortando pieza por pieza de azulejo. Fue muy feliz al hacerlo y está muy orgulloso porque además se trata de la casa donde vivió de niño en su querida calle Inclán.

Mora Noel Sánchez, mi hija

Es una magnética y talentosa bailarina de tango y salsa. También es profesora. Su belleza asociada a una manera de ser tierna y dulce, la vuelve muy amada por todos. Hizo a Carlos Gardel tocando un zorzal.

RICARDO PITERBARG, DIRECTOR - BIOFILMOGRAFÍA

Nació en Buenos Aires en 1968 y se crió en el barrio de La Boca. Estudió música y arquitectura, y trabajó en el medio audiovisual desde sus 25 años, en el área del sonido, como asistente de dirección y como director y productor. Su primer contacto con el cine fue como meritorio de sonido en el largometraje Convivencia de Carlos Galettini. En 1995 ingresó en la productora de cine y tv Pol-ka donde trabajó como sonidista, asistente de dirección y productor en programas como "Verdad/Consecuencia", "Vulnerables" y luego en el mundo del cine trabajó como sonidista en los largometrajes de los directores Cohn-Duprat El artista; El hombre de al lado y Querida, voy a comprar cigarrillos y vuelvo,y como asistente de dirección en largometrajes como La León de Santiago Otheguy; Zenitram de Luis Barone; El mundial olvidado de Lorenzo Garzella y Filippo Macelloni (Italia); Nunca estuviste tan adorable de Mausi Martinez; Juan y Eva de Paula de Luque, La Campana, de Fredy Torres; Vigilia, de Julieta Ledesma, entre otros.

Actualmente produce el programa "El cine argentino va a la escuela" de la Fundación DAC (Directores Argentinos Cinematográficos).

Como director, dirigió el mediometraje documental Concertándonos, 2004; el cortometraje La familia de Roque, 2005; el cortometraje Ay! Latinoamérica, 2007; el largometraje Venimos de muy lejos, 2013; y el largometraje documental/musical Roda Bom Ambiente, 2013, aún inédito. IKIGAI, la sonrisa de Gardel, es su segundo largometraje estrenado.

Mirta Regina Satz, protagonista - Biografía

Nació el 29 de Mayo de 1958 en Buenos Aires, en el seno de una familia de hijos de inmigrantes rusos judíos. A sus doce años murió su madre y encontró en la lectura, la escritura, la composición de canciones y el dibujo la vía de salvación para superar una profunda tristeza. A los 17 años comenzó a trabajar en AMIA, y a los 22 se casó y tuvo a su hija Mora.

En 1994 explotó la bomba de AMIA a la que sobrevivió. Un año más tarde adhirió al retiro voluntario y fundó el espacio "Arte Inclán", un centro de música, artes plásticas y baile, en el barrio de Parque Patricios. Paralelamente, el trauma de lo sufrido la sumió en dos años de profunda angustia y severas anorexias nerviosas.

Cursó el profesorado superior de Bellas Artes Ernesto de la Cárcova y se consolidó su compromiso con el arte, el trabajo comunitario, la docencia y su propia obra. Comenzó a bailar tango, una pasión que le permite abstraerse de sus pensamientos obsesivos.

Realizó la carrera de letrista de tango en la Academia Nacional del Tango. Escribió y puso música a numerosas canciones con las que luego grabó un disco.

En 2015 dirigió el mural "La sonrisa de Gardel", que fue declarado Sitio de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, y que reviste el frente de la casa de Inclán 3090.

FICHA TÉCNICA

IKIGAI, LA SONRISA DE GARDEL (Argentina, 2017, 72 min) Género Documental Calificación ATP / Distribución Independiente

Director Ricardo Piterbarg / Guión Ricardo Piterbarg y Telma Satz / Productores Ricardo Piterbarg y Catafilma / Director de Fotografía y cámara Juan Costamagna/ Dirección de Arte Mirella Hoijman / Montaje Roly Rauwolf / Sonido Mariana Delgado / Música Sebastián Díaz Músico / Producción Ejecutiva María Vacas / Elenco Mirta Regina Satz, Rufino Venicio Bogado, Mora Noel Sánchez, David Satz.

LEE en EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO el artículo ORIGINAL CINE

//elbazardelespectaculocine.blogspot.com

NO SE PERMITE BAJO NINGÚN CONCEPTO

REPRODUCIR NINGÚN TEXTO DE EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO CINE

NI SIQUIERA MENCIONANDO LA FUENTE.

SI ESTE ARTÍCULO NO LO LEES en EL BAZAR DEL ESPECTÁCULO CINE

//elbazardelespectaculocine.blogspot.com

ESTÁ COPIADO SIN PERMISO ESCRITO Y SE PROCEDERA A INCIAR LAS ACCIONES LEGALES CORRESPONDIENTES

 
TOP